El presidente de Estados Unidos anunció la entrega de unos F-52 a Noruega, avión que sólo existe en la ficción de Call of Duty.

Hoy os traemos una noticia graciosa de la mano del mismo presidente de Estados Unidos, el polémico Donald Trump. Sabemos de antemano que se trata de un error en su comunicado, pero todo el revuelo que se ha formado debido a su metedura de pata bien merece que la expliquemos en la web.

En una conferencia de prensa emitida en la Casa Blanca, Trump explicó que Estados Unidos había entregado varios aviones de combate F-52 a Noruega. Hasta aquí todo parece correcto, salvo por el “pequeño” detalle de que el F-52 (que sepamos hasta la fecha) no existe a día de hoy, sino que es una invención del estudio Infinity Ward para su último juego, Call of Duty: Infinite Warfare. Intenciones ocultas, fallo a la hora de comunicar el escrito, o muchas noches sin dormir por parte del redactor de la nota de prensa jugando al shooter de Activision han hecho que el presidente de Estados Unidos vuelva  a encontrarse en un aprieto.

Si os quedáis con ganas de saber cómo “se comportaría” un F-52, os dejamos con la misión de Call of Duty: Infinite Warfare donde aparece tal prototipo ficticio. Crucemos dedos para que ambos países no empiecen a comerciar con el Martillo del Alba…