Before We Leave nos ubica en un mundo hexagonal post-apocalíptico donde la sociedad debe volver a emerger.

Cuando jugamos a un título una de las primeras informaciones de la que disponemos es el género. Si te presentan un Ori por ejemplo, esperas un plataformas desafiante, en el Forza Horizon sabes que tendrás el culo plano de conducir, Fra Cry y su acción en primera persona… Digamos que el género determina como nos posicionamos ante un determinado título. En Before We Leave la primera información que tuve fue… “es un juego de estrategia en tiempo real” (RTS). Aquí comenzó mi preocupación.

No porque sea un género que no me guste, al contrario, amo este tipo de juegos desde que tengo uso de razón. Si hago memoria podria nombrar clásicos del RTS a los que he dedicado tiempo como para construir dos Sagradas Familias. Command and Conquer en todas sus versiones, Warcraft 1, 2, y 3, Starcraft 1 y 2, todos los Age of empires, Dune I y II, SIM Citys, muchos Civilization…y así una retahíla de títulos. Pero los amo desde la comodidad de jugarlos con ratón y teclado. Así que mi primera duda con este título fue como sería jugar por primera vez un RTS con un mando… y os lo digo… tuve miedo.

Reminiscencias a Catán

En Before We Leave tomaremos el control de una sociedad formada por unas “hacendosas” criaturas llamadas Peep. Por razones que desconocemos su sociedad se ha ido al carajo y han estado viviendo durante siglos bajo tierra. Tras la espera, en el exterior se dan las condiciones necesarias para volver a ver la luz del sol. El mundo exterior ha conseguido sanar de lo que parece haber sido una evolución descontrolada y poco responsable con el medio ambiente. Así que comenzaremos desde cero. La sociedad ha perdido años de conocimientos. Empezaremos construyendo humildes chozas, campos de siembra y un pozo que parece cubrir las necesidades básicas de los Peep.

El mapa se nos muestra con mucho detalle, desde un posición cenital y la primera impresión que me dio… es que estaba jugando al Catan! El mapa se divide en casillas hexagonales, como el famoso juego de mesa, en cada una de las cuales tenemos un recurso distinto o un terreno propicio para llevar a cabo una determinada actividad. En este punto arrancamos con el tutorial del juego, algo que fue de suma ayuda y esta muy bien integrado en el juego. Es claro y conciso, consiguiendo que entiendas todos los procesos que van a darse a lo largo del título.

El tutorial, de aproximadamente una hora, te introducirá en los entresijos del juego. De manera natural aprenderemos los controles y a manejar y conocer a nuestra civilización. El tutorial se puede desactivar tras una hora de juego pero si lo deseas se puede mantener activo. En mi caso tras 4 horas de juego seguía guiándome y dándome pautas y misiones para mejorar.

Creencias y prejuicios.

Cuando comencé el análisis ya os hable de las primeras impresiones y crearse expectativas con un título por su género. Pues esos prejuicios no acaban con el ya nombrado “miedo a jugar a un RTS en una consola”. Este ya os lo desmonto, jugar a Before We Leave en mi Series X es toda una delicia. El control del mapa con los dos joystick se realiza de manera muy natural. La cantidad de botones que tienes te ayudan a acceder rápidamente a los menús.

Si tuviera que ponerle un pero, seria algo muy personal y un hábito mío, pero no es problema del juego. Tiendo a moverme por menús de juegos que utilizan el RB y el RL para acceder a las diferentes opciones. Esto en Before We Leave no es así. Aquí una vez abierto el menú te mueves con el joystick a través de ellos, algo natural, pero en mi caso fue un dolor de cabeza que tras 3 horas de juego, aún me costaba interiorizar.

El segundo prejuicio equivocado que tuve fue el siguiente… Comencé el tutorial a toda velocidad, intentado absorber la mecánicamente rápidamente, evolucionando la aldea que iba creando sin disfrutarla. Avanzaba rápidamente en ámbitos que creían que me podrían dar un ventaja, como por ejemplo tener mas chozas para aumentar la población. Me centre en tener capacidad de generar recursos rápidamente, todo en previsión de un ataque… que nunca llegó.

Un RTS tranquilo para disfrutar.

Before We Leave tiene un enfoque distinto de lo que debe ser un RTS, en lugar de ser una carrera constante por recursos para defender o atacar su principal objetivo es aprender tecnológicas para mantener feliz a la colonia. El juego no tiene combates, no existen ningún riesgo ni peligro para nuestra sociedad. Así que podemos tomárnoslo con tranquilidad. Nuestra única preocupación será que cada miembro de nuestra civilización, Peep, sea feliz. Cada peep tiene su propio nombre, sus peculiaridades y su personalidad. Todo esto se puede microgestionar desde sus menús. Consultar la felicidad, necesidades, creencias y deseos de nuestros “Compas” será nuestra prioridad.

Tendremos que tener recursos suficientes de comida y agua, investigar tecnologías que nos ayuden a evolucionar. Podremos colonizar nuevas islas, para ganar terrreno para construir. Cada isla tiene un bioma distinto con diferentes recursos. Deberemos establecer rutas comerciales para abastecer a todos los asentamientos de las materias primas necesarias. En algunas islas tendremos terrenos fértiles para sembrar y otras serán una fuente de metales.

Para abastecer a otras islas de los recursos que no puede producir tendremos que establecer rutas comerciales marítimas. Podremos investigar las tecnologías marítimas que permitan crear astilleros y barcos. Con ellos diseñaremos rutas comerciales para abastecer a todos los confines de las materias primas necesarias.

Sin embargo los peep no quieren volver a vivir otro apocalipsis, así que en esta oportunidad de reconstruirse como sociedad tendremos que prestar atención al impacto ambiental de nuestras acciones. En el mapa deberemos saber repartir las estructuras contaminantes y limitarlas, si no la felicidad de los peep caerá en picado.

La estrategia al servicio del disfrute.

En Before We Leave podremos dejar atrás los juegos en tiempo real estresantes. Esos que te generan ansiedad y hacen que mires todo el rato el mapa esperando una invasión. Este título se muestra amable para los jugadores, “simplemente” deberemos sentar la bases y evolucionar una sociedad. No habrá que crear ejércitos ni atacar a nadie. La felicidad de de los peep y generar recursos que cubran sus necesidades básicas será nuestro objetivo. Todo ello sin sin descuidar el medio ambiente.

Se trata de un título muy bueno para aquellos que nunca se han atrevido con este tipo de juegos. Su mecánica sin batallas se adapta perfectamente a los nuevos jugadores que buscan un primer contacto con los RTS. Para los jugadores avezados en este tipo de títulos supondrá un enfoque distinto y refrescante que no les defraudará. Before We Leave puede ser tan profundo y complicado como nosotros queramos. La amplia información y gráficos de los peep supondrá un fuente de retos casi infinita y estresantes en la medida que cada uno quiera.

17.99€
8.5

Graficos

8.7/10

Sonido

7.9/10

Jugabilidad

8.4/10

Ambientación

8.8/10

Pros

  • Cuenta con Quick Resume
  • Sin complicadas mecánicas de batalla
  • Original puesta en escena
  • Incluido en Gamepass

Cons

  • Historia un poco coja
  • Apartado Sonoro algo pobre
  • Algunos menús son poco intuituvos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.