¿Alienigenas enterrados en el hielo, una expedición de científicos desparecida y un tipo con un lanzallamas? Esta peli me suena de algo.

Euphoria Games y EpiXR Games nos traen una nueva propuesta en el cada vez más explotado género del survival horror en primera persona: un juego que responde al nombre de Antarctica 88. Se trata de un género que está muy bien representado en Xbox, especialmente con grandes bestias como Resident Evil, cuyos últimos juegos se han trasladado a este punto de vista, Outlast, Layers of Fear, Visage, entre otros. Todos estos juegos presentan una característica que les hace ser diferentes a los demás y Antarctica 88 también tiene una, y es el hecho de que básicamente estás jugando a una especie de adaptación de La Cosa, una de las mejores películas de terror de todos los tiempos.

La historia de Antarctica 88 es bastante buena, cosa que me ha sorprendido gratamente, pese a los clichés y el claro “homenaje” que hace a la película ya comentada. Nuestro padre trabaja en una estación de investigación en la Antártida, lugar donde han hecho un sorprendente descubrimiento bajo el hielo. Pronto se pierde todo contacto con esta estación, por lo que se pone en marcha una misión de rescate a la que nosotros, como buen hijo, nos unimos. Al llegar a la base, nos encontramos con habitaciones desiertas y extrañas criaturas merodeando, mientras buscamos a nuestro padre y otros supervivientes.

Esta trama se traduce en un título que utiliza su atmósfera como principal punto a destacar. Los gráficos no van a ganar ningún premio, para ser honestos, y todo tiene una especie de aspecto cuadriculado, ya sea la moto de nieve que conduciremos o los edificios que exploramos. Las criaturas con las que luchas también tienen un aspecto tosco. El sonido también es mínimo, ya sea el chillido de los pequeños monstruos que deambulan por ahí o el sonido de una puerta al abrirse. De hecho, aparte del sonido de los disparos, la gran mayoría del juego la pasaremos en silencio. A pesar de las limitaciones visuales, la atmósfera creada por Antarctica 88 es bastante espeluznante y abrir una puerta para encontrarnos un monstruo te hará saltar un buen número de veces.

Ahora bien, como siempre en este tipo de juegos, la jugabilidad se divide en dos, con secciones de exploración y partes de combate. Si se toma el combate en primer lugar, no destaca verdaderamente en nada, pero cumple su función. En un intento de animar un poco las cosas, la munición de las armas de fuego es muy limitada, por lo que un hacha es un arma de cuerpo a cuerpo muy útil, aunque el combate con ellas es un poco más acertado que apuntar con un arma de fuego.

Sin embargo, hay muchas armas que puedes encontrar, desde una pistola que parece que haría más daño si la lanzaras a los enemigos, hasta un lanzagranadas, pasando por un lanzallamas y una escopeta; su uso es bastante satisfactorio. A medida que avanzas en el juego, los enemigos también se hacen más fuertes, haciendo que en ocasiones sea todo un desafío deshacernos de ellos.

La exploración de la base abandonada es la otra pata en la que se apoya Antarctica 88, junto a unos cuantos puzzles repartidos por los escenarios. Los puzzles son muy básicos, ya sea típica puerta que requiere una llave. Una vez localizada la llave, hay que retroceder hasta el lugar donde hay que usarla. Los niveles son lo suficientemente pequeños como para que nunca haya peligro de perderse, así que pronto estararemos explorando sin preocuparnos. Afortunadamente, todos los objetos con los que puedes interactuar y recoger tienen ese extraño brillo que aparece en todos los videojuegos, así que no hay duda de lo que deberemos coger.

Los controles son simples, aunque en ocasiones da la sensación de estar moviendo una torreta más que un personaje, amen de un sistema de saltos que es para echar de comer a parte. Otra cosa negativa es el hecho de que Antarctica 88 sea un port del juego de PC (que viene previamente de ser un juego de móviles) y que no se haya hecho ningún cambio en el código del juego ahora que ha llegado a Xbox. Para saltar una escena, hay que pulsar el botón “Espacio”, según aparece en pantalla. Todavía no he encontrado ese botón en mi mando de la Xbox Series S.

Antarctica 88 hace muchas cosas bien, pero se dispara a sí mismo en el pie con algunas decisiones de control y diseño poco acertadas. Los controles de las motos de nieve son malos y a la vez divertidos, todo huele a juego cutrongo de Android, el combate es desigual y los saltos están rotos, pero en contraposición está la historia y la atmósfera que crea el juego lo que lo hace destacar un poco. No es, ni mucho menos, el mejor juego de este año, pero cuesta 5,99€ y tiene cierto encanto, siempre que seas capaz de pasar por alto sus defectos.

Antarctica 88

5,99€
6

NOTA FINAL

6.0/10

Pros

  • Relación calidad-precio muy ajustada
  • Atmosfera inquietante y conseguida
  • El homenaje a un peliculón como es La Cosa

Cons

  • Mala optimización a consolas
  • El apartado gráfico es de juego de móvil
  • Diseño de control deficiente

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.