Frenetismo, saltos y disparos por doquier, será lo que nos encontremos en esta segunda entrega de Bleed.

Para los que no han tocado el original, Bleed fue lanzado en 2002 y es uno de esos juegos que demostraron el valor del verdadero diseño indie. Desarrollado por solo una persona, Ian Campbell, el juego utilizaba una estética propia basada en el pixel art, consiguiendo convertirse en un juego centrado en dominar los escenarios de la forma más elegante posible, mientras matábamos a hordas de enemigos a nuestro paso. Después de tanto tiempo, Ian Campbell decidió añadir nuevas ideas al conjunto y perfeccionarlas con este Bleed 2.

El juego anterior dejó a Wryn, nuestra protagonista, como la única protectora del planeta después de derrotar a los otros héroes del mundo. ¿Pero qué es un héroe sin un villano? Eso es lo que la invasión liderada por Baddie Valentine pretende averiguar. Esta nueva entrega comienza mientras Wryn juega a la consola en su tiempo libre. Esta calma finaliza en el momento en que todo el edificio se sacude y sale corriendo afuera para ver cuál es el problema. Lo que Wryn descubre es una enorme nave nodriza de la cual salen multitud de invasores en su ciudad. Con dos pistolas en mano y poco más de trasfondo argumental, comienza nuestra aventura. Sus primeros momentos pueden resultar confusos, ya que los controles son un tanto peculiares. Pese a ello, con un poco de práctica y tiempo seremos capaces de dominar lo que el juego nos ofrece. Con el stick izquierdo nos desplazaremos y con el derecho dispararemos según marquemos la dirección a la cual queramos apuntar. El gatillo derecho permite realizar saltos triples, mientras que el izquierdo ralentiza el tiempo basado en un medidor debajo de la barra de salud. Además de las pistolas, en un momento de la aventura desbloquearemos la katana, con la cual podremos devolver los disparos moviendo el stick derecho en la dirección a la que queramos reflejar el ataque.

El diseño de los combates en algunos momentos es totalmente espectacular, tal es así que cada momento está diseñado para permitir al jugador realizar movimientos increíbles. Podremos saltar hacia atrás hasta una cornisa para matar a un invasor, girarnos y reflejar un disparo de vuelta a otro, y por último, utilizar el tiempo bala para ir saltando a través de los disparos de un tanque. Este tipo de situación ya puede ocurrir en el primer nivel, así que os podéis hacer una idea del frenetismo del título. En ningún momento estas acrobacias se realizan de manera automática y de memoria, ya que cada situación, especialmente los jefes, fomentan el uso de estas de diferentes maneras..

Esos jefes sirven de eje principal del juego. Los niveles pueden ser desafiantes, especialmente en las dificultades más altas, pero los numerosos jefes intermedios y finales provocan algunos de los mejores momentos del juego. Cada enfrentamiento con jefes contiene un giro imaginativo a los patrones de ataque enemigos que mantienen la sensación de frescura cada vez que damos con uno. Si vemos que estos jefes nos dan muchos problemas, podremos jugar con algún amigo, además en modo cooperativo local, y así derrotarlos con algo menos de sudor.

La duración del título podría considerarse un hándicap, dado que pasárnoslo en modo normal nos llevará menos de una hora, teniendo en cuenta que cuando nos maten seremos devueltos a los numerosos puntos de control. Es un juego hecho para rejugarlo en varias ocasiones, ya que podría decirse que está diseñado para dominarlo con sucesivas partidas posteriores. La idea es perfeccionar nuestra habilidad hasta el punto de que podamos conseguir la mayor puntuación en sus modos de desafío, cambiar a modos de dificultad superiores, así como desbloquear nuevos personajes y armas.

El apartado gráfico de Bleed 2 está muy influenciado por títulos retro, algo que no es nada nuevo en la era de los juegos indie en la que nos encontramos. Las capturas de pantalla no hacen justicia al juego y le hacen un flaco favor, puesto que en movimiento es fácil ver el estupendo diseño artístico del título. Cada enemigo y héroe está lleno de pequeños detalles que le dan una tremenda cantidad de personalidad. La música que nos acompaña durante las fases, así como los efectos de sonido, están muy influenciadas por las clásicas melodías de juegos arcade de este tipo, como Contra. Los personajes no cuentan con voces y tanto los menús como los textos están completamente traducidos al castellano.

Bleed 2

Bleed 2
7.5

Gráficos

8.0 /10

Sonido

7.5 /10

Jugabilidad

7.5 /10

Duración/Diversión

7.0 /10

Pros

  • Diversión al instante de empezar
  • Numerosos jefes variados
  • El gun-play es muy satisfactorio

Cons

  • Excesivamente corto para los que gusten de sólo dar una pasada
  • Muy simple en dificultad normal