Según ellos, Destiny no cumplió con las expectativas financieras.

Activision ha comentado sobre la decisión de separarse de Bungie, desarrolladora de Destiny, diciendo que fue un acuerdo “mutuo y amistoso” entre ambas compañías y que, en última instancia, fue la decisión correcta para el futuro.

“Bungie se centra en la IP [Destiny] que han creado y nosotros nos centramos en ver las oportunidades con nuestras franquicias más grandes y ofrecerles nuestros mejores recursos”, dijo Coddy Johnson, Presidenta y Directora de Operaciones de Activision Blizzard. “Nuestra decisión fue tomada de común acuerdo con Bungie para vender los derechos comerciales. Y para nosotros, al menos, estaba dentro nuestra estrategia general”.

“Destiny es una franquicia muy aclamada por la crítica y jugadores, con contenido de alta calidad, pero que no satisfacía nuestras expectativas financieras”, añadió.

“Activision y Bungie firmaron originalmente un acuerdo de 10 años para la franquicia Destiny en 2010, con varios otros estudios bajo su supervisión, incluyendo High Moon y Vicarious Visions, que ayudaban a la franquicia. Ambos continuarán ayudando a Bungie en este período de “transición”, confirmó Activision.

El primer Destiny se lanzó en 2014 y fue apoyado por cuatro grandes expansiones, mientras que la secuela apareció tres años más tarde. Bungie seguirá apoyando a Destiny 2, con nuevos contenidos hasta el verano de este año.