El estudio concluye que el problema no son los medios de comunicación, sino los conflictos sociales combinados con la genética de cada persona.

Los videojuegos siempre han sido considerados los grandes culpables de los sucesos ocurridos en los últimos tiempos. La única razón con la que la gente acusa a los protagonistas es la de que jugaban a videojuegos violentos, pero parece que esto se ha acabado. Al menos así lo desvela un estudio realizado por el doctor Christopher J. Ferguson que concluye que consumir contenidos violentos no son necesariamente prescriptores de comportamientos violentos en el futuro.

Este estudio, llevado a cabo por la Texas Z&M International University, sostiene que la combinación entre algunos problemas sociales y la genética son realmente la causa de este tipo de conducta. “A pesar de la preocupación existente sobre la influencia de los medios, la exposición a ellos no parece funcionar como un factor de riesgo para la delincuencia de los adultos. La genética sola no parece desencadenar un comportamiento criminal, pero en combinación con un catalizador social, véase crecer en un ambiente hostil, permite ver los resultados negativos”, explicó Ferguson. “En nuestra muestra hemos experimentado que el afecto materno parece reducir el impacto de la genética en la delincuencia de los adultos”.

A ver si con estos resultados los políticos de E.E.U.U. entienden que nuestra afición no tiene la culpa.

COMENTA LA NOTICIA EN NUESTRO FORO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here