Los seguidores de Attack on Titans están de enhorabuena con el lanzamiento de un título que es muy fiel a la saga original y que muestra todo lo acontecido en la primera temporada…y un poco más.

Poco a poco, mes a mes y año tras año, el popular manga nipón Ataque a los Titanes (aunque casi todo el mundo tenemos como referencia el Anime) se ha hecho un hueco en nuestros corazones. La personalidad que destilan todos los personajes, su envolvente historia, y la crudeza de los Titanes, han hecho que todos estemos expectantes de ver cómo se va a desenvolver su trama. He de confesar que no hace mucho visualicé la primera temporada del anime, y eso me ha servido para coger con más fuerzas el juego que hoy analizamos, Attack on Titans: Wings of Freedom y poder ofrecer unas impresiones con el mayor fundamento posible. Si bien podría catalogarse como un producto “fan service”, lo cierto es que posee ciertas mecánicas originales que iremos desvelando en este análisis, al igual que otros fallos que restan enteros a la puntuación final.

Attack on Titans: Wings of Freedom ofrece un modo principal, el modo campaña, donde se nos narrarán todos los hechos vividos en el conocido Manga y/o el Anime. Quienes no hayan leído o visto nada acerca de esta exitosa serie, puede que al principio se encuentren un poco perdidos por la presentación de tantos personajes a la vez, pero prestando un poco de atención (y sabiendo inglés) podrán acceder sin ningún problema a la trama. Sin entrar mucho en detalles, por temas lógicos de “spoilers”, simplemente informar que en el título que hoy abordamos nos pondrá en la piel de un grupo de personas que pertenecen al último bastión de la humanidad, quienes viven afincados dentro de unas zonas amuralladas protegidas de unos seres colosales conocidos como Titanes. Esta paz y seguridad que ofrece el muro se viene abajo cuando un Titán especial, el Titan Colosal, derriba la fortaleza dejando que todas estas bestias irrumpan en las ciudades y pueblos de los humanos. Es en este momento, donde Eren Jaeger, protagonista de la historia, junto con sus amigos, deciden formarse y alistarse en uno de los regimientos para erradicar a estos seres humanoides con una técnica de combate de lo más particular y que os contaremos a continuación.

Si bien la altura de los Titanes ya supone un problema para vencerlos (miden entre 3 metros los más pequeños hasta 15 metros los más grandes), su punto débil los hace casi invulnerables, ya que estas bestias colosales sólo se pueden eliminar si se realiza un corte en su nuca. Para acceder a esta punto mortal, la humanidad que vive tras los muros ha desarrollado un equipo de maniobra tridimensional, con el que a través de sus propulsores y el despliegue de cables, pueden acercarse al particular talón de Aquiles de estas bestias. No será tarea fácil, ya que aunque los Titanes tengan una inteligencia limitada, un paso en falso y seremos su almuerzo…

attack on titans img5
Si los Titanes nos cogen, aún tenemos una posibilidad de librarnos de ellos llamando a un compañero o cortándole sus dedos.

Volviendo a centrarnos en el modo historia del juego, tenemos que decir que la base principal son los combates contra los Titanes aprovechando este equipo de maniobras tridimensionales. Como si fuéramos el conocido hombre-araña, tendremos que movernos por las calles de la ciudad hasta dar contra estos seres colosales. Una vez que nos enfrentemos a un Titán, tendremos que pasar del modo exploración (por llamarlo de alguna manera) al modo combate, fijando al objetivo y señalando una de las cinco partes que tendrán disponibles para que ataquemos: ambas piernas, ambos brazos y, por supuesto, la nuca. Aunque la única forma de eliminarlos sean atacando directamente en su cuello, a veces la potencia y agilidad de estos seres te obligará a seccionar primero uno de sus miembros para que sean más débiles y fáciles de derrotar. Puede que al principio este sistema de combate parezca muy lioso, (y de hecho lo es, sobre todo cuando nos enfrentamos a un grupo de Titanes numeroso y queremos cambiar de objetivo) pero con práctica y planificando la estrategia de ataque conseguiremos derrotar a estas criaturas.

attack on titan img4
Atacar su nuca será el punto clave para vencer a los Titanes.

No estaremos solos en esta “titánica “odisea, y contaremos en la mayoría de las misiones con otros tres compañeros controlados por la IA que nos ayudarán de diversas maneras: o bien atacando directamente a las zonas que nosotros hayamos previamente atacado, o bien distrayendo a nuestro enemigo para que nosotros podamos ejecutar el ataque final. Existen distintas categorías de compañeros, que pasarán desde los básicos de clase C hasta la clase S, y la forma que tiene el juego de incentivar a conseguir la tropa perfecta es bastante acertada. A través de misiones secundarias iremos ayudando a estos amigos que se unirán a nuestra causa, y que verdaderamente serán muy útiles para enfrentarnos al Titán anormal que aparecerá siempre al final de cada fase. Además, estas “side-quest” también nos proporcionarán ayudas de otras diversas maneras, como avituallamiento de gas para nuestro equipo de maniobras tridimensional, u hojas para nuestra espada, ambos objetos imprescindibles y que se irán gastando a medida que los vayamos usando.

Otro elemento importante en Attack on Titans: Wings of Freedom, es el crafteo, el cual nos servirá para mejorar nuestro equipo. Para conseguir los materiales, básicamente tendremos que seccionar las piernas o brazos específicos que nos asignen, aumentando la variedad de materiales con los que desarrollar nuevas armas, propulsadores o cuerdas, incluso mejorar la equipación que ya tenemos. Acabar cada nivel con la mejor nota posible también tiene premio, ya que si completamos la misión con un rango S, obtendremos más y mejores materiales que si lo completamos con un nivel B. Todo cuenta para obtener la mejor nota, asi que tocará dar lo mejor de uno mismo para conseguir los más bizarros y mejores elementos que nos ayuden en nuestra cruzada en pos de defender la humanidad.

attack on titan img3
El apoyo de los compañeros será vital para el éxito de la misión.

Sin duda, Koei-Tecmo se ha aventurado mucho en crear un sistema jugable que nunca antes había sido incluido en un juego de su estilo ,así como propuestas estratégicas que funcionan, y aunque el tiro les ha salido bueno, vemos otros grises que definen muy bien los gustos de la desarrolladora. Porque en el fondo, muy fondo del asunto, encontramos signos del género “musou” que pueden arruinar la experiencia a un público que espera otra cosa de esta saga. Es cierto que no derrotamos a cientos y cientos de personas, pero por media en cada nivel podemos acabar fácilmente con 20 o 30 titanes (con lo difícil que lo plantean en el anime), y el mapa a la hora de buscar las misiones secundarias es muy parecido a lo visto en otros juegos de la compañía. Por no citar la repetición de misiones, todas basadas en acabar con cualquier amenaza que se interponga en nuestro camino (salvo en momentos muy concretos que los conocedores de Ataque a los Titanes ya sabréis cuales son…). En definitiva, el 90% de misiones se basan en matar los titanes que tenemos a la vista, realizar las misiones secundarias para mejorar nuestra formación (matando más titanes), cumpliendo el objetivo principal de turno (basado en matar más titanes) para enfrentarnos al jefe final (un titán con más vida de lo normal). Todo esto lastra la diversión de un título que a la larga es repetitivo, y al menos en mi caso, acabé jugando simplemente por ver las cinemáticas entre misiones, más espectaculares y variadas que el propio juego en sí.

Se me olvidaba citar el otro modo de juego, llamado Expedition Mode, que no dejan de ser más misiones en diferentes zonas asignadas, con la posibilidad de escoger por nosotros mismos el personaje que queramos controlar. Como punto a favor diremos que los elementos crafteados en este modo, así como el nivel de nuestro protagonista o el de nuestro regimiento se conservan para la aventura principal, asi que si notamos que la campaña principal se nos hace un poco cuesta arriba, siempre podemos gastar nuestro tiempo en mejorar habilidades en esta segunda modalidad. Existe otro elemento importante en el Expedition Mode, y es su vertiente cooperativa hasta cuatro jugadores que nos hará los objetivos más fáciles, amenos y en buena compañía.

attack on titans img2
Según avancemos, encontraremos enemigos más poderosos, como este Titán peludito.

Podríamos dedicarle medio análisis al apartado gráfico que destila Attack on Titans: Wings of Freedom, en una montaña rusa de emociones donde a veces deslumbra, y otras llega a decepcionar. Tiene un estilo cell-shading bastante particular, con buenos trazos negros, y con un efecto de borrosidad cuando alcanzamos altas velocidades con nuestro equipo de maniobras tridimensional que nos puede recordar al anime. Las cinemáticas, con un modelado tridimensional, nos ofrece lo mismo que hemos visto en la serie, pero desde un punto de vista diferente, todas ellas a un buen nivel general. El punto flaco es su sistema de colisiones, un verdadero desastre y que puede sacarte de la acción completamente. Para empezar, los edificios pueden ser destruidos por los titanes, pero de una manera tan artificial que no es creíble en absoluto. Es más, estos titanes a veces se quedan encallados en elementos indestructibles, siendo una víctima perfecta de nuestra hoja (incluso los titanes anormales más peligrosos también sufren de este problema). Ya he mencionado el lío que es cambiar de objetivo cuando existe más de dos o tres titanes en pantalla, pero más lioso es cuando se entrelazan unos con otros, solapándose con sus brazos y piernas, haciendo imposible ejecutarlos de forma correcta. Hasta nuestros pilotos atravesarán sus cuerpos si el caos predomina la pantalla. Si perdonamos estos pequeños contratiempos, que no os quede duda de que Attack on Titans: Wings of Freedom tiene un diseño muy parecido a la obra que todos conocemos. Para eso se trata de un producto fan-service en toda regla.

attack on titan img1
Cada escena reconstruida del anime es una maravilla que no dejamos de visualizr.

A los más puristas puede que no les importe tanto, pero el juego no tiene opción de cambiar el doblaje, ni la traducción. Así que afinad bien los oídos, y agudizad bien esos reflejos leyendo, ya que el Attack on Titans: Wings of Freedom está en japonés, con subtítulos en inglés (y un inglés bastante avanzado, a decir verdad). Puede pasar que el título tenga el doblaje original en su idioma correspondiente, ya que a algunos usuarios no nos importa porque hemos visto muchos animes de esta manera, pero al menos tener el detalle de tener textos en español habría dado más oportunidades a que jugadores ajenos al manga a anime se enteraran mejor de lo que sucede. Por lo demás, el juego cumple estupendamente, con una banda sonora a la altura, y unos efectos de sonido muy conseguidos.

Puntuación
Gráficos
65 %
Sonido
65 %
Jugabilidad
75 %
Duración/Diversión
65 %
Compartir
Artículo anteriorDirecto de Titanfall 2 Tech Test 2 en ComunidadXbox + Sorteo Deus Ex Mankind Divided
Artículo siguienteAnálisis F1 2016 para Xbox One
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here