El redactor que os regala estas líneas cuenta ya con 35 años de edad, de los cuales más de 25 se han visto acompañados por esta (antaño) maravillosa y floreciente industria del entretenimiento digital.

Desde la Atari 2600, hasta la absolutamente novedosa y flamante Xbox ONE, pasando por Nintendo NES, Sega Master System II, Sega MegaDrive, Super Nintendo, Game Boy Advance, Nintendo GameCube, PlayStation, Xbox, PSP, PlayStation II, Nintendo DS, Xbox 360, PS3 y Nintendo 3DS, todas ellas me han ido acompañando a lo largo de mi vida, y de cada una de ellas guardo un grandísimo recuerdo en forma de horas y horas de trepidante diversión a un precio más que razonable, lo que las convertían en un entretenimiento al alcance de la mayoría de personas, y que contribuyó a que se popularizasen de un modo excepcional.

También recuerdo aquella sensación de bienestar que sentía al pasarme un juego, pues sabía que tras los créditos me esperaban suculentas recompensas en forma de personajes adicionales, nuevas fases jugables, items excepcionales que te animaban a rejugarlo, o códigos que te otorgaban infinidad de ventajas. Pero lo mejor de todo no era eso, lo mejor de todo es que era… gratis.

Hoy día, aquellas sensaciones se han perdido, dando paso a aberraciones tales como la que hoy nos ocupa, y es que los DLC´S se han apoderado de una industria cada vez más hundida en la miseria, que en lugar de preocuparse por ofrecer productos de calidad a precios razonables como lo hacían años atrás, se centran en vendernos subproductos inacabados a precios desorbitados, pretendiendo que los completemos a golpe de talonario con infinidad de añadidos que, años atrás, habríamos conseguido como merecida recompensa a nuestra perseverancia, de forma gratuita.

Bethesda ha sido la última en darse cuenta de que la generación actual está plagada de consumidores sin criterio, que harían cualquier cosa con tal de hacerse con contenido adicional a cualquier precio, y es por ello que ha llevado hasta el extremo más insospechado esta deleznable práctica que hoy me lleva a redactar este artículo.

“No vamos a vender contenidos por valor de 60 dólares o más a cambio de 30 dólares” son palabras que han salido de boca del propio Pete Hines en respuesta a las duras críticas recibidas respecto a la subida de precio del Season Pass de Fallout 4, y es que éste ha visto incrementado su precio de 29,99€ a 49,99€, lo que supone el doblar su precio de salida.

¿Soy el único que percibe la extrema gravedad que se esconde tras esta noticia? Porque cuando unos añadidos (sean los que sean, y vengan en la cantidad en la que quieran venir) cuestan lo mismo que un título completo de salida, deberíamos preguntarnos ¿En qué se ha convertido la industria del videojuego? ¿Está ya restringida sólo a los pocos descerebrados que acogen estas prácticas con los brazos abiertos, pues parecen disponer de fondos ilimitados?

IMG_20160218_181323Si hacemos números y a los (en el mejor de los casos) 64,95€ que Fallout 4 costó de salida les añadimos los 49,99€ que cuestan sus maravillosos y numerosos DLC´S, obtenemos la escalofriante cifra de 114,98€, cantidad que deberemos desembolsar si queremos disfrutar del producto terminado, pues se ve que con los primeros 64,95€ no daba para todo.

¿Dónde fueron a parar esos incentivos que nos daban por terminar un juego? Ah sí, que ahora han sido sustituidos por gráficos “espectaculares” y cinemáticas millonarias, y es por ello que no podemos disfrutar de un producto terminado, teniendo que completarse a base de “parches” de pago o a modo de fascículos, que es otra de esas grandes ideas con las que la industria ha tenido a bien recompensarnos. Si a eso le añadimos que ahora ya no tienen que gastar dinero ni siquiera en testeadores, pues somos los usuarios quienes testeamos las betas de forma gratuita para que ellos lancen el producto de forma medianamente decente, no entendemos cómo, aun así, siguen incurriendo en escándalos como los protagonizados por Assassin´s Creed Unity o Watch Dogs, entre otros.

Por suerte, el usuario de Xbox (Y cada vez más, también de la competencia) no suele ser un usuario que cierra los ojos y abre la boca para tragar sin mesura lo que esta avariciosa industria quiera darles, y existe un cierto nivel de exigencia que me hace tener un poco de esperanza para con este sector al que aún tengo un cariño especial.

IMG_20160218_181415Quizás no esté todo perdido, y un día nos levantemos, leamos la “prensa especializada” de nuestro país y digamos “Vaya, quién lo diría, todo vuelve a ser como antes”.

Porque de ilusiones, también se vive…

¿Qué opinión te merece este artículo? (Comenta en nuestro foro).

4 Comentarios

    • De nada amigo, solo decimos lo que la gente piensa de forma unitaria, pero con la suerte de poder llegar a mas usuarios gracias a la web. Es por ello que, si queremos preservar esta pequeña parcela de los videojuegos, la cual amamos, tenemos el deber de decir lo que otros, a golpe de cheque, se empeñan en ocultar.

  1. Totalmento de acuerdo con el articulo, tengo los mismos tacos que tu, y he tenido las mismas consolas, pero lo de estas dos ultimas generaciones, sobre todo la ultima da miedo y verguenza a partes iguales, esto o para, o me da a mi que esta nuestra querida industria tiene los dias contados tal como la conocemos.

    • Lamentablemente es así. O hacemos un frente común o nos van a meter “Street Fighter’s V” a montones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here