Aggelos, uno de los pocos de su especie que logra revivir la esencia de los 16 bits y nos ofrece una experiencia motivadora

Dentro de mi pequeña lista de videojuegos favoritos se encuentra una sección a la que acudo muy pocas veces, pero a pesar de ello la considero bastante importante, a mi gusto, porque me recuerda, más que nada, el motivo por el cual estoy aquí sentado redactando estas líneas y el porqué de mi interés en este sector tan ecuménico e influyente. Precisamente lo que hay dentro de aquella minusvalorada sección es una serie de títulos que han marcado, desde el inicio, mi lento caminar por este mundo del entretenimiento y es por ello que el videojuego que comprende este análisis es más que una buena experiencia, es una cautivadora botella de recuerdos.

Su nombre es Aggelos y a continuación le conoceremos de manera más técnica. Antes de eso, cabe mencionar que esta propuesta que a simple vista resultará algo sencilla, puede llegar a encajar perfectamente con el estilo de muchos jugadores, teniendo en cuenta a su vez que su desarrollador Storybird Games parece tomar como base de inspiración la saga de Wonder Boy, saga que también analizamos en una de sus ultimas entregas anteriormente. De allí podemos tomar, incluso sin haberlo jugado, una buena referencia del videojuego. No obstante, hará falta un estudio más profundo para apoyar la idea anterior.

Y ¿Qué es lo que nos ofrece Aggelos en cuestión? Para ser puntuales el videojuego alcanza a envolvernos con su apariencia y posteriormente, transcurridas un par de horas, la experiencia se torna sugestiva, tanto por su jugabilidad como por sus controles bastante precisos. No hallarás complejidad alguna para realizar los movimientos básicos y de ser así bastará con un poco de práctica para adaptarte. De igual manera el juego te ofrece un abanico de opciones que te permite cambiar las acciones de los botones (o escoger entre tres modos de controles si juegas en PC). Una ventaja en cuanto a ajustes es también la variedad de idiomas en los que se encuentra el videojuego y dentro de ellos está, satisfactoriamente, el español.

Aggelos

En este sentido resulta más que sencillo entender los diálogos, los distintos menús y la narrativa sobre la cual se desenvuelve Aggelos. Este último aspecto es de pronto un punto no muy fuerte, sin embargo, cumple su función: respaldar los hechos que componen esta aventura. Nosotros como tal somos aquí un intrépido hombrecillo al que el destino le fijó una serie de objetivos para salvar el reino de Lumen, reino que así mismo se está viendo amenazado por monstruos extranjeros. El camino sobre el que marcharemos se enriquece de un combate cuerpo a cuerpo en el cual hasta las plantas participan; algunos secretos nos esperan y una pequeña muestra de puzzles conforman igualmente la variedad de este RPG de espíritu clásico y fachada moderna.

Aggelos

Todo luce casi que a la perfección, dentro de lo que abarca dicho mundo, de no ser por uno de los males que a mi parecer es capaz de aniquilar hasta la más gratificante y bien parecida experiencia de juego no lineal. Me refiero con desánimo a la reincidencia sobre la que caen con moderación a mayoría de los escenarios del videojuego al regenerar a los enemigos que ya habíamos eliminado; ya sea por que estamos retornando a cierta zona del mapa o por que debamos sí o sí regresar con una llave u objeto, el juego nuevamente nos sobrepone la misma cantidad de enemigos que encontramos desde la primera vez. Y no interesa cuantas veces atraveséis los escenarios, el título te retará a acabar con las criaturas una y otra vez sin cansancio, al menos para la máquina.

Los enemigos, por su parte, se comportan de manera adecuada y realizan bien su trabajo: ser una piedra en el zapato para nosotros. En cada zona del mapa tendremos un conjunto diferente de rivales con sus tamaños, formas, habilidades y cantidades de daño respectivas. Para combatirles disponemos de espadas, armaduras y poderes que a medida que avanzamos iremos adquiriendo o en su caso estarán disponibles en las tiendas de las aldeas; en esos pequeños bazares nos toparemos además con objetivos secundarios que nos proporcionarán recompensas monetarias y en ocasión objetos especiales.

Aggelos

Sin exigirlo, Aggelos se encarga de ofrecernos variedad, precisión y, a pesar de las “repetitivas” molestias, ofrece también una experiencia de juego agradable, misiones secundarias y una proporcionada duración. Claro, todo dependerá de tu forma de jugar y de la dificultad que elijas.

Llegando ya a la superficie es importante resaltar el apartado estético que inmortaliza este género y es, en este caso, donde la edad de los 16 bits tiñe por completo esta propuesta promotora de recuerdos y fiel a la reencarnación de los títulos retro con su pertinente sello de actualidad. Inclusive los escenarios por más impedidos que nos dejen lucen atractivos y con un buen nivel de detalle. Gráficos más que apropiados para la propuesta.

Aggelos

Algo que lamentablemente deja un poco más que desear y que aún así no podemos dejar pasar por alto es el apartado sonoro. Para empezar, la melodía que guarda la esencia retro y clásica te mantiene entretenido, los efectos de sonido son justos y oportunos, en cambio dicha melodía que de inicio a fin acompaña nuestra travesía se muestra un poco escasa de inventividad, por lo menos si le sumamos a eso la regeneración de monstruos que expusimos párrafos más arriba.

Fuera de aquella dos falencias más destacables, Aggelos supera el objetivo que le fue impuesto al salir a la luz, el objetivo de entregarnos una experiencia original, que nos remota a una era y nos hace recordar de donde venimos, pero a la vez nos mantiene conectados con el hoy. Aplaudible, mejorable y recomendado.

Aggelos

13,99 €
8.6

Gráficos

9.0/10

Sonido

7.5/10

Jugabilidad

9.0/10

Duración

8.5/10

Historia

8.8/10

Pros

  • Ofrece una jugabilidad cómoda e incansable
  • La experiencia de juego es gratificante
  • El as

Cons

  • Los escenarios se tornan repetitivos
  • El ambiente musical carece de variedad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.