Con el segundo episodio a sus espaldas, Microsoft está mejorando su propuesta mensual y los resultados son palpables gracias a su puesta en escena.

Ahora si que si, Microsoft ha realizado un programa televisivo mensual digno de elogio, lleno de sorpresas y que ha gustado tanto a escépticos como a habituales de este formato. Una de esas personas “desconfiadas” al ver el primer episodio fui yo, quien no acabó muy convencido después de ver el programa especial dedicado a Sea of Thieves, con muchos detalles curiosos, pero carente de sorpresas o de un contenido fluido que llamase mi atención. De los errores se aprende, y aunque de lejos queda de ser un segundo episodio perfecto, Microsoft ha sabido equilibrar la balanza para que haya noticias de peso, entremezcladas con entrevistas y otro tipo de bloques que aportan bajo mi punto de vista el espectaculo televisivo que hay que buscar.

Para empezar, la inclusión de una escaleta, o sumario de todo lo que van a tratar es muy importante para hacerse una idea del programa al que nos enfrentamos. Esto vale para no sentirse perdido, conocer si los puntos clave serán de nuestro interés o saber el estado de duración del programa. En mi caso concreto, una vez que comenzaron a hablar de Robocraft Infinity supe que hasta la vuelta con The Walking Dead no había nada que llamase mi atención, y pude dejar el Inside Xbox en un segundo plano mientras atendía otros menesteres. Esta misma situación seguramente le ocurriría a otras personas con otros secciones: seguro que hubo gente esperando el momento donde se hablara de PUBG, o Ghost Recon: Wildlands, etc., pudiendo dosificar el programa gracias a esa planificación inicial.

Pero la joya de la corona no es esa, ni mucho menos. Microsoft tiene muchos pilares con los que sostener su consola, ideas originales, completamente nuevas y que no sabe explotar lo suficiente… salvo por pequeños despuntes como los de ayer, que espero que se conviertan en tónica habitual de aquí a un futuro. Si algo sorprendió del Xbox Inside fue el anuncio de los próximos retrocompatibles, extraídos directamente del catalogo de la Xbox original. No se queda la cosa ahí, ya que aparte de mostrar la caratula, pudimos apreciar los cambios entre su versión primigenia y su optimización en Xbox One X. Ese es el espíritu: dejar tus cartas sobre la mesa y no solo anunciar, sino mostrar al momento esas mejoras sustanciales para que la gente se haga eco desde el minuto uno.

Entrevistas argumentadas o con un motivo aparente a figuras dentro del mundo del videojuego, trailers y vídeos de títulos que van a salir, incluso tutoriales con las nuevas mejoras que añadirán a Xbox One. Todo me vale. Todo es válido mientras ofrezcan una variedad capaz de mantenernos enganchados esas dos horas de programa mensual. ¿Se puede mejorar? Eso esta claro. Aspectos básicos como una buena traducción, o una falta de ritmo en algunos momentos son problemas que se solventarían simple y llanamente si el Inside Xbox dejara de ser en directo. Supongo que con el tiempo, con más rodaje, conseguirán perfeccionar la dinámica que poseen. De momento, de no querer saber nada de Inside Xbox, en mí ya han conseguido captar mi atención por conocer los secretos que aguarda su próximo episodio del mes de Mayo. ¿A ti te pasa lo mismo?