Bethesda no parece pasar por su mejor momento por lo que analizamos cuales pueden ser las causas.

“Bethesda Softworks” hace unos años era un nombre que relacionábamos rápidamente con videojuegos que ofrecían grandes aventuras y mundos muy interesantes. En esa época, era un nombre que al escucharlo solo podíamos relacionar con enormes RPGs de mundo abierto que elevaron el nombre del estudio a la categoría de legendario. Lamentablemente, parece que en los últimos tiempo esto ya no es así. Hoy en día, Bethesda trae a la mente diferentes imágenes: mal acabado de sus últimos títulos, tecnología técnica desfasada, lanzamientos apresurados e incluso algunas falsas promesas han sustituido a los juegos y experiencias que antes asociábamos con el nombre “Bethesda”. Ahora, con el lanzamiento del fantástico RPG de Obsidian, The Outer Worlds, queda claro que el estudio pionero de todo un género de RPGs no pasa por su mejor momento. Entre esto y la mala toma de decisiones del año pasado, que afectó bastante a la credibilidad del estudio, debemos preguntarnos qué ha pasado para llegar a esta situación.

Fallout 76

Durante los últimos años, el estudio se ha basado básicamente en el éxito bestial de The Elder Scrolls V: Skyrim. Vale, Skyrim es un juegazo, pero ya han pasado casi ocho años desde su lanzamiento (original). En ese tiempo, el estudio ha lanzado dos juegos: Fallout 4 y Fallout 76. Este último ha sido sin duda el que ha hecho saltar las alarmas durante el año pasado gracias a la constante corriente de debacles que se derivan también del mal manejo de lo que de verdad es el juego por parte de Bethesda. Siendo un juego bastante entretenido, no se puede negar que la experiencia no está ni mucho menos cerca de lo que los aficionados y fans esperaban. Lo mismo podría decirse de Fallout 4, que sin ser un juego malo ni mucho menos, no estaba tampoco a la altura de Fallout 3 o Fallout: New Vegas. Por si fuera poco, este usaba el motor reciclado de Skyrim, que como hemos dicho fue lanzado hace ya 8 años. 

Para aquellos que no lo saben, todos los juegos recientes (y no tan recientes) de Bethesda Softworks han sido desarrollados usando lo que es más o menos el mismo motor gráfico desde hace más de 10 años. Se usó para desarrollar Fallout 76, Fallout 4, Skyrim y Fallout 3. También se usó para desarrollar The Elder Scrolls IV: Oblivion y The Elder Scrolls III: Morrowind. Morrowind fue lanzado originalmente hace diecisiete años, lo que significa que el estudio ha estado utilizando una tecnología bastante anticuada para crear todos sus juegos, algo que en el momento en el que estamos no es normal. Por supuesto, el motor ha sido muy modificado y mejorado a lo largo de los años, pero lo que es la base del motor siguen ahí y eso se nota. Esto es sin duda un factor que explica porqué Skyrim, Fallout 4 y especialmente Fallout 76 parecían gráficamente anticuados para su época, y es un gran factor que explica por qué todos ellos sufren muchos de los mismos problemas técnicos. A pesar de ello, parece que Bethesda sigue contenta con el antiguo motor, ya que incluso lo están utilizando para desarrollar Starfield y The Elder Scrolls VI, lo que no es un buen presagio para ellos, teniendo en cuenta el historial del motor hasta ahora.

Si eso por sí solo no fuera suficiente para decepcionar a los aficionados de Bethesda, deberían serlo los nuevos factores que han surgido, como la competencia directa y el extraño comportamiento de la compañía durante el año pasado. El nombre de Fallout 76 ha conseguido permanecer en las noticias durante un año completo desde su lanzamiento en noviembre de 2018. Pasando por un lanzamiento roto, a promesas no cumplidas, hasta la implementación de un servicio de suscripción muy criticado, la triste historia de Fallout 76 es una con la que la mayoría de los jugadores ya están al menos familiarizados. El juego ha recibido algunas buenas noticias recientemente, pero eso no es suficiente para olvidar todo lo vivido para ahora.

Si algún juego pudiera demostrar que Bethesda no está atravesando su mejor momento, The Outer Worlds, de Obsidian, lo sería. The Outer Worlds tiene todo lo que los fans amantes de los RPGs de Bethesda y más. Más allá de eso, no se ve afectado por ninguno de los errores y dificultades de rendimiento inherentes a los juegos desarrollados por Bethesda. The Outer Worlds es la secuela espiritual de Fallout 3: New Vegas, algo que los fans llevan años esperando. Con una ambientación conseguida, mundos llenos de lugares interesantes para visitar, personajes que parecen muy interesantes y una mezcla satisfactoria entre el juego antiguo y lo nuevo, hacen que este título parezca uno de la antigua Bethesda.

En los últimos años, Bethesda Softworks da la sensación de que no consigue dar con la tecla. Sus juegos desde Skyrim han tenido la sensación de haber sido lanzados con apuros y/o mal planificados, con problemas derivados por un motor desfasado y una aparente apatía por parte de los responsables de la toma de decisiones. Su comportamiento desde el lanzamiento de Fallout 76 ha sido bastante comentado por todo el mundo y no por muchas cosas positivas. La compañía ya no parece estar entre las mejor en su género, ahora que Obsidian ha demostrado que es muy posible hacer un RPG al estilo de Fallout/Elder Scrolls que está bien pulido y es superior a sus predecesores. Esperemos que el futuro le depare a Bethesda mejores augurios o lo tendrán bastante oscuro. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.