Análisis de Biomutant para Xbox Series X.

Recuerdo la primera vez que vi Biomutant en la Gamescom de 2017. THQ Nordic sorprendía en esta conferencia con un RPG de mundo abierto en compañía de la desarrolladora Experiment 101. Desde el primer momento, el título pintaba a ser uno de los proyectos más vistoso del estudio, pero los retrasos fueron haciendo mella en él y su lanzamiento cada vez se veía más lejano.

THQ Nordic no abandonó en su empeño de crear expectación con el juego sacando nuevos vídeos y gameplays que no convencieron por igual a todos los usuarios. Finalmente, Biomutant ha salido a la venta en Xbox, PS y PC no sin polémica, pues muchos jugadores se han llevado una ingrata sorpresa al comprobar que este videojuego no es lo mismo que se vio en aquella presentación de hace cuatro años.

Pero ¿realmente Biomutant es tan malo? ¿Se merece todas las críticas que ha recibido? Nosotros hemos analizado esta aventura ambientada en un futuro distópico habitado por animales mutantes y os damos nuestra opinión. Antes de empezar, queremos aclarar que todo lo que os contamos en las siguientes líneas es totalmente subjetivo y está basado en nuestras impresiones jugándolo. Desde Comunidad Xbox os animamos a que lo probéis por vuestra cuenta y juzguéis comparando opiniones.

La vida se abre camino en Biomutant

Empecemos poniéndonos en situación con la historia. Biomutant se sitúa en un lejano futuro donde el planeta Tierra ha sido contaminado por una empresa de productos químicos, la Corporación Toxanol. Por su avaricia, esta corporación acabo con los recursos y obligó a la raza humana a abandonar su hogar. Afortunadamente, la naturaleza es más sabia, y gracias al Árbol de la Vida han empezado a nacer nuevas especies que han repoblado el planeta.

Biomutant historia

El principio de la historia nos colocará en una guerra entre clanes de distintas razas por el control del nuevo mundo. Todo mientras la supervivencia de estos animales se ve amenazada por unas monstruosas bestias llamadas Devoramundos que están acabando poco a poco el Árbol de la Vida.

Un narrador demasiado invasivo

Así de primeras, Biomutant tiene una ambientación y una trama bastante interesantes. Es una pena que la inmersión en su universo se vea afectada por el estilo de la narrativa. Tenemos a una especie de voz en off que continuamente nos está cortando la acción para darnos excesivas píldoras de información y comentando muchos de los movimientos u operaciones que realizamos.

Aunque el nivel de intervención del narrador se puede modificar en la configuración, no sirve para corregir el problema de que Biomutant nos introduce en un universo de palabras y términos que de primeras no comprendemos ni nadie nos explica.

Biomutant conversación

Tampoco ayuda al ritmo de la aventura la manera de conversar con los distintos NPCs que nos encontramos. Al ser especies diferentes, cada personaje tiene su propio lenguaje. Cuando acaban de hablar, el narrador nos lo traducirá como si estuviéramos viendo una especie de documental. Una conversación normal puede llegar a alargarse más de lo necesario por esperar a que el narrador nos transmita lo que nuestro interlocutor ha dicho. Podemos pasar de él y leer los subtítulos, pero no es la solución más acertada para este problema.

Ha nacido una nueva especie

Seguramente una de las mejores cosas que tiene Biomutant es el sistema de creación de personajes. Antes de comenzar nuestro periplo por el nuevo mundo tendremos que definir qué tipo de especie queremos ser. Como buen RPG, podremos elegir en primera instancia la clase. En total tendremos 5: Pistolero, Comando, Psicoloco, Saboteador y Centinela. Cada una tendrá sus propias ventajas que influyen en nuestro estilo de juego.

Biomutant personaje

La elección de la clase precederá a la mutación de nuestro mapache. Definiremos el nivel inicial de sus 6 estadísticas: vitalidad, fuerza, intelecto, carisma, agilidad y suerte. Además, también podremos configurar su resistencia genética a diferentes daños elementales como el calor, el frío, la radioactividad o el peligro biológico. Como veis, no encontraremos nada que no hayamos visto ya en otros juegos del mismo género.

Maestros del wung-fu

Pasemos ahora a hablar de la acción en Biomutant. El título de Experiment 101 posee un sistema de combate que, de primeras, resulta bastante atractivo. Como en mi partida escogí el rol de Pistolero, os comentaré el catálogo de movimientos de este tipo de personaje, aunque el resto de las clases tampoco difiere demasiado en los movimientos básicos.

En primer lugar, tendremos un botón para ataques a melee con nuestra arma principal. También podremos ejecutar ataques a distancia con armas de fuego como pistolas o fusiles. Respecto al movimiento, podremos esquivar, saltar y bloquear los ataques enemigos. Combinando ataques cuerpo a cuerpo, bloqueos en los momentos oportunos y ataques a distancia podremos realizar combos bastante vistosos. Ah, también habrá que estar atentos a que la barra de resistencia no se agote por esquivar demasiadas veces. Podríamos quedar expuestos.

Biomutant combate

A medida que ganemos combates, iremos subiendo de nivel. Con los puntos obtenidos podremos subir a nuestro personaje de nivel mejorando sus estadísticas (vitalidad, fuerza, ingenio, etc.). Por otro lado, también podremos desbloquear nuevos combos de la lista de “wung-fu”, el arte marcial que practican las criaturas del mundo de Biomutant. Además, caben destacar las habilidades especiales que iremos consiguiendo poco a poco y que servirán para meter estados alterados a nuestros enemigos.

Dos de cal y una de arena

Lamentablemente, lo que podrían haber sido unas mecánicas jugables más que notables, acaban convirtiéndose en unas algo chapuceras. La cámara en los enfrentamientos, en mi opinión, sería uno de los problemas más graves.

Para empezar, no existe ningún botón que sirva para fijar a los enemigos. El juego funciona todo el tiempo con un sistema de autofijado que no termina de convencer y que se realiza moviendo la cámara hacia nuestro enemigo con el stick derecho. Esto en muchas ocasiones hace que nos resulte dificil ver la posición de los enemigos. La mayoría de las veces se juntará un minijefe con varios enemigos normales. Aunque combatamos de forma perfecta, con seguridad nos comeremos más de un golpe que venga desde un lugar que esté fuera de nuestro campo de visión.

Biomutant cámara

Otro problema del combate en Biomutant es la respuesta al jugador. Con esto me refiero a que, cuando golpeamos a una superficie o a un enemigo con nuestras armas, no hay apenas un estímulo físico en el mando que nos lo indique. Ni siquiera cuando recibimos un envite de nuestros adversarios hay vibración (o esta es tan mínima que difícilmente se percibe). La sensación de golpear se concibe como si estuviéramos pegando a un muñeco de peluche.

Reciclar y reutilizar

No obstante, y a pesar de todo esto, Biomutant también cuenta con mecánicas que se han desarrollado bastante bien. Una de ellas es el crafteo de armamento y equipo. Podremos mejorar nuestras armas o vestimenta con chatarra o materiales que encontremos por todo el mundo. Incluso, si queremos, podremos crear un arma cuerpo a cuerpo o de fuego nueva desde cero. En el caso de necesitar materiales, tendremos la opción de desguazar el equipo que no utilicemos. Este sistema de reciclaje y reutilización casa muy bien con el mensaje que nos intenta transmitir el juego: cuidar de la naturaleza.

Biomutant arma

Todo un vasto mundo para explorar en Biomutant

La mecánica de creación de la que acabamos de hablar viene de la mano de la de exploración, probablemente la que más me ha gustado del juego. En el juego de Experiment 101 tendremos un extenso mapa con miles de rincones donde indagar en busca de mejor equipamiento, material de creación, puntos de mejora o botiquines por si andamos mal de vida.

Descubrir un bunker, unas ruinas o una fortaleza enemiga nos resultará gratificante porque sabremos que siempre habrá una recompensa para nosotros, bien en forma de botín o de nuevas perlas de información sobre el pasado.

Biomutant meka

Además, a medida que avancemos en la historia, desbloquearemos monturas que harán más ameno nuestro desplazamiento (no existe viaje rápido). Entre estos medios de transporte encontraremos desde mekas gigantes hasta animales salvajes que encontraremos en los bosques y que podremos adiestrar si les damos de comer la fruta adecuada.

Naturaleza en estado puro

Una de las mejores cosas que ha desarrollado Experiment 101 es el mundo y el universo en el que se desenvuelve Biomutant. El equipo ha hecho un excelente trabajo para que, al desplazarnos por las diferentes regiones, la naturaleza se sienta viva y cambiante constantemente.

Es muy agradable moverse por el mapa. Cada zona cuenta con sus propios biomas y efectos climatológicos que se van intercalando. Incluso tendremos ciclo de día y noche. Además, el entorno nunca se siente repetitivo. Siempre encontraremos una estructura o edificación nueva que nos anime a explorarla a fondo.

Biomutant mundo

En general, podremos movernos por casi todas las áreas del mapa desde el comienzo del juego, a excepción de los sitios con aguas profundas y zonas de peligro por frío, calor, radiación o hipoxia. Poco a poco podremos mejorar a nuestro personaje para aguantar más estos efectos.

Biomutant, un juego plagado de luces y sombras

Pero una vez más, lo que Biomutant nos da, Biomutant nos lo quita. El buen desarrollo del entorno, los efectos de la iluminación y el colorido del juego solo esconden los fallos en muchas de las animaciones que encontraremos durante las cinemáticas. Animaciones que no es que tengan bugs (en realidad he encontrado muy pocos) sino que son muy arcaicas. Incluso en ciertos momentos puede parecer que estamos ante un título de hace dos generaciones.

Biomutant animaciones

Siguiendo con las cinemáticas, en contables ocasiones estas se repiten de forma idéntica (especialmente al entrar a la fortaleza de una nueva facción para hablar con el lider de esta). Lo mismo ocurre con ciertos diálogos que se reproducen igual palabra por palabra.

En definitiva

Biomutant es un claro ejemplo de que a veces la ambición rompe el saco. Jugando a él da la sensación de que Experiment 101 ha querido abarcar una obra demasiado grande. Esto se traduce a que el título tiene demasiados aspectos técnicos que parece que se han dejado de lado por exprimir al máximo otros más visuales.

Realmente cumple con la mayoría de las características que se le pueden pedir a un RPG: buen crafteo, sistema de combos interesante, exploración, habilidades y estadísticas para mejorar, etc. Pero, lamentablemente, esto se ve eclipsado por un combate soso (y a veces muy repetitivo), una trama que no tiene muy claro por dónde avanzar y un narrador cuyas intervenciones constantes resultan molestas.

Aun con todo ello, Biomutant no es ni mucho menos injugable. Es más, diría que me ha resultado entretenido una vez pasada su introducción, la cual no le hace justicia. He disfrutado mucho perdiéndome por sus bosques y paramos, disfrutando de cada ubicación nueva que descubría montado en mi robot construido a partir de chatarra. Todo para conseguir fabricar esa arma perfecta hecha a partir de un desatascador.

Biomutant

59,99 €
6

6.0/10

Pros

  • Su llamativo estilo visual
  • La exploración libre
  • Las mecánicas de creación de armas y equipo
  • La personalización de nuestra criatura

Cons

  • Combate soso y sin feedback
  • Las intervenciones constantes del narrador resultan molestas
  • Animaciones muy arcaicas en ciertas ocasiones
  • La trama no termina de quedar clara
  • Ciertos diálogos se repiten o son insustanciales

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.