Aunque el tiempo pasa y las modas cambian, a veces es bueno volver a revivir esos grandes momentos de nuestra infancia, y gracias a Deep Ones lo podremos hacer.

En muchas ocasiones los estudios desarrolladores se retrotraen con sus obras a la época clásica de los 8 y 16 bits, con el pixel como bandera y con referencias a los recreativos de los ’90 o las consolas domesticas que por aquella década existían. Pocos o casi ningún proyecto con ese aire nostálgico va mas atrás, y aunque a día de hoy tenemos oportunidad de disfrutar de títulos que viajan a los comienzos del videojuego, partiendo de los ’70 con evoluciones de Galaga, Pacman y derivados, o sentidos homenajes como nos encontramos en Rare Replay, hacen falta ideas frescas, originales y que rompen con los esquemas, como sucede con el titulo de Sometimes You, llamado Deep Ones. Porque señores y señoras, nunca es tarde para volver a disfrutar de las emociones y sentimientos que transmite un ZX Spectrum.

Bienvenido al Yellow Submarine

Bajo su curioso apartado gráfico encontramos una aventura que transcurre en el lecho marino, con todos los peligros reales y ficticios que ahí se pueden dar. Todo ocurre cuando Diver, nuestro protagonista, ve cómo su pequeño submarino es atrapado por los tentáculos de un pulpo gigante, teniendo que abandonarlo a su suerte para empezar una travesía a pie en busca de la bestia que apresa su única manera de volver a la superficie. Por el camino se deberá enfrentar a todo tipo de flora y fauna que habita en el fondo del océano, y hasta piratas fantasma de un viejo navío hundido. Todo esto, sin perder nunca la seña de identidad del juego, ese apartado gráfico sustraído directamente de un Spectrum ZX.

La vuelta a los colores vivos

Deep Ones no se caracteriza ni mucho menos por presumir de un apartado gráfico de excepción, pero si de ser lo bastante original como para enganchar al fan nostálgico que quiera revivir una aventura de la misma manera que hizo hace 35 años. Con solo unas lineas de colores, un océano representado por un telón negro y algún elemento punteado para rellenar espacios vacíos el estudio Sometimes You ha conseguido dotar a su obra de una personalidad propia. Además, aunque yo no encuentro mucha relación salvo una skin puntual, el título está inspirado en juegos como Bioshock o en obras escritas por H.L. Lovecraft, un binomio de lo más interesante.

No todo se ancla en el pasado, ya que encontramos pequeños detalles como la iluminación que era impensable realizarla en tiempos de Spectrum o similares de la época. Ademas, y aunque suene a broma, Deep Ones está optimizado para Xbox One X, donde se aprecia una resolución de 4K que perfila aun mas el contorno de los objetos en pantalla. Por desgracia, y aunque Deep Ones ofrece cierta variedad de situaciones submarinas, muchas de las fases de las que consta el juego se vuelven aburridas por lo largas que pueden ser. Caminar,saltar, disparar en un bucle de escenario que llega a ser molesto cuando llevas 10 minutos haciendo lo mismo.

Alza la espada o apunta con el arpón

Los controles son muy básicos, y casi tomados también de la época. Al principio Diver sólo podrá saltar, pero a medida que avancemos iremos ganando habilidades como disparar un  arpon, realizar una especie de dash o blandir una espada. Entendemos que parte de la gracia es emular las mecánicas de hace 35 años,y por eso hay acciones que cuesta ejecutarlas, como el disparo. Para poder lanzar un arpón, serán bastantes las veces que tendremos que pulsar el botón para que finalmente se realice el tiro deseado, y si queremos disparar en el aire, tendremos que realizar todo tipo de triquiñuelas con el control. Esta lentitud a la hora de disparar puede ponernos entre las cuerdas en mas de una ocasión, y desesperar a quien no esté habituado a esta oxidada jugabilidad. Por suerte,  el salto y resto de habilidades funcionan de manera correcta, sin “sustos” ni fallos varios.

Aparte de ir del punto A al punto B, habrá enfrentamientos contra jefes finales, persecuciones curiosas donde somos asediados por un tiburón, o incluso pantallas que se alejan un poco mas de los saltos para enfocar la acción a los disparos desde otra perspectiva. Como he comentado, la monotonía puede ser nuestro peor enemigo (mas peligrosa que los enemigos del juego, con una IA nula, por cierto) y aunque se agradecen este tipo de fases, siempre hay cabida a una mayor variedad. El océano es muy grande, y con toda ese apartado visual que presenta el juego, se podría haber elaborado un producto mucho mas variado y repleto de reminiscencias a joyas del pasado.

Politonos submarinos

Tenía mucho miedo respecto al apartado sonoro de Deep Ones, sinceramente. Esperaba unas composiciones midi estridentes, machaconas y que rompieran la magia del juego, pero me he encontrado todo lo contrario. No es que sean las mejores que vamos a ver en un juego indie, y ni siquiera nos quedaremos con la tonadilla cuando juguemos, pero acompañan de manera sutil a Diver en toda su aventura acentuándose un poco más en las escenas de acción. Además, el juego está traducido al español, aunque poco importa ya que los diálogos serán nulos.

Conclusión

Deep Ones es un gran homenaje a aquellos títulos que salieron hace 35 años en la flamante ZX Spectrum. Su estilo visual se mantiene (aunque con mejoras en su iluminación para hacer un producto más acorde a los tiempos actuales) e incluso los controles, siendo muy fluidos, nos retrotraen a esa época tan mágica del videojuego. Otras cosas no nos gustan tanto, como la reiteración de fases parecidas y la duración de cada pantalla, que acaba restándo puntos a un producto que seguro agradará a los usuarios de la vieja escuela en busca de recuerdos perdidos.

Deep Ones

4.99€
6.5

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

6.0/10

Duración/Diversión

6.0/10

Pros

  • Volver a revivir la época de ZX Spectrum
  • Alguna situación que se sale del "plataformeo"

Cons

  • Fases excesivamente largas
  • Se podía haber explotado más el mundo submarino