Home Análisis Análisis de Chess Knights: Vikings Lands – Ajedrez Nórdico

Análisis de Chess Knights: Vikings Lands – Ajedrez Nórdico

0

Analizamos Chess Knights: Vikings Langs, un juego de puzles basado en el ajedrez ambientado en bonitos y helados parajes nórdicos

Hoy os traigo uno de esos juegos para enriquecer la mente mientras disfrutamos de los helados paisajes de los fiordos nórdicos. Chess Knights: Vikings Lands es un juego de puzles basado en el ajedrez desarrollado por Minimol Games y QUByte Interactive. Un título que recuerda mucho a Knight’s Retreat, el cuál analicé el mes pasado, pero esta vez con un componente más activo. Si como yo, habéis visto recientemente la serie de Netflix Gambito de Dama y os ha gustado, seguro que encontraréis un buen aliciente para acercaros a este título.

Cómo viene siendo habitual en la saga Knights de Minimol Games, aquí también usaremos a nuestros caballos para completar los retos a los que nos enfrentemos. Pero esta vez deberemos tener cuidado con nuestros movimientos ya que encontraremos piezas enemigas que intentarán fastidiar nuestros planes. La premisa es ir a buscar a nuestra reina, rey o ambos a través de las líneas enemigas con el característico movimiento en L de nuestro caballo. Una vez consigamos llegar con nuestras piezas aliadas tocará deshacer el camino para regresar al punto de partida.

¡Thor Salve a la Reina!

La dificultad de Chess Knights: Vikings Land se centra en tener que esquivar a las piezas vikingas que se interpondrán en nuestro camino. Tanto en el viaje de ida para recuperar a nuestros reyes cómo en el de vuelta. Nuestros caballos no pueden hacer frente a las salvajes torres, alfiles y reinas nórdicas que nos encontraremos a lo largo de sus niveles. Por lo que si nos interponemos en alguna casilla que esté a tiro de los movimientos naturales de dichas piezas, eliminarán a nuestro caballo. En los primeros niveles del juego esto significaría el final de la partida ya que solamente contaremos con un caballo para retirar a nuestros aliados.

Pero a medida que vayamos avanzando encontraremos más piezas enemigas y también contaremos con más caballos entre nuestras filas. Eso significa que deberemos sacrificar a algunos de nuestros caballos para poder abrirnos paso a través de las piezas vikingas enemigas. Ya que cuando ellas nos ataquen también serán eliminadas del tablero. Eso sí, cómo mínimo deberemos mantener siempre a un caballo con vida con el que poder retirar a nuestras piezas aliadas, teniendo que hacer más de un viaje para poder rescatarlas.

Además, para darle una vuelta de tuerca más al reto, las piezas enemigas no nos estarán esperando en una misma posición. Sino que irán desplazándose por el tablero para impedirnos ciertos movimientos, creando algunas veces posiciones de no retorno dónde sólo podremos reiniciar la partida. Pero tendremos a nuestra disposición un botón de deshacer turno que podremos una tantas veces como queramos, aunque sólo un movimiento por cada uso.

Jaque Mate y Valhalla

Explicadas las mecánicas básicas que nos encontraremos en Chess Knights: Vikings Land, vamos a entrar a comentar su diseño artístico. Los escenarios que están alrededor del tablero en el que jugaremos son distintas ambientaciones de la mitología nórdica que irán cambiando a medida que superemos niveles. Encontraremos los clásicos fiordos, las calles de un poblado en Midgard o él árbol de la vida Yggdrasil. Una estética minimalista que acompaña y enriquece el apartado visual de unos exigentes puzles que nos harán sudar en más de una ocasión.

Las casillas por las que nos moveremos en el tablero también están decoradas con motivos norteños. Desde runas gravadas hasta duras rocas, tablones de madera y bloques de hielo por los que desplazarnos. También cuenta con una banda sonora original relajante que nos ayudará a mantener la concentración y unos efectos de sonido derivados de la roca y la madera.

Para ir cerrando el análisis me gustaría comentar la curva de dificultad que encontramos en Chess Knights: Vikings Land. En los primeros niveles a modo de tutorial iremos conociendo las mecánicas básicas a medida que aumenta la dificultad de sus puzles. No tardaremos mucho en encontrarnos nuevos retos que la irán incrementando. Aunque siempre que estos aparezcan contaremos con un par de niveles más ligeros con los que habituarnos a ellos. Lo cuál es de agradecer porque es posible que tengamos que estrujarnos el cerebro en más de una ocasión cuando nos encontremos con varias piezas enemigas sobre el tablero.

Conclusiones finales de Chess Knights: Vikings Land

En términos generales estoy muy contento con la experiencia que es jugar a esta saga de Minimol Games. Si sois amantes del ajedrez y los juegos de puzles no puedo hacer otra cosa que recomendaros Chess Knights: Vikings Land. Además, su precio reducido lo convierten en una gran experiencia al peso. Podréis pasar unas cuántas horas dándole al coco y evadiéndoos un poco del frenetismo de muchos de los grandes títulos que solemos jugar a menudo. Por menos de 5€ podremos sentirnos como la buena de Beth Harmon durante un rato.

Chess Knights: Vikings Land

3,99€
8.5

NOTA

8.5/10

Pros

  • Gran juegos de puzles con mucha variedad de desafíos
  • Curva de variedad bien implementada
  • Banda sonora relajante que ayuda a la concentración

Cons

  • Algo más corto que otras entregas de la saga
>