Prepárate para limpiar las calles llenas de hordas zombies en Back 4 Blood.

Año 2008: un título llamado Left 4 Dead se lanza en Xbox 360, convirtiéndose rápidamente en el juego más popular alrededor del mundo. 2 años antes había ocurrido lo mismo en PC, ya que el título fue lanzado primero en compatibles por el estudio Turtle Rock Studios. La premisa de este título era simple: enfrentarnos a hordas de zombies de todo tipo y calado junto a 4 personajes, que podían ser controlados por la CPU o por otros amigos.

Si queréis conocer más a fondo la entrega original de Left 4 Dead, no te pierdas nuestro retro-análisis pinchando aquí.

13 años, una secuela y un fracaso después, Turtle Rock Studios vuelve a repetir su formula del éxito con este nuevo Back 4 Blood. Tomando la fórmula que hizo de Left 4 Dead todo un éxito y elevándola a la máxima potencia gracias a las consolas de nueva generación, el estudio californiano ha conseguido un juego que no ha dejado indiferente a nadie. Así pues, preparad a vuestro Limpiador para enfrentarnos a hordas de Apestosos, Punzadoras, Delatores y más sangre, vísceras, gore y armas de las que podéis imaginar.

Los Infectados están aquí y tu labor es deshacerte de ellos.

La trama del juego es una mera excusa para acabar con hordas de zombies, pero ahí está. Básicamente nos encontramos con que oh, sorpresa, ha habido un (otro) apocalipsis zombie. Espero no haberos spoileado con esto el inicio. A estos zombies se les conoce como los Infectados y ya hay muchos más de ellos que de seres humanos vivos. Jugamos como uno de los ocho Limpiadores, un grupo de personas cuyo trabajo consiste en salir al mundo real, lejos de la seguridad de los campamentos fortificados donde la mayoría de la gente sensata pasa su tiempo, mientras nos dedicamos a realizar ciertas tareas, como rescatar supervivientes, buscar suministros, limpiar zonas etc.

Básicamente, esto se traduce en una experiencia cooperativa para cuatro jugadores, en la que cuidarse las espaldas unos a otros se convierte en la norma, y para ser honesto, encuentro esto mucho más refrescante que la interminable rutina de algo como los modos jugador vs jugador que inunda el panorama actual de los videojuegos. Dicho esto, si el JcJ es lo tuyo, hay un modo Enjambre en el que los Infectados se enfrentan a los Limpiadores, donde podremos encarnar a personajes de cualquiera de los dos bandos.

El sistema de cartas aporta un toque rolero muy interesante.

Al iniciar el juego, sólo tienes la posibilidad de elegir entre cuatro Limpiadores, pero al completar las cuatro primeras misiones del Acto 1, puedes desbloquear otros cuatro. En cada acto hay unas diez misiones a las que enfrentarse, excepto en el Acto 4, en el que sólo hay una misión. La elección del Limpiador que elijas influye en las posibilidades de supervivencia del equipo, ya que todos tienen una habilidad única que puede potenciar al equipo. A medida que avanzas en el juego, puedes ganar nuevas cartas que también pueden potenciarte a ti o al equipo. Sin duda alguna, construir un mazo con ellas para tener más opciones de éxito es muy divertido y aporta un toque rolero muy interesante.

Las cartas pueden comprarse en las Rutas de Suministro, en el centro social del juego, y se compran con los puntos de suministro que se acumulan al terminar una misión. Estas cartas no son las únicas del juego. Los Infectados también tienen un mazo de cartas que pueden salir aleatoriamente al comienzo de cada misión. Estas cartas, llamadas Corrupción, aportan un nuevo giro a la jugabilidad, como por ejemplo tener una espesa niebla en el escenario, lo que hace muy difícil ver por dónde vas o de dónde vienen los enemigos. O puedes tener aún más suerte y tener una horda de zombies pisándote los talones durante todo el nivel.

La dificultad, un tema más que comentado por la comunidad.

Así que, una vez que has elegido a tu Limpiador y estás listo para sumergirte en el juego, ¿cómo se desarrollan las partidas? Bueno, en cuatro palabras: rápido y muy difícil. Si jugamos con amigos con los que comunicarnos no habrá problemas, pero al entrar en una partida aleatoria a través del menú de partidas rápidas normalmente resulta en unirse a un grupo de personas que no hablan, no ayudan y parecen creer que están jugando a ser el mayor caza-zombies de la historia, donde la idea es conseguir el mayor número de muertes posible. Recomiendo encarecidamente jugar con amigos si se puede, ya que aunque estos sean unos mancos, el hecho de poder hablar y coordinarse puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Un aspecto positivo también a resaltar es la posibilidad de jugar con usuarios que estén jugando al título en consolas PlayStation y PC, gracias al CrossPlay.

La acción es incesante, rápida, furiosa y brillante. Tener que cruzar a pie un puente con una horda de zombies pisándote los talones, o defender una máquina de discos en un bar para distraer a los zombies el tiempo suficiente para que la gente pueda escapar da lugar a batallas memorables. Y todo esto sin mencionar los infectados especiales, que aportan un toque de dificultad y desafío que marcan la diferencia. Es cierto que la dificultad del título incluso en los niveles más básicos ha sido un tema candente en la comunidad, pero parece que Turtle Rock Studios ha decidido escuchar a sus usuarios y rebajar un poco este nivel de dificultad, que en ocasiones hacía que quisiéramos dejar de jugar después de haber fracaso 5 veces una misión.

Apartado técnico y artístico de nivel.

Gráficamente, Back 4 Blood se ve muy bien, sin ralentizaciones y a 60 FPS sólidos en Xbox Series (optimizado para Xbox Series X|S), aún teniendo unos cuantos millones de zombies en pantalla a la vez. La forma en que el juego mantiene la velocidad es fantástica y ayuda a que el ritmo de la acción sea siempre frenético. El apartado artístico también roza el sobresaliente, con gran cantidad de modelos de zombies, enemigos especiales y escenarios. La banda sonora también es muy buena, con cada tipo diferente de zombie reconocible por los ruidos que hace. Por si fuera poco, el título está completamente doblado al castellano, presentando además una calidad de doblaje espectacular.

Un juego hecho y pensado para jugar con otros.

Back 4 Blood es un videojuego que se nota que está pensado para jugarlo en cooperativo y no en solitario. Tenemos un modo para un solo jugador, pero el principal problema de este modo es que completar misiones con bots, aunque técnicamente es posible, no te da ninguna progresión, ni cartas extra, y lo peor de todo, no te da logros. Sí, has leído bien, si juegas solo, todos los logros están bloqueados. En mi opinión, esta es una medida bastante polémica, ya que no todo el mundo quiere jugar con otros jugadores y los desarrolladores han hecho básicamente que tengas que hacerlo. Otros pequeños inconvenientes son un sistema de menús bastante lioso al principio, pequeños bugs en el juego y algún que otro problema de matchmaking. Esto de todas formas es algo que puede ser solucionado por Turtle Rock Studios mediante parches.

Conclusiones.

En definitiva, con la llegada de Back 4 Blood a Xbox Game Pass desde el día de lanzamiento, creo que no hay excusa para que no lo juguéis. Es rápido, brutal, divertido y engancha cosa mala. No dudes en llamar a tus colegas y echarte a las calles para acabar con la amenaza zombie.

Back 4 Blood

69,99€
9

NOTA FINAL

9.0/10

Pros

  • Gameplay ágil, rápido y frenético
  • El sistema de cartas ofrece un toque estratégico muy interesante
  • Gran variedad de personajes
  • Apartado gráfico de mucha calidad
  • Doblaje al castellano fabuloso

Cons

  • El single player debe recibir mejoras
  • Sistema de menús bastante lioso
  • Algún que otro bug y problemas de matchmaking

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.