Air Bounce tal vez sea un juego bueno.. cuando quiere serlo.

Al empezar a jugar Air Bounce – The Jump ‘n’ Run Challenge de EpiXr Games no sabía qué pensar de su invitación a un reto de correr y saltar, por lo que al momento de realizar un primer contacto me rondaba la duda de si estaría ante un verdadero desafío. El reto que propone el juego ha resultado ser entonces una mezcla de luces y sombras de la que no me queda clara una parte ganadora. Air Bounce es en muchos sentidos un quiero y no puedo que solo animaría a jugarlo en caso de que te hayas levantado de muy buen humor, tesis a la que regresaré más adelante.

Harder, Better, Faster Stronger.

La propuesta es sencilla, una cuenta regresiva y un marcador en la parte superior de la pantalla que empieza a contar el tiempo que nos toma completar los niveles pensados para durar unos pocos segundos. Por supuesto, pasar cada nivel en pocos segundos es un escenario ideal que para alcanzarlo nos hará repetir una y otra vez cada salto hasta dominar por completo el escenario. Conseguir que esta repetición no se haga molesta es una tarea difícil y si bien la estética o banda sonora de Air Bounce no empujan hacia un estado mental superior es que el juego cumple con lo justo para animar a ir hacia adelante.

La sensación de estar en un flow de movimientos entre plataformas que haga sentir a gusto con seguir avanzando es en este caso una débil armonía a la que cualquier cosa no que salga mal puede arruinarla instantáneamente. Fallar en un salto por haber hecho mal un cálculo o no haber entendido aún la manera correcta de hacer las cosas es una situación de aprendizaje, que de hecho anima a que lo hagamos mejor. Pero cuando el error no es de nuestra parte sino del juego es que estamos ante un serio problema y Air Bounce tiene muchos de estos momentos.

Los episodios que te sacan del flow en Air Bounce se producen con la otra acción que tenemos a disposición a parte de correr, la de saltar, que puede ser realizada con el botón RB o A del mando. Si recogemos uno de los power ups con un símbolo de exclamación que hay en el camino podremos realizar un doble salto, siendo este el punto en que las cosas no resultan como deberían. He realizado experimentos para saber si estaba haciendo algo mal pero el resultado es que estamos merced de que el juego quiera ir bien. Que el doble salto sea una mecánica clave a lo largo del juego y que inexplicablemente falle acaba con cualquier momentum que podamos tener. El porqué del buen humor tiene aquí su explicación, Air Bounce no es que sea un reto tan grande que consiga desanimar sino que aspectos como el mencionado echan para atrás.

Un elemento chocante para un videojuego que lleva en su título la palabra “desafío” es que su división en 9 fases, cada una con 5 niveles, se encuentre tan mal planteada. El primer y el segundo nivel de una fase pueden ser poco desafiantes mientras que el tercero, sumado a los problemas de control nos hará quedarnos un buen rato, para luego tener un cuarto nivel que una vez más baje el desafió. En ningún momento puede apreciarse alguna curva de dificultad y esa promesa de desafiar queda relegada a niveles desconectados en los que sientes que no aprendes nada pues solo se trata de ir para adelante.

Las 9 fases en las que se divide Air Bounce cuentan con estéticas bastante diferenciadas y que podrán ir desde praderas, montañas, las nubes y por qué no, el espacio. En este apartado sí que se puede apreciar un cuidado en que cada fase aporte algo distinto, bien sea en la forma en que nos tenemos que desplazar o el cómo afrontamos las plataformas. No será lo mismo ver en una fase grandes rocas en las cuales saltar, tener finas columnas de piedra en las cuales caer o literalmente saltar entre las estrellas.

¿Vale la pena?.

Jugar Air Bounce no ha despertado en mi interior ninguna chispa que me haga querer volver o explorar más el escenario en busca de coleccionables. La mayor virtud del juego es la curiosidad innata que tiene el jugador, lo que a veces da la ilusión de que las rutas que tomamos no hacen parte de un camino predefinido sino que cada salto es único. Es fácil darle a repetir un nivel para descubrir cómo reducir el marcador de tiempo, sin embargo la cualidad humana de ser curiosos no es algo que el juego impulse, ya lo tenemos por defecto y le beneficia por mera casualidad.

Objetivamente no es un juego malo pero tampoco puedo decir que se acerque a algo que pueda considerar como bueno. Al iniciar cada fase y sin siquiera hacer un primer movimiento siempre saltan logros que evidencian el único valor que hay aquí, sacar logros fáciles. Da pena ser tan severo con una experiencia de juego que siendo corta tiene algún que otro detalle que pudo haber sido desarrollado de mejor forma pero juzgando por lo que es y no lo que pudo ser, Air Bounce – The Jump ‘n’ Run Challenge toma dos de las cosas más bellas de la vida, saltar y correr, y las reduce a dos acciones carentes de alma.

Air Bounce - The Jump 'n' Run Challenge

5.99
6.3

NOTA FINAL

6.3/10

Pros

  • Cada fase tiene una estética llamativa y que las diferencia
  • Da la ilusión de que no hay un camino predeterminado

Cons

  • El doble salto no siempre funciona
  • Algunos niveles tienen problemas de rendimiento
  • No existe una curva de dificultad clara
  • Los ajustes que se pueden realizar al control son pocos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.