Bryan Sparks y Leonardo Del Castillo, nos explican cómo se lleva a cabo el desarrollo de una nueva videoconsola.

El propósito desde el principio para el desarrollo de Xbox One X, fue crear la consola más potente del mercado y que tuviese la capacidad de ofrecer, una resolución de 4k nativos pero con un diseño de tamaño adecuado.

El arranque inicial del proceso

Como podéis imaginar, cuando una persona debe crear la consola más potente del mundo, surgen muchas preguntas antes de iniciar el proceso: ¿Cómo hacer que tenga un proceso óptimo? ¿Cómo podemos hacer que sea compacto? ¿De qué manera podemos aprovechar las últimas tecnologías?

Estas preguntas se querían abordar durante su desarrollo, pero todos los críticos estaban de acuerdo en que debería reproducir juegos a 4K reales, para tener claro nuestro objetivo y la arquitectura que utilizaría el sistema.

En Escorpio, todo fue diseñado para ofrecer el máximo rendimiento, pero respetando la compatibilidad con Xbox One y Xbox One S, en el motor  de su núcleo lleva a cabo este proceso y casi todos los componentes se han hecho a medida para que el equipo cuente con suficiente libertad, para que todo encaje perfectamente en  torno a cosas como las unidades ópticas, unidades de disco duro, y los componentes de la memoria.

El Diseño del Sistema

A la hora de crear el diseño del sistema, el equipo sabía que todas las piezas debían encajar y tomaron el feedback de la comunidad con respecto a Xbox One S para saber qué era lo que pedía la comunidad.

“No queríamos que Xbox One X,

fuese mayor que la Xbox One S”

Esto nos llevaba a la pregunta de ¿cómo añadir un 40% más de potencia, manteniendo el mismo tamaño? En este punto, era esencial trabajar con Leo y los ingenieros, para que llevasen a cabo esta transformación de manera eficiente en potencia y espacio.

Encajando el rompecabezas

Después de estudiar con los ingenieros la posición de los componentes, se llegó a la conclusión de que tenía más sentido apilar componentes como la unidad óptica y el disco duro, para crear la altura óptima del sistema.

La placa se colocó directamente en la parte superior para evitar la necesidad de una ventilación en la parte superior, mantendrá la limpieza y permitirá mantener el diseño de monolito que buscábamos en el diseño.

Otro desafío al que se enfrentaron, fue el de tener la fuente de alimentación de manera interna, se utilizó un modelo pequeño que permitiese alimentar los componentes de esta consola que es un 40% más potente que Xbox One S, pero buscábamos que su consumo fuese muy parecido.

 

Refrigeración

Inicialmente se propuso un disipador de calor, que funcionará como una base con un radiador y un ventilador en la parte superior de la misma. El problema de esta solución era que añadía mayor altura al sistema.

“Tenemos innovaciones en el mundo del PC, eso es lo que aprovechamos,

utilizando la cámara de vapor que se puede ver en tarjetas gráficas de gama alta”

Es fascinante ver el diseño que utiliza un sistema con cámara de vapor, se basa en aprovechar la transferencia de calor a través de la evaporación del agua que contiene. El siguiente problema era, como expulsar el aire caliente del sistema, para ello se diseñó un modelo virtual para estudiar el comportamiento del aire dentro del espacio disponible y detectar así los puntos calientes del sistema.

 

La Vibración

El disco duro y la unidad del lector, utilizan componentes adaptados para evitar que se transfiera la vibración, con esto se evita que el rendimiento se vea afectado y que la lente de la unidad óptica pueda sufrir algún deterioro por los fallos de lectura, que podría producir la vibración de las partes mecánicas de los componentes.

‘Primero realizamos el diseño de una placa base, a continuación vamos a diseñar un chasis alrededor de la placa base…’

Adaptamos la distribución de los componentes a la distribución ya estudiada de antemano en la placa base, Leo también menciona que “cada uno de los componentes y donde se ubica es fundamental”. No podemos mover ni siquiera un milímetro los agujeros que hay alrededor de los componentes, podría interferir con otros productos.

El Toque Final

Querían transmitir sensaciones a través del color de la consola, por ello la versión S, utiliza un color  blanco, mientras que la Xbox One X utiliza el color negro mate.

“Para Xbox One S, hemos desarrollado un nuevo color llamado Robot Blanco”

Bryan Sparks, explica que para la Xbox One X querían encarnar el poder de la consola a través del color negro para darle un aspecto atrayente con los reflejos que se proyectan sobre su superficie. Después de todas las combinaciones posibles para el diseño, se decidieron por el color Infinito Negro, para resaltar su aspecto se le añadió textura de diferentes grosores para que las tonalidades de luz resaltasen su aspecto y llamasen la atención tanto en la parte superior como en la parte inferior de la carcasa.

“No construimos para nosotros;

Hemos creado para el jugador”

Para Xbox es un hecho histórico y por eso la intención original era que tuviese el aspecto de un monolito en su forma vertical, “Todos estos detalles y su refinamiento nos ha llevado en el camino correcto para ofrecer la mejor consola jamás creada”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here