Ayuda a Eren Jaeger y a sus amigos en la lucha por la supervivencia de la humanidad

El anime, es un contenido que, cada vez más, se consume de manera más asidua y sin tapujos por lo que puedan decir al respecto. De esta forma, vemos como series que anteriormente habrían pasado desapercibidas para un público más amplio llegan a convertirse en auténticos fenómenos de masas.

Este sería el caso de Attack on Titan, o lo que es lo mismo Shingeki no Kyojin. Esta serie japonesa ha sido una de las que más pegada ha tenido en los últimos años, y es que no es para menos. Su historia cargada de misterios y acción trepidante es capaz de atrapar a cualquiera que le dedique un mínimo de atención. Y tal es el éxito de este material, que Koei Tecmo no tardó en verle el filón y decidió convertirlo en videojuego. Por ello, hace dos años recibimos A.O.T Wings of Freedom, una adaptación del anime bastante fiel que encandiló a muchos aficionados y muchas aficionadas.

Tras la buena acogida de esta primera parte, así como de la segunda temporada del anime, la compañía se atreve con una secuela que recibimos en estos días, Attack on Titan 2 (A.O.T 2). Y si la primera entrega recreaba los acontecimientos sucedidos en la primera temporada de la serie más algunos de la segunda, esta secuela ahonda de lleno en la última citada con el fin de  allanar el terreno a la tercera que ya está programada para este mismo año.

Y bien, os estaréis preguntando que incluye esta segunda parte, o cuales son las mejoras, así como las novedades que introduce. Pues todas esas cuestiones y dudas las vamos a ir solventando o esclareciendo en este análisis al detalle del videojuego, así que vamos a ello.

A.O.T 2 se le podría tildar de continuista o conservador, pero lo cierto es que mejora con creces lo visto en Wings of Freedom para sorpresa de muchos. Así pues, volveremos a recrear la dura y cruda historia que nos plantea Attack on Titan en su modo campaña, aunque contaremos con algunos cambios de planteamiento desde el principio. En esta ocasión, no encarnaremos a Eren Jaeger, ni a ninguno de los personajes principales de la licencia. En su lugar, disponemos de un apañado editor de personajes para crearnos a nuestro propio héroe o heroína, con el cual vivir la acción en primera persona y desde otra perspectiva.

Así pues, la historia se narrará en verso a nuestra existencia y se adaptará ligeramente hacia nosotros, ya que estaremos presentes en la iniciación o entrenamientos para poder optar a elegir división militar. De ahí, acabaremos en el grupo de nuestros protagonistas (los exploradores), siendo así parte de este equipo y su universo. Este nuevo enfoque al modo campaña nos parece todo un acierto, pues permite al videojuego ser más libre y atrevido a la hora de presentarnos las misiones u objetivos. Además, está tan bien implementado que es un gozo ver como los sucesos que experimentamos casan totalmente con los que realmente pasan en la serie a pesar de que nosotros somos el eje o motor de éstos.

Por otra parte, también consigue una cosa muy importante, y es que en todo momento nos sentimos participes de esta historia. Sentimos como que ésta se ha creado para nosotros, y lo cierto es que funciona a la perfección, pues la implicación del jugador es mayor de esta manera.

Dejando de lado esta nueva perspectiva narrativa, nos seguimos encontrando con novedades. En esta secuela se nos brinda más libertad, debido a que ahora podemos explorar la ciudad entre misión y misión, siendo así un punto neurálgico de encuentro. Beneficiándose de esa libertad, el título también nos permite hablar con otros personajes del “manga”, los cuales nos propondrán en ocasiones tareas o misiones secundarias. Así mismo, podremos entablar niveles de amistad con ellos a medida que vamos respondiendo adecuadamente a conversaciones con éstos o regalándoles objetos que les gusten.

Este sistema de amistad es otra de las inclusiones de esta segunda entrega y uno de los puntos fuertes de ésta. De esta forma, iremos entablando relaciones que nos desvelarán nuevos detalles sobre los personajes en cuestión y así ir conociendo más de este universo. A algunos o algunas les puede parecer una tontería cuando decimos que es uno de los aspectos más relevantes. Pero no lo es, ya que según el nivel que tengamos con cada personaje, éste se hará más poderoso y nos ayudará más o menos en el campo de batalla cuando solicitemos su ayuda.

Donde no encontramos novedades, pero sí mejoras es el apartado jugable. Éste se ha mantenido tal cual el original aunque con ligeros cambios con el fin de mejorar la experiencia jugable. Las mecánicas y el sistema de juego ya funcionaban bien en Wings of Freedom, pero ahora se han pulido ciertos aspectos que en su momento fueron un tanto tediosos. Hablamos de nuestro equipo de maniobras, esa herramienta omnidireccional que utilizan nuestros protagonistas para moverse con rapidez por los escenarios.

Así pues, el equipo de maniobras ha sido ajustado para que ahora detecte mejor las zonas de anclaje, así como sus físicas, teniendo así un comportamiento más realista. Por ello, ahora tenemos que ser más cuidadosos con nuestros movimientos, ya que al movernos deberemos de buscar siempre puntos de anclaje disponibles y tener siempre especial cuidado con los obstáculos que puedan entorpecernos.

Por otra parte, las mecánicas de combate siguen inalterables. Para atacar a un titán y acabar con su vida, tendremos que seleccionar la zona contra la que queremos arremeter y posteriormente anclarnos en ella con nuestros ganchos. Una vez enganchados, ya estaremos listos para ejecutar el acercamiento hacia el objetivo, el cual según la distancia y la potencia con la que vayamos será más o menos dañino. A su vez, también será importante medir los tempos y sincronizar el momento del impacto para pulsar el botón de ataque, ya que de lo contrario chocaremos contra el titán sin hacerle daño y seremos una presa fácil para éste.

Hemos dicho que en este aspecto no había novedades, pero quizás hayamos mentido un poquitín, puesto que hay dos pequeños matices a tratar. Se han introducido dos nuevas mecánicas a tener en cuenta, una es un ataque especial que inflige mucho daño si el objetivo no nos ha detectado y un contrataque que podemos efectuar si logramos esquivar un agarre de titán justo a tiempo. No son añadidos muy relevantes ni importantes, pero sí que ofrecen un nuevo enfoque en el enfrentamiento y las batallas.

En lo jugable es todo cuanto se nos brinda, y lo cierto es que sigue funcionando a las mil maravilla. Sin hacer grandes cambios, el videojuego sigue contando con una fluidez, una rapidez y un frenetismo que son dignos de elogio, consiguiendo que el jugador esté constantemente en alerta y movimiento en verso a las amenazas enemigas. Y vaya si hay que estar alerta, ya que también se ha aprovechado la ocasión para mejorar el comportamiento de la inteligencia artificial.

La inteligencia artificial de los titanes ha sido revisada para dotarlos de un compartimiento más acorde con el de la serie en la que se basa, así como de cada estilo o tipo de titán. Por ello, ahora se muestran más agresivos y temibles, protegiendo o estando más atentos a sus puntos débiles (sobre todo la nuca). Esta mejora supone un incentivo para jugador a la hora de combatir, y esto es debido a que los enemigos ahora muestran más resistencia o desafío que la anterior entrega, más si son titanes especiales o jefes.

Por otra parte, no podemos hablar de igual forma de las misiones, las cuales siguen teniendo el mismo fin u objetivo, eliminar a todos los titanes que podamos mientras defendemos una posición o sencillamente vamos a por un blanco prioritario que hay que eliminar. Por ello, seguimos echando en falta una mayor variedad en el planteamiento de éstas. Sin embargo, tampoco sentimos esa sensación tan acusada de reiteración en el momento que estamos jugando, ya que las misiones han sido mejor distribuidas por tipos y presentan una mejor estructura de desarrollo. Ahora son más largas y nos proponen situaciones más variadas gracias a la gestión de unas bases y recursos.

Durante el transcurso de algunas misiones se nos requerirá que construyamos unas bases o puestos de control para poder montar una defensa. Estos puestos los podremos dotar de artillería más pesada o trampas, así como de zonas de reabastecimiento para poder recuperar esos consumibles que utilicemos en combate. No obstante, todos estos elementos son limitados y no podremos abusar de ellos, así que habrá que medir bien el momento justo y dosificarlos de forma estratégica.

La fórmula que propone A.O.T 2, la cual ya se presentó en Wings of Freedom, sigue siendo muy adictiva, divertida y entretenida, por lo que no es difícil mantenernos enganchados al mando durante las 18 o 20 horas aproximadas de duración. El videojuego cuenta con contenido suficiente como para hacerlo, y si no siempre podemos recurrir a su modo multijugador competitivo. En él se disputan partidas de ocho jugadores (cuatro por equipo) en las que se luchará por ver quién elimina más titanes en una zona delimitada. No es que sea una modalidad muy ingeniosa u original, tampoco aporta mucho, pero cumple con su cometido.

Como también cumple, otro modo en el que se nos proponen una serie de misiones de exploración que podemos afrontar en solitario o de forma cooperativa. En él se nos permite escoger el personaje que queramos de una lista bastante amplía, pues en esta secuela se ha triplicado el plantel de protagonistas respecto a la primera. Por ello, cualquiera que haya tenido un mínimo de protagonismo en las dos primeras temporadas tiene su presencia, como: Eren, Sasha, Mikasa, Armin, Conny, Jean, Ymie, Christa, entre otros muchos más.

En cuanto al apartado gráfico se refiere, hemos podido apreciar un salto bastante notable respecto a su antecesor. El título sigue haciendo uso del estilo cel shading, el cual le sienta de maravilla y que recrea muy fielmente el estilo del anime, sin llegar a su nivel obviamente. Los modelados, los sombreados, las texturas y la iluminación se han mejorado bastante en esta segunda entrega, así como el molesto popping de la primera entrega, por lo que es de agradecer. No obstante, siguen habiendo algunas animaciones que desentonan por estar poco trabajadas o que denotan un tanto de dejadez.

Sin embargo, los escenarios no han tenido mejor suerte al presentar el mismo problema que pudimos ver en Wings of Freedom. Éstos siguen careciendo de detalles y se nos antojan algo insulsos, además también tenemos que tener en cuenta que muchos de ellos se han reciclado del anterior, algo que pueden justificar por el hecho de que es una continuación y la acción se desarrolla en las mismas localizaciones. Pero, al menos podrían haberlos recreado mejor y aplicar algo más de esmero, así como detalle en sus acabados.

Por último, el apartado sonoro atesora una calidad muy correcta a pesar de volver a carecer de la banda sonora de la serie. No obstante, se ha creado para la ocasión piezas musicales bastante similares o parecidas a las originales, las cuales consiguen aderezar la acción y el desarrollo de esta aventura de una forma muy decente. En cuanto al doblaje, volvemos a encontrarnos con el original, es decir, el japonés. Y lo cierto es que su calidad es indiscutible al contar con los actores de la propia serie. Y esta vez en A.O.T 2 estamos  de enhorabuena al contar con los textos en español, con algún que otro error, pero se agradece que se haya tenido la delicadeza de traducirlo a diferencia de la primera parte.

Conclusiones

A.O.T 2 consigue superar a su antecesor de una forma muy notable, aportando novedades y mejoras suficientes como para justificar esta segunda parte, más allá de continuar con el hilo argumental. En resumir las cuentas, tenemos una propuesta más completa y con un contenido más cuidado que nos mantendrá entretenidos por más de una decena de horas. De esta forma, los amantes de Attack on Titan tiene un producto fiel al material en el que se basa y que mantiene viva la licencia hasta la llegada de la nueva temporada.

Attack on Titan 2

69.99€
Attack on Titan 2
8

Jugabilidad

8.0 /10

Gráficos

8.0 /10

Sonido

7.5 /10

Duración/Diversión

8.5 /10

Pros

  • Jugabilidad mejorada
  • Pocas, pero novedades interesantes
  • Traducido al castellano
  • Divertido y entretenido como el primero

Cons

  • Algunas animaciones poco trabajadas
  • No cuenta con la banda sonora original
  • Escenarios reutilizados y faltos de detalle