A la censura de las estatuas se le une imprecisiones históricas realizadas de manera deliberada.

Ubisoft ha estado en el candelero con la polémica referente a Assassin’s Creed: Origins Discovery Tour. Este modo censura todas las estatuas desnudas que aparecen y ahora la propia compañía ha admitido haber reescrito la historia como una forma de priorizar el “juego inclusivo” sobre el “sexismo histórico“.

“Discovery Tour fue creado para ofrecer a la máxima cantidad de personas de diversas edades y orígenes culturales la capacidad de visitar un mundo perdido hace mucho tiempo, el del antiguo Egipto, y aprender sobre su historia. Trabajamos mano a mano con educadores e instituciones académicas para adaptar el contenido a cada audiencia, incluyendo estudiantes más jóvenes, teniendo en cuenta las sensibilidades culturales que pueden ser diferentes de un país a otro”.

Muchos de los jugadores aficionados a la historia no estaban en absoluto satisfechos con la censura de las estatuas, ya que creen que el arte no debe ser censurado o alterado de todos modos.

Sin embargo, el desarrollador francés Tim Soret (puedes ver el tuit sobre estas lineas) publicó varias imágenes que revelaron que Ubisoft admitió haber reescrito la historia en Assassin’s Creed: Origins.

Lo sorprendente de la última foto (una de un antiguo kalpis del siglo V a. C. aparecido en el Museo Británico de Londres, Inglaterra) describe una situación del todo inexacta. El texto se refiere a cómo la educación en Alejandría fue representada dentro de Assassin’s Creed: Origins. El texto dice: “Aquí se muestra a niñas y niños asistiendo a una clase impartida por uno de los retóricos de la época”.

Según Ubisoft: “El equipo tomó la decisión de mostrar a los dos géneros que asistían a clase en el contexto del mundo del juego. A pesar de que es históricamente inexacto, el equipo sintió que no era necesario priorizar el sexismo histórico por encima del juego inclusivo”.