Valve ya tuvo un juicio con Blizzard por la propiedad de la IP de DOTA, ya que aprovecharon que Blizzard no renovó el registro de la IP y Valve se hizo con ella para utilizar la marca y lanzar DOTA2.

Esto sucedió hace muchos años y terminó con un acuerdo por el que Valve es dueña de la IP y Blizzard puede sacar mods del juego. Ahora existen dos compañías demandadas por Blizzard y Valve, ya que han empleado materiales pertenecientes al juego DOTA para lanzar sus propios juegos.

Lo curioso es que el juego DOTA nació de un mod de Warcraft III desarrollado por Eul en 2002 y por eso es el propietario legítimo de los materiales extraídos del juego por las compañías Lilith Games y uCool. Warcraft III contenía una cláusula por la que los mods no se podían vender por lo cual la venta de DOTA a Valve era Ilegal.

Otro motivo de disputa con Valve es que no son los legítimos dueños del material que contiene porque en 2004 Eul publicó en un post que DOTA pasaba a ser de código abierto, por lo tanto los desarrolladores podrían realizar cualquier mod y utilizar todo su material, algo que ya se establece como Open Source, no puede venderse a otras compañías y por ello dicen que Valve no es propietaria de la fuente real de DOTA.

Hacen hincapié en que no se les puede demandar ya que Eul publicó en 2004 que el proyecto DOTA pasaba a ser Open Source y por lo tanto no se les puede reclamar nada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here