Anima: Gate of Memories – The Nameless Chronicles vuelve para expandir la narrativa propuesta hace dos años. Si lo tuyo es viajar de memoria en memoria…¿A qué estás esperando para comprarlo?

Una de las primeras propuestas serias proveniente de un estudio español en esta actual generación llegó de las manos del estudio español Anima Project, a los cuales seguimos muy de cerca con su título Anima: Gate of Memories. Las dificultades del propio estudio en la realización del juego, la ambición que tenían los tres componentes del equipo , los contratiempos durante su desarrollo y el inestimable empujón de BadLand Games en los últimos compases de su gestación los vivimos muy de cerca tanto por notas de prensa como de primera mano gracias a la entrevista realizada en nuestro podcast. Son estos los motivos que nos llevan a alegrarnos con el lanzamiento de una segunda parte, llamada Anima: Gates of Memories – The Nameless Chronicles, y que analizamos en el texto que os tenemos preparado.

Si bien con la primera entrega el estudio tardó la friolera de seis años en desarrollarlo y poder lanzar el título al mercado, en esta ocasión han bastado dos años para realizar esta continuación. Puede que ya hubiese algo previamente y no partiesen de cero, o simplemente que ya poseían el “lore” y las mecánicas jugables, siendo más fácil la realización de The Nameless Chronicles. A decir verdad, The Nameless Chronicles bebe mucho, (demasiado incluso) de la obra original, y aunque la profundidad narrativa sigue estando presente de manera loable, esta reiteración en las bases jugables ha convertido el producto en un cuchillo de doble filo.

Aunque The Nameless Chronicles se puede jugar sin haber disfrutado previamente de Anima: Gate of Memories, es preferible saber los acontecimientos originales que envuelven a la Portadora de Calamidades y a su alter-ego, el ente diabólico Ergo Mundus. Nosotros encarnaremos el papel de El Sin Nombre (o The Nameless, como prefiráis), en una historia que se desenvuelve casi de forma paralela a lo visto en la primera parte. Es más, en los primeros compases del juego nos enfrentaremos a La Portadora de Calamidades tal y como pasó en su día, aunque en esta ocasión desde el lado opuesto. Este oscuro personaje se trata de un ser inmortal que ve vulnerada su tranquilidad por un grupo de guerreros e inquisidores que quieren hacerse con su sangre para poder abrir las puertas del infierno y hacer salir al demonio Baal. En nuestra búsqueda por parar este ritual, The Nameless se verá conducido a un sitio etéreo, lleno de ilusiones y memorias esparcidas en los pisos que componen esta edificación. Sí, nos referimos a la Torre Arcane, el complejo que se usó para sellar al demonio Baal y que contiene la Puerta de las Memorias, la única alternativa disponible para hacerlo dormir de nuevo.

Como pasa en la entrega primigenia, deberemos viajar a través de las distintas memorias que componen la Torre Arcane, derrotando a cada demonio interior (o jefe final) mientras vamos desbloqueando nuevas rutas, accesorios y equipo hasta nuestro encuentro final. Los amantes de Anima: Gate of Memories pueden ver aquí mucha similitud (de hecho, está presente en todo momento) aunque por suerte contaremos con cambios en todos sus aspectos. Algunos de forma muy sutil, aunque siguen siendo cambios.

Para empezar, olvidaros de un protagonista arropado por el poder de la luz, sino todo lo contrario. El aura oscura estará presente desde el minuto uno gracias al poder otorgado por la mano de Tanathos, y esto se verá reflejado en los escenarios y NPC´s amigos que lo rodean. Es más, debido a su gran poder acumulado durante todos los años de inmortalidad, no necesitará ningún compañero que le eche una mano en el combate y se las bastará el solo para hacer frente a todo el elenco de criaturas que pueblan Arcane. Esto es un paso hacia atrás, ya que antes en el primer juego combinábamos los ataques a distancia de La Portadora de las Calamidades junto con los enfrentamientos cuerpo a cuerpo propiciados por Ergo Mundus…y ahora queda todo más simplificado en un único protagonista.

Eso no quita que tengamos un árbol de habilidades donde podemos potenciar sus atributos de ataque, magia o aprender nuevos combos para el combate. Todo esto seguirá presente y será fundamental mantener un personaje equilibrado con el que manejarnos tanto en los combates donde los enemigos sean vulnerables a los golpes cercanos, como aquellas situaciones donde el rival nos exigirá sacar lo mejor de nosotros mismos con golpes a distancia. Es una pena que haya tan poca evolución en el combate, y es que el sistema de “targeting” o apuntado al enemigo, así como la realización de combos distan mucho de otras propuestas de hack´n slash o Action-RPG.

De hecho, la mayor pega que le vemos a The Nameless Chronicles es la sensación continuista en todos sus apartados. Es cierto que si fuera un action-RPG sólido no nos importaría en absoluto una continuación que recogiera toda la experiencia contemplada en la entrega original, pero los problemas y carencias que acarreaba Anima: Gate of Memories siguen estando presente en su secuela, y es un hecho que por desgracia no podemos pasar por alto. Los momentos de saltos entre plataformas siguen presentando problemas, así como las dificultades en los combates con la cámara. Su sistema de apuntado podría afinarse un poco más e incluso sería interesante darle otra vuelta de tuerca a la realización de los combos. Salvo por una historia igual de inmersiva que su predecesora, no encontramos grandes rasgos diferenciadores o una evolución dentro de su género (que sería lo natural, obviamente).

Anima Gate of Memories: The Nameless Chronicles_20180616213418

El apartado gráfico sigue cumpliendo, aunque ya no llama tanto la atención por diversos motivos. La historia que se relata en The Nameless Chronicles está más marcada por un lado siniestro, oscuro, y eso se transmite en los escenarios. Por ejemplo, una enorme catedral que visitamos en el primer título se veía bien construida y con sus jardines verdes en las partes exteriores. Ahora esa misma catedral está quemándose y con zonas completamente áridas en vez de esos jardines. Todo está envuelto en un velo pesimista, de incertidumbre y con colores rojizos o muy oscuros que no terminan de convencer. Puede que el poco contraste entre zona y zona, o mejor dicho, entre memoria y memoria, estuviera mas definido en su primera parte, aunque comprendo que esto puede tomarse como una opción personal subjetiva y que a la gente le guste la nueva ambientación que plantea el juego.

Donde no hay duda ninguna es en su apartado sonoro, ya que disfrutaremos de una banda sonora a la altura, con partes mucho más sinfónicas con fragmentos corales muy enriquecidos y con otras composiciones a piano más relajadas para los momentos de calma y exploración. Seguiremos contando con las voces en inglés, aunque por suerte contaremos con subtítulos completamente traducidos al español.

 
 

Conclusión

Anima: Gate of Memories – The Nameless Chronicles es una continuación a todas luces de lo disfrutado hace dos años. Este factor tiene su parte buena y parte mala. Como positivo está sin duda su historia, que se expande mucho más para darnos a conocer todos los secretos que aguardan en Arcane junto con un nuevo personaje con el que viviremos los hechos de su entrega original casi de forma paralela.  Lo malo viene en que esta segunda parte arrastra todos los puntos malos que tenía la primera entrega: fallos de cámara, targeting malo, saltos no muy bien logrados, etc. que puede dejar un regusto amargo a aquellos que quieran una continuación innovadora.

Anima: Gate of Memories - The Nameless Chronicles

19.99€
7

Gráficos

6.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Diversión

6.5/10

Sonido

8.5/10

Pros

  • Expande la historia del primer juego
  • Nuevo personaje controlable
  • Hechos paralelos a los vividos

Cons

  • Sistema de combate poco evolucionado
  • Falta un despunte original como action-RPG
  • Gráficamnte no está muy bien resuelto