El género party-game está de enhorabuena en Xbox One gracias a Big Crown: Showdown.

Cuando quedamos con colegas, familia, etc., siempre hay un momento en el que notamos la falta de un elemento que nos haga participar a todos y disfrutemos por igual. Este elemento se ha ido definiendo en los últimos tiempos como el uso de la consola, gracias sobre todo a los juegos de baile. Sin embargo, hay un género en particular que los usuarios de Xbox One apenas han podido disfrutar, y este es sin duda el de los party-games, aquellos títulos destinados únicamente a hacernos pasar un rato realmente divertido con más gente. Pues bien, esto es ni más ni menos que los que nos ofrecerá Big Crown: Showdown, el juego que analizamos en el día de hoy.

La propuesta de este Big Crown: Showdown es muy sencilla de entender. Los jugadores tendrán que correr por una serie de niveles, mientras saltan, esquivan, bloquean y golpean a los otros jugadores, y además tratan de no morir en el intento. Bloquear los golpes de los rivales permite que la mayor parte de la energía del golpe sea devuelta al jugador que lo ataca, mientras que el que bloquea sólo será empujado ligeramente hacía atrás. La mayoría de la gente se habituará a los controles en poco tiempo, ya que el juego consistirá básicamente en saltar de plataforma en plataforma, evitar los obstáculos y a los otros jugadores.

Como ya dijimos, sobrevivir es el objetivo principal en el juego. Los jugadores comenzarán con una serie de vidas al principio del nivel (al estilo de un plataformas de toda la vida), que se irán descontando según vayamos pereciendo en el camino. El número de vidas con las que lleguemos al final del nivel contará como un punto, así como golpear a otro jugador fuera del nivel y a su muerte. El primer jugador en alcanzar una puntuación objetivo, o el jugador con la puntuación más alta sobre el objetivo del nivel en caso de empate, se considerará el ganador de la partida. En los niveles encontraremos además cofres del tesoro que siempre contendrán cuatro monedas, que se utilizarán en la tienda del juego para desbloquear cascos nuevos. Sin embargo, la personalización de nuestros personajes se acaba ahí.

Dentro del título encontramos dos modos de juego, los cuales estarán también disponibles para jugar de manera local y online. El primero de ellos es el de “Partida rápida”, que son básicamente partidas de unos 10 minutos, que tendrán lugar en cualquiera de los 15 niveles del título, que además son elegidos al azar antes de comenzar. Los jugadores comienzan con cinco vidas el nivel y el primero en llegar a 20 puntos gana. El segundo modo de juego es el de “Creador de partida”, que permite al jugador uno establecer las reglas, como el número de vidas por nivel, el objetivo de puntos para ganar la partida, la velocidad de la cámara e incluso el “bonus por regicidio”, o número de puntos a otorgar cada vez que un jugador acaba con el líder actual del nivel. El jugador uno llevará una corona para diferenciarlo del resto, del cual sale además el nombre de la bonificación.

Big Crown: Showdown mantiene una base muy simple, por lo que es un título que solo jugaremos cuando tengamos amigos en casa y poco más. Gráficamente también da sensación de sencillez, sin alardes, lo que hace que el rendimiento sea bastante bueno, incluso con hasta cuatro jugadores en el nivel haciendo de las suyas. Las melodías del juego son agradables, aunque nada digno de mención. El juego incluye textos en castellano.

Big Crown: Showdown es una apuesta segura como party-game y que la mayoría de la gente disfrutará. La variedad de niveles ayuda a evitar que el juego se vuelva repetitivo, aunque la mecánica de juego puede hacerse algo simple en cuanto echemos unas cuantas partidas. Si andáis buscando un juego de estas características para jugar con amigos o familiares, Big Crown: Showdown es una apuesta muy interesante para tener en cuenta

Big Crown: Showdown

7.3

Gráficos

7.0/10

Música

7.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Gran variedad de niveles
  • Perfecto para jugar con hasta 3 personas más
  • Sencillo y divertido desde el primer minuto

Cons

  • A la larga se hace algo repetitivo
  • Algunos bugs en la física de colisiones con objetos
  • Que no tengas gente con quién jugar