Vamos a disfrutar de planear

De nuevo la desarrolladora independiente de Serenity Forge nos ha vuelto a sorprender con un juego de plataformas en 2D, The King’s Bird. Tal es su belleza que Graffiti Games no ha dudado en distribuirlo para que todos los jugadores podamos disfrutar de este juego. Lo más importante de este título no es la historia en sí, sino el mensaje de libertad que guarda. Una experiencia que os recomiendo a todos (sobre todo a los que como a mi nos apasionan las plataformas), ya seáis jugadores veteranos u os estéis iniciando en este apasionante mundo. Este juego es un canto a la libertad en todos sus sentidos. ¿Jugamos?

The King's Bird
The King’s Bird

Un mismo juego con muchas historias, ¿cuál será la tuya?

Encendemos The King’s Bird y lo primero que tenemos que hacer es volar, todo una experiencia que desde niños hemos soñado, ¿pero…. qué es eso?. Un aro de luz nos captura y nos deja caer a nuestra suerte en lo que parece ser una ciudad. Saltando, derrapando y haciendo un poco de parkour llegamos hasta lo que parece ser un palacio. Es en ese momento donde volvemos a ver nuestro aro de luz el cual nos vuelve a encerrar pero esta vez con un final muy distinto. Cuando conseguimos escapar lo hacemos con unas “alas”. El rey se percata de ellas y nos recrimina pero sin saber muy bien por qué, el aro se rompe y nos toca huir del lugar. Realizando acrobacias y planeando llegamos hasta un bosque en el cual dará comienzo nuestra aventura.

Y…¿esta es la historia?. Bueno, en líneas generales sí. Aunque podría tener varias lecturas. Como los personajes no hablan podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación. Desde que somos la hija del rey y no aguantamos más los quehaceres de una princesa, hasta ser una pequeña ladrona la cual roba lo más preciado del reino.

The King's Bird
The King’s Bird

Volar y planear, todo es empezar

Todos hemos soñado alguna vez con la posibilidad de volar, la sensación debe ser única. Pues en The King’s Bird podría llegar a sentir esa sensación de libertad, aunque primero tenemos que controlar los movimientos y para ello al comienzo del juego tenemos un pequeño tutorial. En el nos enseñarán los movimientos básicos como saltar, derrapar y planear. Un tanto escueto pero como todo en los videojuegos lo mejor es ponerlo en práctica. Para ello entramos en la primera pantalla donde encontramos 5 altares, en cada uno de ellos nos esperan 4 pruebas (algunos tienen cinco pruebas). Dentro de ellas deberemos encontrar un número determinado de “pájaros”, estos nos seguirán por toda la pantalla hasta que lleguemos a un pequeño totems donde serán liberados con una explosión de luz. En ese momento nosotros seremos transportados hacia la entrada de la partida y podremos seleccionar otra pantalla.

The King's Bird
The King’s Bird

Por el momento no hay dificultad ¿verdad?, lo divertido viene ahora. ¿Os pensabais que esto era saltar al vacío desde el punto A y llegar hasta el punto B?, bueno en esencia sí. Pero la cosas se complica cuando a esto le añades espinas en las paredes y recovecos un poco estrechos. Si además le sumamos la velocidad que alcanzas cuando enlazas un vuelo con un derrape y un salto la dificultad aumenta.

Os garantizo que en muchas ocasiones no te da tiempo a pensar en qué movimiento hacer. Y os veréis abocados a una caída hacia el abismo o estampados contra las espinas.No os preocupéis, ya que no volveréis al inicio de la pantalla. Por el camino encontraréis unas farolas las cuales se encenderán a vuestro pasa y de esa manera guardarás el progreso. Como buen plataformas es difícil pero llega un momento en el cual le coges el pulso. Es entonces cuando sólo piensas en disfrutar y conseguir todos los “pájaros” en el menor tiempo posible. ¿No os lo había dicho?. Cada pantalla cuenta con un temporizador, este os indica el tiempo que habéis tardado en completar dicha pantalla.

La belleza de los degradados

The King’s Bird no solo es bello en su jugabilidad sino también gráficamente. El degradado del color creando una gama monocromática dentro de cada pantalla es pura belleza. Siempre tenemos unos puntos brillantes bien definidos, las alas de nuestra protagonista, los pájaros y las espinas. Mientras que el punto de oscuridad lo da nuestra protagonista. Dentro de este juego podemos diferenciar varias civilizaciones desde la romana por sus frescos hasta la griega por sus columnas, sin olvidarnos de esa selva que bien nos podría recordar al Amazonas.

The King's Bird
The King’s Bird

Todo un placer para los sentidos que viene acompañado por la música, aunque en algunas ocasiones es repetitiva no te cansaras de escuchar. Unos sonidos relajantes es lo que necesitas en este juego donde lo más importante es disfrutar.

La combinación perfecta: Bonito y difícil

Siendo una apasionada de los retos y los niveles con un grado de dificultad que va en aumento he de decir que The King’s Bird es perfecto. Vas superándote en cada pantalla y cada vez quieres que el temporizador tenga un tiempo más inferior al anterior. Esto hace que repitas las pantallas una y otra vez. Lo que también me ha gustado son sus colores y la forma en la que le han dado la profundidad justa a este título. Es un placer planear y esquivar los obstáculos hasta llegar a conseguir todos los “pájaros” y llegar a la meta. Aunque reconozco que de tanto apretar los botones (no se muy bien para que), acabe con un dolor en los nudillos bastante importante. Una experiencia que no os defraudará.

 Os recuerdo que podéis disfrutar de The King’s Bird en Xbox One, PS4, Nintendo Switch y PC. 

The King's Bird

15´99€
7

Gráficos

6.0/10

Sonido

6.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Duración/Diversión

8.0/10

Pros

  • La jugabilidad es de lo mejor que tiene el juego
  • la dificultad al ir en aumento no te llegas a hacer una idea clara de lo complicado que puede ser a veces
  • Una gama de colores muy bien llevada para dar la profundidad que el juego necesita

Cons

  • La historia, por mucho que nos deje volar la imaginación creo que debería de tener más cuerpo
  • En ocasiones puedes perderte en ese amasijo de laberintos pero encuentras la "meta"