A Juggler’s Tale te transportará a un maravilloso, sencillo y bello teatro de marionetas que te cautivará.

En muchas buenas historias el narrador se erige a menudo como el mejor conductor y anfitrión, pero rara vez emerge como actor principal en la historia de otro. En A Juggler’s Tale nuestro  narrador y titiritero cuenta una historia y a la vez es parte de la misma. Esta narración, a priori típica y tradicional, de un teatro de títeres se convierte poco a poco en una aventura personal e íntima, cargada de una  atmósfera única e increíble.  En una posada medieval cualquiera, jóvenes y viejos, hombres y mujeres se agolpan frente al teatro de marionetas para pasar el rato, y al igual que nosotros acabarán encandilados ante esta sencilla pero cautivadora obra. Nuestra protagonista, Abby la marioneta, es una encantadora niña esclavizada por un circo ambulante. De día trabaja en el espectáculo y de noche es encerrada en su jaula en la más absoluta soledad, acompaña por un oso de circo, viejo pero afable.

Historia y escenarios profundos 

A lo largo de varios capítulos ayudaremos a Abby a lograr su libertad, pero no será fácil. Más allá de la metáfora de que siempre hay alguien “moviendo los hilos”, en A Juddgler’s Tale la realidad de la protagonista es funesta, atada y presa de sus hilos. Abby es víctima de los designios que para ella otros imponen. El juego es una alegoría a la búsqueda de libertad y libre albedrío. Nuestra protagonista luchará por romper los hilos figurados y literales que le atan a su destino escrito. Todo ello a través de un mundo de hadas medieval lleno de peligros y de trampas. El argumento primario es la libertad pero está se torna fiera y hostil frente a la “seguridad” de su jaula. Estar recluida quizás no es tan malo o esa piensa Abby, que comienza a replantearse, a medida que avanza la historia, si el mundo y la libre elección están hechos para ella, o por el contrario siempre será esclava de otros.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 27-09-2021_11-49-58-xl4v4r3b-1024x576.png

Origen y destino 

A Juggler’ Tale es un juego de Kaleidosecube, fundado por 4 estudiantes… si 4 estudiantes. El juego se gestó en el tiempo libre que tenían entre estudios y exámenes. Dominik Schön, Enzio Probst, Steffen Oberle y Elias Kremer son los nombres propios de este título. Juntos crearon la primera demo de A Juggler’s Tale, que arrasó en Game Connection Europa en 2019 y también ganó el premio al “Mejor prototipo recién llegado” en los premios German Computer Games Awards. A partir de ese momento el equipo fue creciendo alrededor de un proyecto que ha conseguido evolucionar y crecer para llegar hasta donde están hoy.

Plataformas y rompecabezas 

El título es un juego de plataformas, pero no al estilo clásico. Posee diversos puzzles y problemas que debemos resolver para cambiar el mapa y poder avanzar. El primero de ellos es lidiar con los engorrosos hilos de los que nuestra marioneta es esclava, y que por un lado nos limitan la movilidad pero por otro sirven de apoyo. Abby es capaz de saltar, mover objetos, coger cosas, correr, etc. todo para allanar su camino y poder avanzar. Como hemos dicho antes tenemos por delante una buen numero capítulos de una duración media de 10 minutos si sois rápidos con los puzzles. Estos son en mi opinión sencillos, quizás demasiado, yo me he pasado el juego sin usar una guía y nunca he estado más de 5 minutos con uno de ellos. Lo mejor de todo es que las mecánicas  no se hacen repetitivas. Tienes momentos de todo, persecuciones, sigilo, funambulismos, huidas, etc.

Cuando de verdad menos es más.

En el apartado técnico  A Juggler’ Tale es un juego 2D, pero la sensación general durante todo el juego es que nos movemos por un entorno semi 3D, con mucha profundad. El equipo de desarrollo ha conseguido que en el “plataformeo” nos dé la sensación de estar girando o moviéndonos de manera no lineal. Podemos decir que  estamos ante un juego de 2.5D. Sin embargo si es cierto que peca mucho de usar el izquierda a derecha para avanzar todo el rato y gran parte del tiempo nos moveremos en un plano vertical que varía poco. No posee la esencia laberíntica de un metroidvania ni pretende serlo. Estamos ante una aventura más visual y contemplativa.

Lo paisajes y el apartado gráfico nos puede parecer en principio sencillos y faltos de calidad, pero cuando los ves en detenimiento lucen hermosos, cargados de detalles, con un estilo artístico muy particular pero con una paleta de colores que nos hará recordar mucho a juegos como Ori and The Blind Forest. Sin embargo todo esto funciona a las mil maravillas. La ambientación es espectacular, la iluminación muy bien lograda cambia por completo como percibimos el entorno. El nivel de detalle de A Juggler’s Tale está cuidado al máximo, y hace hermoso correr por los bosques y páramos que tenemos por delante.

Que siga el espectáculo

En el apartado sonoro se ha trabajado a conciencia para trasmitir justo lo que se pretende. Tendremos momentos sin melodía alguna que acentuarán  la sensación de soledad de Abby, otros frenéticos con música animando las persecuciones o huidas con efectos que nos pondrán en alerta, momentos de sigilo ambientados muy bien musicalmente y otros felices llenos de color melódico. Los menús cuentan con unas melodías, diversas y animadas, que nos recuerda a las ferias medievales. Música de juglar para unos títeres de calidad.

Los menús de A Juggler’s Tale son muy sencillos pero efectivos. Contamos con las típicas  opciones  de configuración,  idioma (no está el español para la voces), tamaño de los subtítulos (que vienen en español y se pueden agrandar algo de agradecer para los miopes como yo) y podemos elegir el color de resalte de las cosas “interactúables”. Los objetos de misión principal tendrán una referencia de color para saber cuáles forman parte del puzzle. Esto es algo que facilita en demasía la resolución de los mismos. Los objetos de misiones secundarias, pocas pero las hay, no vendrán marcados y tendremos que investigar para sacar esos logros secundarios y futuras ayudas.

Un juego que no puedes dejar de probar.

En conclusión  Kaleidosecube  no ha hecho malabares con A Juggler’s Tale, ha conseguido crear un juego maravilloso que te enamora rápidamente. Con un apartado gráfico a la altura de los mejores plataformas, el título es una delicia de ver y jugar. La historia te absorben sin que te des cuenta y la banda sonora acompaña en todo momento.

Algunos dirán que es muy sencillo, otros que muy infantil, pero lo que si dirán casi todos, es que se lo han acabado. Y es que es imposible no tratar de ayudar a Abby y dejarla sola. Al fin y al cabo, ¿Quién no ha sido alguna vez marioneta de otro?

14,99 €
8.5

Gráficos

8.9/10

Música

8.8/10

Jugabilidad

8.1/10

Originalidad

8.5/10

Duración

8.0/10

Pros

  • Genial puesta en escena.
  • Ambientación y música muy acertados.
  • Visualmente una delicia.
  • Originalidad.

Cons

  • Duración un poco corta.
  • No tiene doblaje al español.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.