¡Por tutatis! Vuelven los galos más famosos de las historietas a nuestras consolas con una nueva aventura llamada Astérix & Obélix XXL 3: El Menhir de Cristal

Astérix y Obélix son dos de los personajes de historietas más longevos del mundo del cómic, así como iconos o símbolos de la cultura popular. Creados por René Goscinny y Albert Uderzo, esta pareja ha protagonizado un sinfín de historias que han cautivado a generaciones, dando incluso el salto a la gran pantalla con una gran cantidad de películas, mejores o peores, así como una buena cantidad de adaptaciones al videojuego.

Centrándonos en el último medio, los videojuegos, los galos han tenido sus más y sus menos. Sus aventuras fueron obras muy entretenidas y bien recibidas en las consolas de antaño, como: Master System o Super Nintendo, pero lo cierto es que en las más modernas no han tenido tanta suerte. No fue hasta Astérix & Obélix: XXL que la cosa empezó a remontar de nuevo, culminando la fórmula con una fantástica secuela (Astérix & Obélix: XXL 2) que encandiló a la comunidad de jugadores con un juego de aventuras muy solvente. Sin embargo, la licencia cayó un tanto en el olvidó, pues no fue hasta el pasado año que Microïds, Meridiem Games y OSome Studios la recuperaron con una nueva versión actualizada de la segunda entrega. Pero la cosa no quedó ahí, ya que a su vez también anunciaron que se iban a encargar de una tercera entrega: Astérix & Obélix XXL 3: El Menhir de Cristal.

Astérix & Obélix XXL 3: El Menhir de Cristal por fin está en nuestras consolas para seguir el periplo de estos dos viejos compañeros, aunque lamentablemente no lo hace de la mejor forma. Y eso se debe a que esta tercera parte abandona la alocada fórmula de aventuras aderezadas con plataformas en 3D que tan bien había funcionado por una muy ajena e irreconocible. El parecido con las anteriores entregas es prácticamente nulo, lo cual no es malo, cuidado, pero el resultado no acompaña a la decisión de todos los cambios tomados. De esta forma, nos encontramos con un título de acción con cámara aérea que se antoja genérico, y más que sumar, resta respecto entregas anteriores. Por ello, el resultado no acompaña a lo esperado, cosa que quizá sea culpa nuestra, pero es que tampoco sale muy airoso con su nuevo enfoque, pues termina siendo una aventura que llega a aburrir por lo simple, tediosa y plana que resulta.

El primer culpable de que ocurra precisamente lo que comentamos en las últimas líneas del párrafo anterior, es la historia. La premisa de esta es de lo más insulso que hayamos podido encontrar en mucho tiempo. Esta gira en torno a un pergamino que recibe Panorámix, el druida creador de la poción mágica, cuyo mensaje indica que una amiga suya ha sido secuestrada por los romanos. Así pues, Astérix y Obélix raudos y veloces emprenden su viaje con el fin de encontrarla, portando con ellos el Menhir de Cristal. Este cristal fue dado a Panorámix por su amiga para que lo custodiará, aunque ahora nuestros héroes necesitan de todo su poder para llevar a cabo su misión. Para ello tienen que hallar primero los tres fragmentos de poder que completan el Menhir.

Esa pequeña pesquisa argumental nos servirá como excusa para viajar de aquí para allá, visitando distintos parajes o localizaciones. Haciendo un pequeño inciso en este preciso momento, hemos de decir que la variedad de escenarios es bastante correcta, a pesar de que en muchas ocasiones carezcan de detalles. Volviendo al kit de la cuestión. El desarrollo del hilo narrativo es prácticamente nulo, recurriendo en numerables ocasiones a clichés y chistes demasiado quemados o sin gracia alguna para un target adulto. Por otra parte, los diálogos tampoco aportan mucho al conjunto, pues pecan de ser demasiado innecesarios e insulsos como la premisa argumental. Sin embargo, no todo en este aspecto es malo, ya que el carisma de los personajes principales, así como su personalidad, están muy bien reflejadas respectando a los cómics.

Y si anteriormente comentábamos que la historia era parte del culpable de este desaguisado, más lo es la jugabilidad. Este apartado es prácticamente el pilar fundamental de la propuesta, y lamentablemente es tan sencillo y simple que a las pocas horas de juego acusa especialmente estos aspectos. Su mecánica radica en controlar a nuestros dos aguerridos guerreros galos (Astérix y Obélix), repartiendo tortazos a diestro y siniestro. El juego se puede afrontar tanto en solitario como en cooperativo local, aunque quizá esté más enfocado a este último. Si decidimos afrontar la aventura en solitario podemos intercambiar entre héroes mediante un botón y si lo hacemos en cooperativo, cada jugador será un personaje. Decir que la interacción entre ambos o con los escenarios es muy escasa, por lo que en cierta parte la cooperación es más bien para apalear un poco la sensación de reiteración o monotonía. Y añadir, por otra parte, que si jugamos en solitario la IA aliada será como si no estuviera, pues resulta totalmente nefasta.

En lo referente al sistema de combate, comentar que solamente contamos con un botón para atacar. No obstante, siempre y cuando tengamos energía, podremos efectuar una serie de habilidades que se podrán ir mejorando a lo largo de la aventura. Estas habilidades siempre son las mismas y las tenemos desde un inicio, evitando que, en cierta forma, se pudiera haber encontrado un mínimo de progresión en el juego. Las acciones que podemos llevar a cabo con cada una de ellas son bastante similares para ambos personajes, aunque, claro, Obélix puede llamar a su querido Ideafix para asistirle en combate, así como golpear con el Menhir, puesto que él acarreará con el cristal todo el rato. Por otro lado, Astérix tiene la posibilidad de beber la poción mágica, la cual le proporciona fuerza y velocidad durante un pequeño lapso de tiempo.

Esto nos deja una sensación de reiteración muy presente en el combate y las refriegas, la cual se incrementa debido a la poca variedad de los enemigos. A lo cual tampoco ayuda el hecho de que todos los enemigos que vemos a lo largo del juego se presenten en los primeros compases de este mismo. Y sentir eso durante las casi 5 o 6 horas que dura el título, pues acarrea como resultado todos los aspectos y sensaciones que estamos tratando de describiros en estas líneas. Es una lástima que la oportunidad de recuperar algo que podría haber sido muy grande, de estar bien hecho, haya acabado en el producto que hoy recibimos sin llegar a ser un mal juego, claro está. También hay que decir que el videojuego intenta subsanar un poco las carencias que tiene utilizando otros elementos como el sigilo, el “plataformeo”, las escoltas de aliados o los rompecabezas, aunque no es suficiente.

Haciendo referencia al apartado gráfico del título, lo cierto es que nos encontramos con el mismo nivel de calidad que el resto de apartados tratados hasta ahora. Este es atractivo y agradable a la vista, pero realmente es un aspecto del juego que cumple de una forma muy justa. Las animaciones están bastante bien, así como los diseños de los personajes originales, pues se mantienen fieles al cómic. Sin embargo, las texturas, los efectos y la iluminación dejan bastante que desear, presentado un acabado un tanto irregular. Por otro lado, el rendimiento acarrea alguna que otra bajada en la tasa de fotogramas por segundo, pues en algunas ocasiones hemos experimentado ralentizaciones y tirones.

Por último, el aspecto sonoro acompaña sin más la acción de la propuesta con una banda sonora poco inspirada, que sin ser mala, se repite bastante y tampoco tiene mucho peso o presencia. No obstante, los efectos de sonido si están a un buen nivel, e incluso incluye algún que otro sonido característico de los materiales audiovisuales de la licencia. Y en lo referente a las voces, hemos de lamentar comunicaros que están en inglés, por lo que obviamente tenemos que conformarnos con unos textos en castellano.

Conclusiones

Astérix & Obélix XXL 3: El Menhir de Cristal es, como decíamos, un claro ejemplo de cómo no continuar una saga después de tantos años. Es una verdadera lástima que esta oportunidad de devolvernos una licencia tan querida por su público haya sido ejecutada de una forma tan irregular. No obstante, el juego no es malo y con compañía es hasta entretenido, y tampoco es que su duración sea muy extensa, pues en unas 5 o 6 horas lo tendremos finiquitado. Esperemos que este pequeño traspiés no suponga el fin de las aventuras de los galos, y que en un futuro podamos volver a verlos en acción de la mejor de las formas. Asimismo, el género de las aventuras con plataformas en 3D no está muy frecuentado en los últimos tiempos, así que sería una pena perder propuestas como las que en su día nos dio la saga Astérix & Obélix XXL.

Astérix & Obélix XXL 3: El Menhir de Cristal

39,99€
5.6

Gráficos

5.5/10

Jugabilidad

5.5/10

Sonido

6.0/10

Duración

5.5/10

Pros

  • Se puede jugar en cooperativo y en solitario
  • Es respetuoso con el material que adapta

Cons

  • La IA aliada es demasiado mala cuando jugamos solos
  • El título se hace aburrido a las pocas horas por la simplicidad de su combate

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.