Beyond Blue nos traslada la vida del fondo del océano a nuestras consolas

E-Line Media, una compañía que tanto desarrolla como publica, se conoce globalmente por hacer un uso muy peculiar y curioso de los videojuegos. Esta los utiliza como medio de comunicación entre jugadores, sociedad y mundo, ya que mediante ellos trasmiten unos conocimientos fundamentales, situaciones o experiencias con poca repercusión mediática. De esta forma, quieren generar un impacto de concienciación en el sector y abrir conocimiento sobre temas poco tratados o desconocidos para muchos. Esto es algo que ya trataron en colaboración con Upper One Games gracias a uno de sus primeros juegos Never Alone (Kisima Innitchuna), una aventura de plataformas y rompecabezas entrañable que nos acercó la cultura de los Iñupiat. Y eso mismo quiere tratar de hacer con Beyond Blue, su nuevo proyecto que ya tenemos en nuestras manos y que vamos a analizar en las siguientes líneas.

Beyond Blue ha sido desarrollado y publicado directamente por E-Line Media, así pues se trata de una producción propia a diferencia de Never Alone. Esta propuesta dista bastante de la citada, pues su planteamiento, a pesar de tener ciertas similitudes en el carácter documental, se enfoca más en la exploración que en las plataformas y los rompecabezas. De esta forma, encararemos a Mirai, una oceanógrafa que estudia la vida marina y su comportamiento junto a su equipo científico. Este equipo de científicos tiene una misión, y es que haciendo uso de las nuevas tecnologías exploran el vasto océano para tratar de mostrar cuan útil son esos avances tecnológicos y cuáles son las relaciones de los seres que viven en este increíble mundo acuático.

La verdad sea dicha, estamos ante una buena forma de concienciar a la gente de que el mar y su salud, así como su mantenimiento, es muy importante. El equilibrio del ecosistema es una tarea de todos, así que vivir de primera mano todas las tareas que realiza este equipo científico puede ayudar a que esto sea más visible. Asimismo, toda esta amalgama de exploración y descubrimiento está apoyada por una serie de información muy detallada acerca de todas las criaturas marianas que nos encontramos. También se han incluido una serie de vídeos en los que a modo de documental más puro nos explican cosas de lo más interesantes, cuya relación con el tema que estamos tratando está más que justificada.

Y bien, vista la orientación del juego es inevitable pensar que a nivel jugable la cosa debe ser más bien justita. Evidentemente, así es. A nivel jugable, el título es muy sencillo y simple. Siendo Mirai, nos enfundaremos en nuestro traje de buceo para nadar de un punto a otro del escenario y así buscar balizas, escanear criaturas y recoger datos para su posterior análisis en la base marina. Así pues, el videojuego es más una experiencia relajante y entretenida, sin muchas más pretensiones que una finalidad didáctica, ya que, en definitiva, lo que trataremos de hacer es completar la enciclopedia de criaturas que están disponibles en el juego.

En el sentido didacta de la propuesta, nos encontramos con una gran cantidad de información y detalles de cada especie que nos encontramos y escaneamos. Asimismo, se han incorporado una serie de vídeos de imagen real para complementar la experiencia, lo cual es todo un detalle. No obstante, nos hubiera gustado tener a nuestro alcance más mecánicas de juego u opciones, puesto al fin y al cabo somos más testigos que jugadores.

Como hemos comentado ligeramente antes, el título cuenta con una base marina que no es más que un batiscafo. A él regresaremos tras cada inmersión o expedición para recopilar y analizar todos los datos que hemos recogido. Aquí es donde tendremos pequeñas conversaciones con los miembros de nuestro equipo, donde podremos consultar toda la enciclopedia y vídeos, así como ser partícipes de un pequeño hilo argumental que nos guía a explorar la vida submarina mientras intentamos compaginar el trabajo con nuestra vida personal. También nos es posible escoger la música que queremos escuchar mediante un sencillo reproductor.

La duración de la propuesta está entorno a las tres o cuatro horas, unas pocas más si decidimos completar toda la enciclopedia de criaturas y explorar cada rincón del mundo subacuático. En esta duración no entra todo el contenido en vídeo de imagen real que se aporta a modo de documental, ni el que podemos presenciar en el batiscafo. Añadir también que después de completar la aventura, se nos permite explorar a nuestro antojo las distintas regiones que visitamos durante el transcurso de la historia.

En cuanto al apartado visual, Beyond Blue muestra un acabado bastante correcto que se recrea en los modelados de las criaturas marinas. Sin embargo, se olvida un tanto del entorno al presentar unos parajes un tanto genéricos y faltos de detalle. No obstante, el videojuego es capaz de crear momentos muy especiales en los cuales obtenemos unas estampas muy dignas. Habiendo sido testigos de este producto, quizá no habría sido descabellado implementar una opción para VR o que esta se hubiera orientado para esta tecnología. Lo cierto es que seguramente le sentaría a las mil maravillas y la experiencia sería aún más inmersiva si cabe.

Por último, el apartado sonoro está a un gran nivel. Este aspecto del juego es muy importante si lo paramos a pensar, pues recrear los sonidos que se producen bajo del mar como el de todas las criaturas que habitan en él puede ser bastante complicado. Sin embargo, hemos de decir que E-Line Media ha logrado plasmar muy bien todos los efectos y sonidos, por lo que el trabajo en este sentido ha sido muy bueno. Por otro lado, la banda sonora acompaña muy bien el desarrollo de la aventura con temas relajantes, así como otros más melódicos, consiguiendo así la sensación de calma y relajación que trasmite el enfoque jugable del título.

Conclusiones

Beyond Blue es un claro ejemplo de que los videojuegos pueden fomentar, enseñar, concienciar y crear impacto. Nada que ver con las terribles sentencias de que son el mal, dañinos o que no aportan nada. También nos vuelve a hacer plantearnos si los videojuegos son realmente arte, lo cual creemos firmemente que bien podrían serlo sin ningún tipo de duda. El título nos propone un viaje encantador, relajante y amigable al fondo marino para conocer en profundidad gran parte de la fauna que lo habita. Jugablemente no es que sea nada revelador ni tampoco muy variado, pero cumple claramente con su intención didáctica.

Beyond Blue

19,99€
6.6

Gráficos

7.0/10

Jugabilidad

5.5/10

Sonido

7.5/10

Duración

6.5/10

Pros

  • La profundidad didáctica del título
  • Los efectos de sonido están bien cuidados
  • Una propuesta diferente y relajante

Cons

  • Jugablemente tiene poco que decir
  • Puede llegar a hacerse repetitivo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.