Estrategia por turnos en un juego divertido y gamberro, aunque se queda corto en lo jugable

Siguen llegando en los últimos años muchos y variados títulos para los amantes de la estrategia por turnos. X-COM o Halo Wars son quizá los más conocidos pero en recientemente hemos recibido un buen goteo de estos juegos (con muchos adeptos) y ante tanta variedad los estudios se exprimer las meninges para intentar ofrecer algo distinto, o que tenga algún matiz que lo diferencie del resto.

Con Attack of the Earthlings el estudio Team Junkfish  ha optado por diferenciarse del resto no tanto en lo jugable sino en el tono, sobre todo, del juego, con mucho humor y una buena premisa argumental: somos una raza alienígena que tiene que defender su planeta de unos horribles invasores, los humanos (y no ha sido un fallo del editor de texto; es como lo habéis leído).

Nosotros somos los Swammers (los aliens) y los malvados humanos vienen a nuestro planeta mandados por una corporación (ay, el vil metal…) que quiere extraer recursos de nuestro amado hogar y dejarlo como un queso de gruyëre. ¡Pues va a ser que no!

A partir de aquí nos encontramos como ya hemos dicho con un juego de estrategia por turnos, pero hay algunos matices interesantes. Por ejemplo no controlamos todo un grupo, el clásico escuadrón de estos juegos, sino que empezamos con un personaje, La Matriarca; una especie de reina alien que tiene múltiples habilidades como aturdir a las tropas humanas o la más importante: crear unidades swammer.

Para poder crear nuestras tropas nuestra Matriarca debe comer. Comer humanos, por supuesto. Encontraremos de varios tipos (la mayoría bastante débiles y no muy listos, hay que decirlo) pero muy difíciles de atrapar, pues huyen a la mínima. No podemos ir como un toro en una cacharrería, hay que usar puertas trasera, atajos, intentar pillarlos desprevenidos, en definitiva, pues si no estos cobardes humanos huyen como conejos… También podemos ir de frente, austarlos y que corran hacia donde hemos dispuesto a nuestros swammers, cuando ya los hayamos creado, claro. Pican como angelitos…

Hasta aquí lo divertido. La parte menos gratificante de todo esto es que estas mecánicas agotan sus posibilidades rápido, y si a eso le sumamos que no hay una gran variedad de escenarios pues lógicamente la fórmula se agota pronto.

También es verdad que el juego no es muy largo, con lo que tiene la virtud (desde cierto punto de vista) de que cuando te das cuenta que no dá más de sí… se acaba. En 8 o 9 horas lo podéis finiquitar si os va la estrategia, seguro.

Técnicamente el juego no presenta ningún problema, moviéndose bien y fluído. Sus controles notan claramente la herencia del PC, de donde proviene (ya salió el año pasado en ordenadores) pero están bien adaptados al mando de la Xbox One y no hemos tenido problemas para manejarlos tras completar un completo tutorial donde se nos explica todo bastante bien.

Gráficamente es un juego discreto pero simpático, con un aspecto de dibujos animados ochenteros bastante resultón, una especie de cell-shading (o parecido) muy chulo.

Las buenas dosis de humor, con bastantes chistes y gags entre acción y acción es de lo mejor del juego, y hay momentos realmente divertidos. Viene traducido (textos y menús) al castellano.

Conclusiones:

Attack of the Earthlings es un juego de estrategia que no va a revolucionar el género si impresiona por sus gráficos. Pero sin embargo tiene ideas muy interesantes (poco aprovechadas en general) como el obligado uso de argucias para evitar que nuestros enemigos escapen y las habilidades y características de La Matriarca, que es lo que da más juego. No es una bestia ni gráfica ni técnicamente pero es muy divertido y reír, os vais a reír.. malditos humanos.

Hemos analizado Attack of the Earthlings en Xbox One S gracias a un código de descarga facilitado por Team Junkfish, a los que damos las gracias.

Attack of the Earthlings

19,99 €
7

Gráficos

6.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Original premisa de partida
  • Controles sencillos y bien adaptados
  • Humor gamberro

Cons

  • Niveles muy planos
  • Muy corto