Están locos estos romanos…y muy definidos gracias a la revisión que encontramos en Astérix y Obélix XXL: Romastered

Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia esta ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor… o al menos esa es la historia que siempre nos han contado. Hasta los propios galos son humanos y cometen errores, y eso precisamente es lo que le pasa a nuestros dos protagonistas en Astérix y Obélix XXL: Romastered. Al menos su despiste les valdrá como excusa para recorrer mundo…

El juego ha caído en una marmita de poción mágica

Quienes ya disfrutaron del juego allá por el año 2003 sabrán muy bien las mecánicas y la historia que envuelven tanto a Astérix como Obélix. En esta ocasión, la desarrolladora Osome Studios, junto con el apoyo de Microids, se han encargado de la remasterización de tan emblemático juego. Tanto caló en su día, que hasta contamos con una versión física de la remasterización distribuida por Meridiem Games en nuestra territorio. Al final, si tenemos que hablar de guantazos, golpes y aventuras, nuestros amigos galos poseen todas las cualidades para hacer un juego en condiciones.

La guinda final del pastel de jabalí

Lo que en un principio parece un día normal en la aldea gala, se convierte en toda una pesadilla. Como una mañana cualquiera, Astérix y Obélix salen a cazar unos cuantos jabalíes para dar de comer a sus amigos. En su ruta por el bosque escuchan ruidos, y acto seguido, ven fuego y humo en los tejados de su hogar. Cuando quieren volver a la aldea, ya es muy tarde: los romanos han secuestrado a todos los habitantes del pueblo y los han transportado a otras tierras lejanas para que “no den más la lata”. Eso no achanta a los dos galos, que junto con el fiel perrito Ideafix, deciden recorrer todo el mundo en busca de sus amigos.

Obviamente, este viaje por todo el mundo es una excusa para repartir ganchos y manotazos a diestro y siniestro. Astérix y Obélix XXL: Romastered es un beat´em up tridimensional de la vieja escuela, donde tendremos que repartir estopa a los romanos, vikingos y resto de enemigos mientras seguimos el rastro de nuestros amigos por sitios tan variopintos como Egipto, Grecia o Italia. Pese a que las mecánicas pueden sentirse algo obsoletas para los tiempos que corren (os recordamos que se trata de un título original del 2003) tiene cierta variedad de puzles y desafíos para que no se haga monótono.

Mil y una formas de hacer volar al enemigo

Una de las particularidades que tiene este título es el buen equilibrio que tiene entre peleas y resto de desafíos. No siempre estaremos usando nuestros puños, sino que habrá otros momentos donde habrá que usar nuestro cerebro para resolver rompecabezas, o incluso los reflejos para completar algún que otro mini-juego. Entre oleada y oleada de asedio enemigo, podremos completar puzles con antorchas, deslizarnos sobre el hielo o manejar barcos mientras sorteamos los riscos de acantilados. Aparte de los gráficos, pocas cosas se han tocado en esta versión “romastered”. Una de ellas son las estelas: diferentes desafíos como pruebas contrarreloj que pondrán en juego toda nuestra habilidad con los galos si queremos alzarnos con las medallas.

Crashus Bandiculis

Como nota curiosa, en el título hay que romper multitud de cajas para conseguir cascos romanos. Estos cascos son la moneda de cambio para optar a nuevas habilidades, más vida, etc. Me hace gracia porque las cajas en las pruebas contrarreloj tendrán un número, que indicarán los segundos que el reloj permanecerá congelado. Os suena, ¿Verdad?. Pues sí, los parecidos del título con Crash Bandicoot están presentes, y aunque cada uno ensalza aspectos de juego distintos, la esencia que destilan ambas franquicias, su colorido, su tono desenfadado e incluso su elaboración de fases son muy parecidos.

Aunque el romano se vista de seda, romano se queda

No hay duda de que Asterix y Obelix XXL fue un juego muy querido en su momento. No es para menos por todo lo descrito. Tenía todo lo que podía pedirse a un título de aquella época. Pero claro, los tiempos cambian, y hay aspectos que no funcionan tan bien como antes. Lo primero son las habilidades de cada personaje. Uno espera que Astérix y Obélix se comporten de manera distinta, y salvo en alguna situación muy específica, ambos amigos tienen el mismo set de movimientos.

Le podemos llamar simpleza de la época, carencias de la tecnología, o de alguna otra manera, pero si no has jugado nunca a las entregas originales, puede que encuentres sus mecánicas algo… descafeinadas. Lo mismo pasa con el “modus operandi” del título. Si no estamos golpeando romanos, estamos golpeando cajas y recolectando una ristra de cascos que no tiene fin. Hay que entender la época de la que viene, y si lo aceptamos, entonces disfrutaremos del juego desde el primer minuto hasta el último.

Estos galos hablan “español antiguo”

Gráficamente se ve muy bien, sinceramente. Ya el original se veía bastante bien, a decir verdad. Gracias al cambio automático que posee Astérix y Obélix XXL: Romastered, podemos cambiar del aspecto visual original a esta nueva revisión a golpe de un botón y observar al instante los cambios que Osome Studios ha querido realizar. Encontramos modelados menos “picudos”, un color no tan vivo, y más elementos decorativos como animales u otros objetos en pantalla.

Lo mismo sucede con la música, con más melodías y sonidos ambientales. Pasa una cosa muy curiosa en el tema sonoro, y es que se agradece que hayan querido respetar las voces originales del título (en español, por cierto)… pero hay contrapartida. Los diálogos siguen siendo los mimos, y eso implica que el doblaje tanto de nuestros personajes como de otros amigos que iremos conociendo son de una calidad bastante dudosa. En esta época aciaga del doblaje (bajo mi punto de vista) varios títulos sufrieron fuertes desavenencias… y la obra de la que estamos hablando fue una de ellas.

¿Merece la pena adquirir Astérix y Obélix XXL: Romastered?

Sin duda alguna Microids y Osome Studios han hecho un buen trabajo de remasterización del juego, y quien se ponga a los mandos con los galos disfrutará de la aventura sin lugar a dudas. Pese a que en lo visual hay cambios, puede que echemos en falta más contenido adicional que alargue (o mejore) la experiencia. Sí, hay varios desafíos repartidos a lo largo de cada fase incluidos para la ocasión, pero se antoja algo escaso.

La tecnología de aquella época también limita la revisión que estamos analizando. Astérix tiene unos poderes muy parecidos a Obélix, y salvo en momentos muy concretos, todas las misiones se completan de la misma manera: reventando romanos o recogiendo cascos. Por supuesto, esto no es ningún impedimento para disfrutar de una aventura cargada de humor blanco, personajes carismáticos y mecánicas que pese a su sencillez, funcionan muy bien. Si ya jugaste al juego original, será todo un placer volver a la Galia y alrededores. Y si no lo has hecho, prepárate para experimentar una de las aventuras tridimensionales más simpáticas de la época.

Agradecemos a Meridiem Games el código que nos han facilitado para realizar este análisis. Os recordamos que el título se puede adquirir de manera física en los principales centros especializados.

Astérix y Obélix XXL: Romastered

39.99€
7

Nota Final

7.0/10

Pros

  • Acabado visual bien ejecutado, con cambio instantáneo al aspecto original
  • Los personajes destilan ese humor blanco de los cómics de Albert Uderzo y Rene Goscinny
  • Localizaciones muy variadas y pintorescas

Cons

  • Se notan las carencias de la época, especialmente en sus mecánicas jugables
  • Las voces se han quedado desfasadas
  • Para ser una remasterización, echamos en falta más novedades de peso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.