1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.

Guitarristas en Nintendo DS

Tema en 'Consolas' iniciado por Fitypaldis, 27 Jun 2007.

  1. Fitypaldis

    Fitypaldis Nuevo Miembro

    Las sesiones más profesionales de guitarra de acordes están aseguradas en este nuevo Jam Sessions. Un juego sólo posible en Nintendo DS y que ha sabido sacar el máximo partido al sistema táctil de ésta. La creación y el sonido al servicio de la doble pantalla.

    A veces, cuando algún estudio decide arriesgarse y crear productos absolutamente rompedores y novedosos sin importar su posibilidad de éxito comercial, surgen ideas fascinantes, obras que se alejan del término "juego" y son ya más bien complejos programas con los que pasar un buen rato investigándolos a ellos y a nosotros mismos. La música suele ser la nota dominante en las temáticas de éstos y Jam Sessions no ha querido dejar pasar la oportunidad que le brinda DS para dejarnos un completo simulador de guitarra.

    Aunque a priori se pueda pensar en un juego al estilo Guitar Hero, la mecánica y la jugabilidad que ofrecen son radicalmente distintas. No hay retos de reflejos, no hay velocidad, no hay canciones. Todo queda simplificado en una mesa de audio que da distintas posibilidades al jugador para que cree o reproduzca sus propios temas.

    La complejidad y seriedad con la que se nos presentará la interfaz del título le hace asemejarse a programas informáticos de creación musical tan conocidos y usados como Guitar-Pro, por ejemplo. Los menús son sobrios, claros en su estructura y sin dar apenas explicaciones, y desde el principio se deja al jugador toquetear todo lo que quiera en acordes, cuerdas y efectos sonoros digitales.

    No obstante, una especie de minimalista minijuego basado en descubrir, repetir y seguir diferentes series de notas nos permitirá desbloquear cuerdas de nuevos colores y sonidos para tocar en su modo de estilo libre, el principal. Por tanto, repetimos, se trata de un juego al estilo Electropankton, sin niveles, sin misiones, sólo para los meros entretenimiento y creación del propio jugador.

    Sin duda es una apuesta arriesgada para una portátil pero que es precisamente por su sistema táctil por lo que se ha elegido la bipantalla de Nintendo. En todo momento permaneceremos con una mano en el Stylus y otra en la cruceta, o en los botones si se es zurdo. Con el lapiz rasgaremos la cuerda de la supuesta guitarra y con los botones o cruceta marcaremos el acorde que queremos que suene en cada momento.

    Éste es el planteamiento básico y continuo que nos brinda el juego, lo que hará que resulte aburrido para quien busque un reto y diversión acelerada más que entretenimiento pausado y repetitivo. No obstante, el jugar con los efectos de sonido como la reverberación, los ecos o la distorsión de cada acorde que marquemos nos brindará un sinfín de matices y posibilidades más típicas de un programa profesional, aunque siempre sin llegar a serlo, pues está adaptado a una consola portátil.

    La simplicidad gráfica y de presentación casi asusta y dan la sensación de título inacabado o beta. Colores grises y apagados bañan cada uno de los menús y hasta la pantalla jugable, la cual, cabe decir, se basará en una cuerda sobre fondo negro en la táctil y una leyenda de la configuración de botones en la superior. De vez en cuando aparecerá un dibujo o animación simple, por acompañar.

    A los botones o cruceta podremos asignar cualquier combinación de acordes, sostenidos y efectos que se nos ocurra, la más usada en cada canción que queramos representar o con la que queramos trabajar. Así, y con la ayuda de los gatillos, tendremos a nuestra disposición un plantel de 24 sonidos distintos en acceso directo más la infinidad de posibilidades al acabar la representación musical.

    Podremos mover las escalas y tramposes, realizar todos los acordes existentes, hasta los sostenidos y elevados y probar con todo tipo de combinaciones. Por supuesto, según la duración o golpecito de nuestro trazo en la pantalla táctil se reproducirá una negra, una blanca, corcheas, punteos o redobles pudiendo reproducir cualquier canción que se nos ocurra o diseñemos.

    El único minijuego que nos propone un reto se basa simplemente en repetir las notas que marque el juego, con su duración y matices de sonido. Empezando por estructuras básicas de acordes como C, E o G7 acabaremos interpretando auténticas obras de gran variedad y complejidad sonoras, las cuales nos propondrán diversos trazos, entramados de botones y más de un quebradero de cabeza. Con este sencillote desafío podremos desbloquear apariencias y cuerdas para el juego, e ir avanzando por los distintos niveles que propone.

    Y es que en todo momento, dentro de unas bruscas limitaciones podremos cambiar la apariencia general y cromática de las pantallas y el menú. Distintas paletas de colores y accesorios harán que las pantallas de Nintendo DS brillen de diferentes formas, aunque siempre bajo un aspecto soso y rudimentario.

    En definitiva, Jam Sessions pretende ser una innovación de gran calidad profesional dentro del software de DS. Su apuesta es peligrosa, pues sólo será apto para una minoría, y muchos de sus aspectos técnicos quizá deberían ser enormemente pulidos. No obstante, las sensaciones que puede llegar a transmitir, sobre todo a los más entendidos en música profesional, serán bastante agradables. Todavía queda bastante para el lanzamiento de su versión final y no sabemos si se incluirán algunas mejoras que afinen por completo a esta sorprendente guitarra digital y portátil.



    [​IMG][​IMG][​IMG][​IMG][​IMG]

    [​IMG][​IMG][​IMG][​IMG][​IMG]



    (Fuente: Meristation)
     
  2. Manhood

    Manhood Redactor

    Juego estúpido donde los haya para la DS.....
     

Compartir esta página