Albert Penello habla sobre la obsesión de algunos puristas de que los juegos lleguen a los 60 frames por segundo casi de forma obligatoria

albert penello
Xbox One X de Albert Penello

Los PC actuales pueden alcanzar una potencia gráfica muy considerable en equipos de gama alta, aunque parece que las consolas se han quedado un poco atrás. Aquí entra en acción la llegada de Xbox One X, con sus 6 teraflops de potencia y su promesa de una experiencia 4K real.

Los jugadores de todo el mundo esperan que esta nueva máquina les de una experiencia de verdaderos 4K y una tasa de 60 frames por segundo en los títulos que ya existen y reciben un parche gratuito para Xbox One X y los que están por venir. Pero no nos engañemos, porque desde Microsoft nunca se prometieron esos 60 fps en todos los juegos. Es más, jamás presumieron de ello y recalcaron que la consola tiene la potencia necesaria para ofrecer esta calidad, pero queda en manos de las desarrolladoras aprovechar esta potencia extra.

“Hay puristas de los 60 fps que piensan que eso es una obligación”

Albert Penello, salió al paso de estas “acusaciones” en una entrevista con Metro, donde comentó: “hay una discusión interesante que tiene mucho que ver con el trabajo artístico en los juegos, lo que el desarrollador de hardware puede decir y lo que pasa en realidad. Hay puristas de los 60 fps que piensan que eso es una obligación“.

El jefe de Marketing de Microsoft añadió que la decisión sobre la tasa de fps en un videojuego queda en manos de los desarrolladores, palabras que coinciden en el discurso de todos los ejecutivos de Microsoft, y comentó:  “podríamos poner mayor poder en Xbox y aun así habrá desarrolladores que correrán todo a 30 fps. Eso ha generado un debate interesante al respecto y nos preguntan ¿por qué no tienen 60 fps en cada juego? Bueno, pues porque los desarrolladores no quieren hacerlo, no quieren que su juego corra de esa manera, pero lo harían si quisieran”.

Además, Penello también confirmó que todos los juegos se verán mucho mejor en Xbox One X, lo que muestra la seguridad de los ejecutivos de Microsoft en la nueva bestia Xbox One X.