La saga Amnesia, que sentó las bases del terror moderno en los videojuegos, llega por fin a Xbox en un recopilatorio… de miedo

Los tiempos cambian y los videojuegos también. En los últimos años habréis jugado o al menos oído hablar de numerosos juegos de terror, de miedo, con unas características comunes: no hay combate (o muy poco) todo está basado en la exploración y resolución de puzzles y el miedo es opresivo, fruto de la ambientación y de saber que no podemos derrotar a los enemigos, tan sólo huir o escondernos. ¿Ejemplos? Muchos y magníficos: Soma, Alien Isolation, Outlast, Layers of Fear

Pues el que empezó todo éso, esas bases para este terror moderno en los videojuegos, fue Amnesia, que ocho años después de su éxito en PC llega a Xbox One en un recopilatorio que aglutina tres de los títulos principales de la saga de  Frictional Games:

  • Amnesia: The Dark Descent, el original
  • Justine, un spin-off más corto y diferente en lo jugable
  • Amnesia: A Machine for Pigs, otro spin-off

Como hay algunos cambios jugables de un título a otro (y los reseñaremos) y las tres historias son independientes entre sí, compartiendo universo, vamos a analizarlos separadamente aunque las bases, la esencia y el espíritu (nunca mejor dicho), se mantienen en los tres títulos. Dedicamos mayor atención al primero porque es el más largo y el principal.

¿Listos para pasar miedo? Porque si no queríais chocolate… ¡toma tres tazas!

El primer título, Amnesia: The Dark Descent, es el que sienta las bases antes comentadas. Nuestro personaje, del que sólo sabemos el nombre, Daniel, despierta en un antiguo castillo sin recordar apenas nada de su pasado ni por qué está allí… ni por qué siente tanto miedo. Descubrir todo esto será el primer objetivo del juego, averiguar quiénes somos y por qué estamos allí. Para ello tendremos que explorar siempre en primera persona, encontrar documentos y archivos que nos vayan desvelando la trama (de la que no os vamos a contar nada en ninguno de los tres casos, ya que descubrirlo por vosotros mismos es fundamental para el disfrute de todos ellos) mientras vigilamos que nuestra cordura no se vea afectada por el miedo que una extraña presencia nos hace sentir.

Este factor, la cordura, es muy interesante. Tenemos una salud, como en todos los juegos, que si desciende a cero moriremos, obvio. Pero también tendremos que vigilar nuestro estado mental, representado en la sencilla pero eficaz interfaz de menú por un cerebro.

El menú es sencillo y muy fácil de usar. Salud, cordura y la gestión de objetos. Todo muy intuitivo

Cualquier situación espeluznante, paranormal o terrorífica influye en nuestra cordura. Oiremos la respiración de Daniel agitarse, su vista se nublará… y si llega a cero, mejor no lo contamos. Para recuperar cordura y que Daniel se tranquilice pues lo contrario: luz (podemos llevar un farol que tendremos que ir rellenando con aceite o ir encendiendo las velas y antorchas que encontremos, para lo cual necesitaremos yesca) y que la cosa esté en calma un rato, así como leer documentos.

Ni pistolas ni escopetas ni una bonita ballesta… aquí te defiendes con una piedra, un candelabro o una silla… ¡glup!

Podemos interactuar con casi cualquier objeto o elemento (si vemos un mueble con tres cajones ojo, que puedes abrir los tres cajones uno a uno) coger objetos y lanzarlos (sí, como estáis imaginando no es que sirva de mucho lanzarle una silla a un ser fantasmal. Pero oye, por intentarlo…) y añadir otros al inventario, como la yesca y el aceite para la lámpara, así como los numerosos e imprescindibles documentos que nos irán desgranando la historia.

Ni mapa (a memorizar vosotros por dónde habéis pasado ya y por dónde no), ni armas ( de los enemigos sólo podemos huir o escondernos) y a tirar mucho de vuestra cabeza (que la de Daniel no está para muchos trotes) para resolver puzzles, encontrar el camino a vuestro objetivo (que el Diario siempre nos marca, menos mal) y resolver el misterio de la mansión.

A explorar… sin perder la cabeza ni la vida. Más fácil de escribir que de hacer…

Gráfica y técnicamente el juego tiene ya sus años y es un port casi directo, con pocas mejoras. La resolución a 1080p y los 60 fps (en los que hemos notado algunos tirones) están bien pero son gráficos de hace 10 años y éso se nota. Además la cámara y el control a veces juegan malas pasadas. La primera se vuelve un poco loca en sitios estrechos, que son muchos y el control a la hora de interactuar con objetos es poco preciso. Además los tiempos de carga son numerosos y a veces un poco largos.

Pero son defectos que no van a hacer que disfrutéis menos pasando miedo en esta aventura que, dependiendo de vuestra pericia (hay dos dificultades disponibles desde el principio) os puede pasar de las 15 horas casi seguro.

Muchas de estas bases se mantienen en los otros dos títulos, pero vamos a dedicarles unas líneas para señalar las principales diferencias y novedades.

  • Justine
Justine es el más corto de los tres títulos y el más diferente

Justine fue lanzado en su día como una expansión del original pero que era jugable de forma independiente. Es más corto que los otros dos (en una cinco o seis horitas lo tendréis finiquitado seguro) y propone una mecánica más estructurada en pruebas que hemos de superar para sobrevivir, una tras otra y con menos lugar a la exploración y menos enemigos. Eso sí, tendremos que tener pericia con las pruebas porque la muerte es permanente; tocará empezar partida si morimos.

La verdad es que como spin-off no está nada mal y es muy divertido; pero no da tanto miedo como el anterior.

Amnesia: A Machine for Pigs:

El tercer juego está mucho más centrado en la narrativa, casi como un walk simulator pero de terror

El desarrollo de A Machine for Pigs fue encargado a otro estudio,  The Chinese Room, autores del conocido Everybody’s Gone to the Rapture, y su mayor diferencia es que desaparecen prácticamente todo tipo de puzzles o desafíos, siendo el título más centrado en la narrativa y la exploración de los tres con mucha diferencia. Muchos menos enemigos y en comparación al original es un paseo en barca en cuanto a dificultad (ninguna, ya decimos, es todo muy fácil). Todo está al servicio a la historia que es magnífica, eso sí. Es un buen cambio a los dos anteriores, difíciles y agobiantes, que quizá decepcione a los jugadores más amantes de los retos, pero que encantará a los que les gustan las buenas historias.

Conclusiones:

El tiempo no pasa en balde y ya no sólo por el tema gráfico (que también), sino porque ya hemos jugado productos similares en Xbox One y puede que esta Amnesia Collection no sorprenda como lo hiciera en su día en PC (un verdadero impacto en 2010).

Pero lo importante es que es una colección magnífica de tres juegos de terror imprescindible para los buenos amantes del género. Tres propuestas diferentes en un sólo pack y a un precio iresistible. Tiene sus defectillos y sus arrugas porque tiene sus años… pero sigue dando MUCHO MIEDO. De éso no os quepa duda…

29´99
8

Gráficos

7.0/10

Sonido

8.5/10

Jugabilidad

7.5/10

Diversión / Duración

8.0/10

Historia/narrativa

9.0/10

Pros

  • Ambientación perfecta
  • Buena historia (o historias)
  • Da MUCHO miedo
  • Buenos puzzles (en los dos primeros)

Cons

  • Gráficamente discreto a estas alturas
  • Algunos problemas de cámara y control
  • Demasiadas cargas y esperas