Aunque en cielo esté lleno de drones, en Ace Combat 7: Skies Unknown deberemos mostrar la valentía necesaria para hacer frente a esta nueva tecnología.

Después del buen sabor de boca originado por Ace Combat 6 hace ya la friolera de 11 años, Bandai Namco y a desarrolladora Project Aces no quieren perder altura con su saga icónica de aviación. En esta ocasión, y para no dar la sensación de franquicia continuista, dejan a un lado la guerra contemporánea que vimos en la anterior entrega con una acrobacia de 180° para fijar el objetivo a un futuro alternativo muy próximo, con tecnología avanzada que mantiene una lógica verosímil en todo momento. Ese giro puede gustar mas (o menos) a los amantes de Ace Combat, por lo que os recomendamos que estéis atentos a nuestro análisis para valorar si merece la pena encender el piloto automático hasta vuestra tienda y haceros con una copia del título.

Desde Erusea con amor

Al igual que pasaba en Ace Combat 6 (nota importante: título exclusivo de 360 y que viene de regalo con la compra digital de Ace Combat 7) tomaremos parte de un conflicto entre dos naciones ficticias. Osea contra Erusea, dos bandos que están en guerra desde hace mucho tiempo y que, pese a sus tratados de paz, siguen teniendo sus rencillas. Tal es así la tensión entre ambos territorios que finalmente Erusea rompe el tratado establecido para abordar a su país vecino con todo tipo de armamento, siendo los drones aéreos pieza clave en este ataque sorpresa y factor estratégico decisivo que deja a una Osea tambaleando frente al ataque imprevisto. Nosotros seremos espectadores de las hazañas de dos protagonistas: indirectamente con Evie, una chica muy interesada en la creación de aviones ultrasónicos a partir de piezas de desguace, y Trigger, un combatiente de las Fuerzas Pacificadoras de la Unión Internacional (IUPF) con muchas dotes para la aviación.

Ambos protagonistas contemplarán un cambio en su vida debido a unas acciones que no desvelaremos, y lo que en un principio parecen historias independientes, a las pocas misiones veremos el nexo común que las une. Sin ser una trama especialmente retorcida (al fin y al cabo, no olvidemos que estamos hablando de un juego de aviones) si que veremos sorpresas en su guión, giros en su trama y traiciones que nos harán dudar sobre quien es el verdadero malo de la película.

Las aeronaves más potentes con los controles más sencillos

Ace Combat 7 mantiene sus bases jugables que lo han hecho siempre tan directo y satisfactorio. Pese al buen detalle y realismo de las aeronaves, nos encontramos ante un titulo muy arcade con muy pocas pinceladas de simulación (y que aun así podremos quitar si no nos convencen…). El manejo de cada una de las naves es prácticamente el mismo, con unos controles simplificados que no requerirán ni un pequeño tutorial ni misiones de entrenamiento. Acelerar, frenar, virar para alinear al objetivo y disparar. Esos serán los patrones básicos y que ejecutaremos de manera frecuente en todas las misiones, aunque como hemos dicho, se puede profundizar un poco si activamos el modo de vuelo profesional donde controlaremos el cabeceo y alabeo del avión.

Pese a ese control poco realista (y que no gustará nada a los puristas del género), la sensación de vuelo en Ace Combat 7 es muy gratificante. Ya sea con la vista en tercera persona o dentro de la cabina, surcar los cielos con tu escuadra, observar la condensación del agua en el cristal cuando atravesamos una nube o sumergirte de lleno en frenéticas batallas entre misiles teledirigidos con ganas de acariciar nuestra cubierta es muy satisfactorio. También habrá momentos de aterrizaje y despegue, que como pasa con la tónica habitual del juego, han sido simplificados para que todo el mundo pueda disfrutar de estos procesos sin agobio.

¡F-16 , te elijo a ti!

A la hora de manejar los aviones todos se comportan de una manera similar como he comentado anteriormente, pese a que estén divididos en tres categorías diferenciadas. Por un lado, los cazas son nuestra mejor herramienta para acribillar al resto de aviones enemigos, por otro lado las aeronaves atacantes no pierden tiempo en vuelos ni acrobacias, siendo especialmente utiles contra objetivos terrestres y la clase polivalente encuentra el equilibrio justo entre combate aire-aire y aire-tierra.

He de reconocer que esta división no la he visto suficientemente regulada, y no he notado grandes cambios entre las clases salvo por algún arma especial concreta que pueden equiparse. Es una pena, porque el título con su historia y contexto podría haber ofrecido una mayor diversidad de vehículos (aéreos y por qué no, también terrestres) para hacer mas dinámica la campaña. Existen varios tipos de objetivos, como defender una zona del mapa, escoltar a otra nave o volar sigilosamente sobrepasando todos los radares sin ser vistos, pero todas y cada una de estas situaciones convergen a un nexo común que es el combate aéreo contra una cantidad concreta de enemigos.

¿El color del cielo significa algo para ti?

El futuro próximo en el que se contextualiza Ace Combat 7 nos permite tener lo ultimo en tecnología armamentística, pero siempre manteniendo unas bases de realidad e incluso basando ciertos cañones en prototipos que se están desarrollando en la actualidad. Nuestro mejor amigo para el combate será un lanzamisiles guiado que perseguirá a los enemigos hasta el impacto final, siempre y cuando disparemos con el ángulo y distancia adecuados para derribar a nuestro blanco. Otro clásico que no faltará a la cita será un cañón de riel electromagnético, efectivo contra los rivales si están en nuestro punto de mira, aunque al no ser automático, hará falta poner en juego toda nuestra habilidad y puntería. A partir de aquí, podremos ir desbloqueado nuevas formas de disparos alternativos que nos serán muy útiles dependiendo de la situación: habrá misiles múltiples estupendos para acabar con masas de drones a la vez, bombas dirigidas para los objetivos terrestres, misiles de largo alcance para comenzar con ventaja una ofensiva,etc..

Pese a esta variedad de tipos de aviones, personalización en sus armas y objetivos, hecho en falta aspectos que he visto en entregas pasadas. Sé que las comparaciones son odiosas, pero la evolución en el modo campaña que he visto en Ace Combat 6 no ha proseguido en Ace Combat 7. Me faltan misiones que se salgan de la tónica habitual como por ejemplo el uso de helicópteros, bombarderos o artillería terrestre que rompa con los esquemas o nos saque del letargo que puede suponer completar misión tras misión con la misma rutina de ataque. Y aparte de cosas que faltan, hay otros elementos que sobran, como el mar o mapeados tan simples. El titulo de Project Aces posee un diseño de aeronaves muy bueno, pero no hay tanto intereses en otros apartados visuales como pueden ser los escenarios. No será bien avanzada la aventura cuando empezaremos a ver la “chicha” de las localizaciones, con elevaciones de terreno que nos permitan escaquearnos del enemigo, batallas nocturnas y cambios en la orografía del terreno que nos permitan sacarle ventaja.

El modo online: fuera de la academia la batalla se endurece

Seré sincero en esta parte del análisis, y es que no he podido disfrutar como yo quería de la vertiente multijugador de Ace Combat 7 debido a la falta de usuarios que había en ese preciso instante. Pese a este problema, tenemos que destacar los dos modos de juego principales para el multijugador, que son Batalla Campal (lo que en otros lados se ha catalogado como el “battle royale” de Ace Combat 7 y que no lo es) y Duelo a Muerte por Equipos, el cual no necesita explicación. En ambas modalidades el objetivo a cumplir está claro: derribar al contrario para conseguir la mejor puntuación. Particularmente no me ha gustado, me parece un baile de misiles alrededor de un area predeterminada que no tiene mayor sentido. El esquive de cada proyectil se hace de manera fácil e intuitiva, por lo que derribar a un único rival supone un auténtico desafío. Puede que por equipos el factor estratégico haga de los combates un pasatiempo más llevadero, aunque de momento, Ace Combat 7 debería ser ensalzado por su campaña para un jugador más que por su modo online.

Un elemento común que tienen tanto el modo single-player de Ace Combat 7 como su vertiente multijugador es una de las mayores sorpresas del juego y la principal razón por la que seguir combatiendo. Se trata del árbol de aviones, una especie de tienda dentro del mismo juego donde iremos desarrollando diferentes ramas de evolución de las aeronaves, así como piezas adicionales o armas para el avión seleccionado. Lo que parece una tontería en su modo en solitario puede resultar decisivo en su multijugador, ya que todos intentarán mejorar su avión lo máximo posible y en niveles de juego avanzado, una mínima mejora pueda suponer la victoria en una partida. La inclusión de esta característica es puro vicio, y desbloquear todo supondrá muchas horas de vuelo. Pese a haber acabado el análisis, ya estoy pensando qué piezas comprar a mi nuevo avión para poder tener más velocidad en el giro…

Alcanzamos 30G, pero no HDR…

Visualmente ya hemos hablado bastante de Ace Combat 7, aunque me gustaría detenerme en aspectos puntuales, como son las físicas de las partículas en algún momento concreto. Es una maravilla cuando hacemos impacto al enemigo y su avión explota en mil pedacitos, con una estela de humo de nuestro misil y un fuego proveniente del interior del caza del rival muy bien recreado. También es sorprendente el efecto de las nubes sobre nuestro pilotaje, ya que aparte de restar visibilidad, pueden llegar a congelar nuestros motores provocando que caigamos a plomo hacia el suelo. Pequeños detalles que se van repitiendo a lo largo de los combates y que son bonitos de apreciar, aunque echamos en falta una opción HDR que le sentaría de maravilla a todo lo citado.

Su apartado sonoro tampoco está nada mal. Contaremos con melodías en los menús (y en las repeticiones) aunque en el momento de acción sólo escucharemos las voces de nuestra escuadra y el rugir de los motores en el fragor de la batalla. Hay un aspecto que me ha hecho perder más de una conversación interesante, y es que los personajes se pongan a hablar en mitad de combate. Uno está tan ensimismado en lo que sucede en pantalla que pierde el hilo del diálogo, incluso pierde la noción de la misión al no saber qué tarea nos han mandado realizar. Aunque sea difícil estar a las dos cosas a la vez, algo es algo, y pese a que Ace Combat cuenta con voces en inglés o japones, tendremos una buena traducción a nuestro idioma.

Conclusión

Sin lugar a dudas, Ace Combat 7 se postula como el mejor juego de aviación lanzado para Xbox One. Esto no quiere decir que sea perfecto, y es que se podían haber incluido muchas más variedades de misiones con otra serie de vehículos, acciones especiales en mitad de la batalla o un poco más de variedad a la hora de encarar los combates. Pese a eso, el título de Bandai Namco y Project Aces resulta muy divertido, ameno y sencillo de controlar en una primera instancia, pero más desafiante si activamos el modo de vuelo profesional o nos retamos con otros pilotos del mundo gracias a su vertiente online.

Ace Combat 7

59.99€
8

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.5/10

Jugabilidad

8.0/10

Duración/Diversión

7.5/10

Pros

  • Buen control adaptado para todo el mundo
  • El árbol de aviones ofrece horas de posibilidades
  • Ace Combat 6 gratis si compramos Ace Combat 7 digital

Cons

  • Falta variedad de combates
  • El online es muy básico y anodino
  • Todos los aviones se comportan de manera escandalosamente parecida