Los mundos de fantasía puede ser un espectáculo para los ojos, pero también puede ser increíble para el resto de sentidos como presenta Another Sight.

Perder la vista significa sacrificar muchas cosas. Por desgracia, en mi trabajo me encuentro muchos pacientes que ven mermada su agudeza visual, o que simplemente viven en un mundo donde sólo existen fogonazos blancos sobre un telón negro. Se sacrifican muchas cosas, pero la vida prosigue. No existe persona que no sea capaz de suplir el déficit de visión con otras cualidades innatas de cada uno, y gracias a esas nueva adaptación al medio, pueden desenvolverse sin problema en cualquier entorno. Es lo que le sucede a Kit, protagonista de Another Sight, cuya falta de visión por un fatídico accidente hace que potencie otros sentidos como el oído… aunque por suerte para ella, un gato llamado Hodge hará de guía por los complicados pasajes por los que transcurre la aventura.

No es la primera vez que analizo un juego donde manejamos a un protagonista invidente. Ya vimos algo parecido en Beyond Eyes, con la excepción de que aquí la niña que encarnábamos se regía por los ruidos que encontraba alrededor y la búsqueda de un felino era el objetivo final del juego. Kit no ha perdido la vista del todo, siendo capaz de ver lo que tiene en sus proximidades, y ademas Hodge suplirá la visión que la niña no tiene. La simbiosis entre ambas partes será palpable desde el primer momento, y aunque la idea es buena, no termina de ejecutarse de manera correcta como bien explicaremos más adelante.

A primera vista, Another Sight nos puede recordar a Alicia en el País de las Maravillas. La ropa de la chica, su melena rubia y un gato con poderes misteriosos son símiles que nos evocan a la novela de Lewis Carroll (o más bien recordamos la película de Disney…), aunque en sus mecánicas o contexto poco o nada tiene que ver, ya que visitaremos una Londres de 1899 con una potente vertiente steampunk. Donde sí comparten un nexo de unión es en el surrealismo que desprenden ambas licencias, con mundos que mezclan lo real con lo inverosímil, creando un conjunto extraño a los ojos de quien lo visita,y a consecuencia de esto, desarrollando una historia que no tiene mucho sentido. Sí, al comienzo de la aventura Kit quedará ciega, y su único deseo será salir del lugar de cualquier manera posible, escalando y subiendo plataformas para llegar a la superficie. Pero pronto contemplará que está haciendo lo contrario, bajando y descendiendo hacia las profundidades, encontrando parajes y lugares de lo mas extravagantes con invenciones de Tesla, Edinson y Money por el camino.

Si ya de por sí los emplazamientos subterráneos son oscuros y lúgubres, todo se magnifica con la falta de visión que tiene Kit. Con la única ayuda de un circulo limitado de visión deberemos afrontar todos los peligros que esas cuevas nos deparan, aunque por suerte, el gato Hodge será nuestros ojos para no caer en una trampa fatídica. Habrá que alternar ambos personajes para solventar los peligros de cada nivel, y como si de un juego de puzles se tratara, activar mecanismos, palancas, escaleras y mil dispositivos que permitan a ambos protagonistas proseguir con su periplo. Obviamente Kit sera el personaje mas limitado por su ceguera, y aunque puede resolver acertijos, mover cajas y activar palancas, no tiene tanto poder de resolución como Hodge. El felino anaranjado podrá hacer uso de su habilidad para saltar, correr, escalar tuberías y espantar a las ratas enemigas con el único fin de que la niña avance hasta el final del nivel.

Todo podría sonar prometedor y original, aunque lo cierto es que el resultado final difiere bastante. Los puzles no acaban de despuntar y la alternancia entre protagonistas se debe a rompecabezas muy básicos, sin grandes desafíos por delante que hagan un uso mas elaborado de las facetas y habilidades de cada uno. Aparte de nuestra inteligencia, Another Sight también pondrá en juego nuestra paciencia. Kit es lenta, muy lenta. Tanto en sus andares (lógico por su discapacidad) como a la hora de resolver puzles, mover objetos, subir escaleras… Esto no sería problema si se tratara de un “walking simulator”, pero resulta que el juego exige desandar tus pasos, hacer backtracking y escudriñar cada rincón del escenario en busca del interruptor perdido. Más que desesperar, lo cierto es que aburre, y en mi caso ha habido tramos que he tenido que rehacer sin ninguna gana de seguir jugando.

Técnicamente tampoco llama la atención. Los diseños de los personajes son pobres, poco definidos y no transfieren personalidad en ningún momento. Cuesta meterse en el juego, y parte de esa culpa también la tienen los escenarios, sin gracia y reiterativos. Se podía haber trabajado en algún sistema de iluminación mas interesante, o directamente incluir en el escenario objetos o lugares que captasen la atención del jugador. Kit es difícil de manejar, pero también cuesta meterse en la piel del felino. La fluidez, la manera orgánica de moverse y los saltos que pueden realizar estos animales no se transmiten en ningún momento. Sus partes en Another Sight estarán copadas de plataformas, y debido a eso sus animaciones tendrían que haber sido mas elaboradas. Al final todo su apartado gráfico y técnico se queda a medias tintas. Un quiero y no puedo que cuesta digerir de primeras pero al que poco a poco nos iremos habituando.

 
 

Conclusión

Another Sight sale al mercado digital con un planteamiento muy claro que queda plasmado en su título: ofrecer otro punto de vista al jugador. En este caso, experimentaremos la percepción visual de Kit, con un problema en su visión que no la permite ver bien el escenario. Por suerte tendremos a Hodge, un gato que le ayudará a sobrepasar todas las dificultades del arduo camino. La alternancia entre personajes y la manera de resolver sus puzles deberían ser la piedra angular de todo el juego, pero por desgracia, no encontramos desafíos nuevos y en su lugar vemos mecánicas que ya hemos visto con anterioridad. Ademas, si juntamos estos problemas con un apartado técnico que no despunta ni a nivel visual ni de animaciones, el resultado no es muy favorable.

 

Another Sight

29.99€
5.6

Gráficos

5.5/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

5.0/10

Duración/Diversión

6.0/10

Pros

  • Un juego de puzles apto para cualquier persona
  • Los textos están en español
  • Control diferenciado entre los dos protagonistas

Cons

  • Kit es muy lenta, llega a ser desesperante
  • Técnicamente muy pobre
  • Los puzles se quedan a medio gas, podían potenciarlos mucho más