Relic consigue captar la esencia de su mejor época y nos trae un Age of Empires IV adaptado a tiempos modernos sin perder su magia

Siempre es motivo de celebración el regreso de un gran saga, sobre todo cuando su última entrega sobrepasa los quince años de edad. Aunque cabe decir que nunca llegó a irse, más aún por las excelentes remasterizaciones de todas sus entregas, recibidas durante estos últimos años. Age of Empires IV vuelve por la puerta grande, ofreciendo una buena dosis de nostalgia para sus fans más acérrimos, adaptándose a los tiempos actuales y facilitando la entrada a nuevo público. Aunque entraremos en detalle más adelante con todo esto.

Relic Entertainment y World’s Edge han sido los encargados de traer de vuelta a una de las sagas más importantes en el mundo de los RTS. Una nueva entrega que se mira en el espejo de Age of Empires II y, gracias a la experiencia en el género y el cariño de Relic, ha conseguido recuperar la esencia de este en lo jugable y suficientes ideas propias para sentirse nuevo.

El envoltorio que rodea al núcleo jugable también está muy bien cuidado. Tanto su apartado artístico cómo todo el contenido multimedia en forma de cinemáticas de imagen real y textos se integran perfectamente y enriquecen mucho la experiencia. Aunque su contenido en forma de modos de juego no sea demasiado extenso, tiene potencial para ir mejorando con el tiempo gracias a su buena base.

¡Wololo!

Cómo comentaba más arriba, a nivel de gameplay encontramos una experiencia similar a la de AoE2. El sistema de control es prácticamente idéntico y además, Age of Empires IV vuelve a la Edad Media, manteniendo una estructura de gestión de las civilizaciones a través de las diferentes edades por las que iremos avanzando a largo de cada partida de una forma muy similar.

A primera vista puede parecer que las 8 civilizaciones disponibles sean pocas pero están lo suficiente diferenciadas entre sí para que ofrecer muchas posibilidades en cada enfrentamiento. Cada civilización ofrece una serie de mejoras y unidades únicas qué determinará el tipo de estrategia para hacernos con la victoria. Viejos conocidos cómo los Franceses o los Ingleses mantienen similitudes con sus “antepasados”, pero otras “nuevas”, cómo los Rus o el Sultanato de Dehli, ofrecen vías de crecimiento totalmente distintas. Cada una de ellas se siente lo suficientemente profunda para querer perfeccionar nuestra estrategia con ellas.

El plan para la victoria continua siendo el mismo, conseguir alimento, madera, oro y roca para expandir nuestra civilización mediante nuevo edificios y tecnologías. A medida que avancemos de edad desbloquearemos nuevos edificios y nuevas unidades con las que hacernos con el control de la partida. Entre las novedades jugables más destacables encontramos los bosques en los que nuestras unidades podrán mantenerse ocultas o el aprovechando de la murallas para poder combatir sobre ellas.

La interfaz también se ha rediseñado, las acciones que pueden realizar nuestras unidades y edificios se muestran de una forma más intuitiva en pantalla. Los atajos en el teclado también mantienen la misma asignación, aunque podremos modificar todo a nuestro gusto desde la configuración del juego. Los jugadores más veteranos encontrarán una curva de dificultad más accesible durante las primeras horas de juego. Cómo volver a montar en bici.

Un modo historia de lo más didáctico

Age of Empires IV nos ofrece tres experiencias para un jugador. En el modo historia podremos disfrutar de cuatro campañas protagonizadas por ingleses, franceses, mongoles y rusos. Rememorando diferentes momentos bélicos históricos a través de misiones por objetivos, dónde contaremos con uno o varios héroes en nuestras tropas que otorgarán diferentes tipos de mejoras a nuestras unidades. La variedad de misiones y los escenarios en los que se desarrollan nos permiten explorar distintos aspectos de cada civilización, sirviendo a su vez de tutorial.

Dónde más brilla el modo historia es en su presentación, con unas cinemáticas de imagen real que bien podrían formar parte de un documental del canal Historia. El ritmo de estas escenas es ligero, de poco minutos de duración y compensando muy bien lo didáctico con lo entretenido. Además, tras casi cada misión desbloquearemos más vídeos de un formato más similar al programa Cómo se hace, dónde conoceremos en detalle curiosidades históricas cómo que una sola cota de malla de un caballero contaba con 200.000 anillos forjados y entrelazados a mano (de nada). Bromas a parte, son de lo más interesantes.

El Arte de la Guerra es un modo de juego centrado en superar varios objetivos específicos en partidas con normas especiales. Se tratan de unos tutoriales avanzados en los que deberemos jugar de una forma concreta para conseguir el mejor tiempo. Tan solo hay disponibles sólo cinco desafíos, los cuáles no son especialmente difíciles de completar. Muy útiles para los recién llegados.

Por último, encontramos el modo Escaramuza, en el podremos crear nuestras propias partidas contra la CPU. Tendremos a nuestra disposición un total de 17 mapas que a su vez se pueden ambientar con 8 biomas diferentes. También podremos seleccionar otros aspectos cómo las condiciones de victoria, número de jugadores o tamaño del mapa.

El multijugador que ha mantenido viva la llama

Cómo es habitual en estos géneros que podríamos considerar de nicho, la comunidad es quién consigue que la saga perdure con el paso de los años. Age of Empires IV mantiene una estructura online similar a la que encontramos en las Ediciones Definitivas de sus tres primeras entregas. Podremos unirnos a partidas multijugador a través de un sistema de matchmaking, enfrentándonos a otros jugadores o jugando en cooperativo contra la CPU.

También podremos crear nuestras propias partidas o unirnos a salas creadas por otros jugadores e incluso observar partidas ajenas. Aunque todavía no está disponible, las partidas clasificatorias llegarán en un futuro ya que se encuentran bloqueadas en el menú del juego. Al igual que los mods creados por la comunidad, que suponemos que no tardarán mucho en llegar.

Para ir cerrando este análisis, mencionar un poco en detalle el apartado gráfico del título. Visualmente el juego luce más bonito que espectacular, no supone una revolución gráfica pero las animaciones de las unidades y la destructibilidad de los edificios están bastante detalladas. Los efectos de sonido me parece que están muy bien conseguidos y hacen que sea fácil reconocer a cada unidad. La banda sonora acompaña perfectamente cada partida con momentos épicos de algunas piezas.

Conclusión general de Age of Empires IV

Creo que Age of Empires IV supone un buen punto de partida para el regreso de esta mítica saga. A nivel jugable recuerda a su segunda entrega, el mejor de la saga para muchos pero adaptado a tiempos modernos. Los conceptos básicos del juego creo que han simplificado gracias a una interfaz y un control más intuitivo, pero las posibilidades de cada civilización le otorgan más capas de dificultad permitiendo profundizar más en nuestras estrategias.

A nivel de contenido sinceramente no deslumbra demasiado, el modo historia nos puede ofrecer un buen puñado de horas, pero pronto nos veremos avocados a jugar partidas rápidas contra la IA u otros jugadores. El hecho de que sólo hayan 8 civilizaciones también puede resultar escaso a medio plazo, aunque cómo decía antes, están los suficientemente bien diferenciadas para tener que dedicarles algo de tiempo antes de “masterizarlas”. Se echa en falta algún modo cómo las Batallas Históricas que vimos en anteriores entregas. Por suerte, si os gusta el juego competitivo, encontraréis una buena cantidad de gente jugando a su modo multijugador.

En definitiva, Age of Empires IV supondrá un dulce regreso a la saga para los jugadores veteranos y una buena puerta de entrada para los recién llegados. Estando incluido dentro de Xbox Game Pass os animo encarecidamente a probarlo a todos aquellos que no lo tengáis muy claro. Tenéis disponible el título desde la Store de Microsoft o Steam con juego cruzado entre ambas plataformas. Por lo pronto, la versión para consolas es sólo un proyecto en el horizonte.

Age of Empires IV

59,99€
9

NOTA

9.0/10

Pros

  • Recoje lo bueno de Age of Empires II y aporta nuevas ideas para sentirse renovado
  • Modo história muy completo, entretenido y didáctico
  • Civilizaciones bien diferenciadas entre sí
  • Interfaz intuitiva y sistema de control amigable, además de contar con buenos tutoriales

Cons

  • Se echa en falta algún modo más para un jugador
  • La IA es mejorable, los niveles intermedios no suponen mucha dificultad
  • Contenido cómo el creador de mapas o las partidas clasificatorias online no están disponibles de lanzamiento

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.