Arranca la primera edición de la Madrid Gaming Experience, y en Comunidad Xbox os describimos todo lo que pudimos ver y jugar en la feria.

Como cada año, la capital española recibe su dosis de feria relacionada con los videojuegos, pero con ligeros cambios como todos bien sabréis. Cambios que, sinceramente bajo mi opinión, no han sido para nada positivos como se podía presagiar con la incorporación de la Barcelona Games World en susodicha ciudad. Pero, aunque las modificaciones no hayan favorecido al principal objetivo de este tipo de eventos, los jugadores, sí que hemos podido ver puntos favorables que pasamos a resumir a continuación:

La feria se tiñe de verde

Para empezar, el espacio empleado para la Madrid Gaming Experience no es ni mucho menos el empleado en años anteriores. Es cierto que seguimos contando con dos pabellones exclusivamente cubiertos a nuestro hobby, pero se notaba que no había tanta majestuosidad como en ferias pasadas, ni estaba tan “adornado” con stands o espacios dedicados. Por suerte para los usuarios de Xbox One, la presencia de Microsoft era muy relevante, y nada más entrar en la feria lo primero que nos encontrábamos eran las pantallas, lonas y logotipos de la consola de Microsoft. También hay que alabar a la tienda de videojuegos Game, y su filial Game e-Sports, ya que sin ellos todo el evento hubiera sido imposible de realizar: ellos eran, por ejemplo, quienes habilitan la sección con juegos de Nintendo o el escenario principal donde se celebran los conciertos o entrevistas importantes. Nintendo, como acabo de comentar, tuvo nula participación, pero Sony tampoco quiso apostar mucho por la feria madrileña, y sólo trajeron varios stands con las gafas de Realidad Virtual (con unas colas interminables, por cierto). No podemos pasar por alto a BadLand Games, que, a falta de tractor, trajeron todas las novedades que se encuentran disponibles actualmente, así como señalar a las empresas dedicadas a hardware como Nacon, Razer o MarsGaming que sacaron a reducir su artillería pesada con lo mejor de cada casa en títulos como Overwatch o League of Legends.

Si accedíamos al otro pabellón, de repente retrocedíamos 30 años en el tiempo gracias a la sección retro, además de las típicas tiendas de merchandising, zona para juegos independientes o en desarrollo de los mismos, y una gran zona dedicada a las competiciones online, torneos y derivados. Puede que esta sección parezca la más floja, pero un servidor recomienda su visita por la inmensa cantidad de pinballs disponibles, recreativas y consolas casi olvidadas que se podían utilizar en la sección retro, todas sin coste alguno. Y si eres coleccionista, alguna que otra joya de importación puedes encontrar si buscas bien entre los puestos, así como ediciones especiales o figuras de edición limitada.

mge-img5
Ver tanto pinball alineado llamaba mucho la atención de los asistentes.

Los platos fuertes de Xbox One

Junto con Game, Xbox fue uno de los principales protagonistas de la feria, y para tal magno evento quiso traerse desde Redmond tanto las últimas incorporaciones al catálogo que hemos visto estos meses, como próximos títulos aún en desarrollo con una pinta excelente. El lema “Nunca luches sólo” fue santo y seña del stand, con un Gears of War 4 que lucía increíblemente bien gracias al procesamiento y las ligeras mejoras técnicas que nos brinda Xbox One S. Una zona dedicada al título de The Coalition para los asiduos al Lancer. Otro de los destacados, por su labor “social” y para animar el evento fue Just Dance, y aunque Kinect está pasando sus horas más bajas, aún consigue atraer a gente de todas las edades para hacer mover el esqueleto frente a los temas más pegadizos del verano. No faltaban los shooters más actuales del 2016, con una zona dedicada a Battlefield 1 y otra a Titanfall 2. Dos apuestas diferentes con gran aceptación, aunque una pena que no fueran partidas de forma local y que cada usuario jugara indistintamente, sin esa colaboración en equipo que habría sentado de maravilla. La sección deportiva también tenía su hueco, con Forza Horizon 3 dándolo todo con mando y/o con volante y sillón, así como el título estrella de Electronic Arts: FIFA 17. Como veis, géneros para todos los gustos.

mge-img1
Antes de jugar, Fernanda Delgado nos hablo de las buenas ventas que está teniendo Xbox One.

Pero lo importante está por llegar, y es que hemos podido saborear casi, casi de primera mano algunos de los próximos lanzamientos que saldrán o bien en Navidades o bien a principios de 2017. El más llamativo personalmente era Halo Wars 2, la apuesta de 343 Industries y Creative Assembly por traernos la franquicia Halo desde un punto de vista cenital con tintes de RTS. Pudimos jugar una partida que consistía en defender unas zonas y apropiarse las del enemigo, y para nuestra satisfacción, tenemos que decir que el control sigue siendo bastante asequible (muy parecido al primer Halo Wars) con un sistema de cartas intuitivo y que puede cambiar el desenlace de las batallas competitivas. Otro de los grandes es Dead Rising 4, repitiendo la fórmula pero elevándola al cuadrado. Nada más empezar la demo, ya nos proporcionan un hacha con ráfagas eléctricas que arrasará allá donde toque, aunque se queda en un arma sencillita comparada con el exoesqueleto con lanzallamas que encontraremos si investigamos un poco el mapeado. Frank ha vuelto, y la casquería zombie también.

mge-img2
Esa partidita a Halo Wars 2 nos supo a gloria.

Para mi sorpresa también pude jugar a Rise & Shine, un prometedor título independiente con una estética colorida y de dibujo animado, que nos puede recordar enormemente a un clásico como Metal Slug, tanto en dificultad como en mecánicas. Un toque y estaremos muertos, así que más vale que aprendamos a usar el Dash y movernos entre coberturas en un juego no apto para principiantes en la materia. Y hablando de estética colorida y de dibujo animado, otro que ya empieza a ser un habitual en este tipo de ferias es Cuphead, con los niveles entre jefe y jefe ya habilitados como bien pedía la gente. Por último, mencionar The Sexy Brutale, una curiosa aventura gráfica con vista isométrica que requiere algo más de tranquilidad para probarlo a fondo, pero por lo visto puede hacer las delicias de los amantes de los juegos algo más pausados. En general, muchas ganas de ver las apuestas indies que pudimos catar, lástima de Riders of the Broken Planet, la última apuesta del estudio nacional Mercury Steam que no funcionaba cuando intentamos jugarlo. Podría seguir dando nombres como Rise of the Tomb Raider, Recore, Minecraft (con gafas de realidad virtual, por cierto)… pero lo mejor es que vosotros mismos os acerquéis y ya de paso os hagáis una foto con el arma insignia de Gears of War 4, como hice yo.

mge-img4
Rise & Shine nos vuelve a demostrar que los indies pueden asombrarnos con su estilo visual.

No solo hay juegos en la Madrid Gaming Experience

Si Xbox puso la nata al pastel, Game puso el chocolate, y no precisamente por su zona de venta de videojuegos, sino por todos los eventos que tiene organizados los cinco días que dura la feria. Este primer día hemos encontrado de todo, desde un concierto con una orquesta sinfónica rememorando las melodías de la saga Final Fantasy, pasando por otro concierto donde daban vida en directo a las canciones de Zelda, así como pequeñas actuaciones de Youtubers, charlas de formación y gameplays comentados de los juegos más relevantes. Se espera que, en estos días, aparte de este tipo de eventos, se empiecen a desarrollar las finales de ciertos torneos importantes, así como la iniciación de campeonatos menores donde los asistentes puedan apuntarse. Buenas alternativas para aquellas personas que busquen en una feria de videojuegos algo más que estar delante de una pantalla.

Algo más apartado se encontraba la sección de robótica, que no son propiamente juegos pero si “frikadas” que pueden interesar a los asistentes (y de hecho, interesó). Lo mismo pasa con varios stands dedicados a la comida japonesa, todos ellos muy solicitados y siempre llenos de personas interesadas en el arte culinario oriental (aunque con precios desorbitados….) y un espacio dedicado  a las actividades niponas denominado Manga O Rama. Al final, aunque la Madrid Gaming Experience sea un punto de encuentro para los amantes de los videojuegos, lo bonito es encontrar este tipo de productos que casan tan bien con nuestra afición.

mge-img3
El concierto de Final Fantasy: Distant Worlds, simplemente espectacular.

No ha estado mal…pero se puede mejorar

Es verdad que ha sido, como quien dice el primer año. También es verdad que todo ha sido muy precipitado, con cambios significativos y no con todo el apoyo que a lo mejor una feria de este calibre tendría que necesitar. Pero, para que haya sombra también tiene que existir luz, en este caso una luz verde que brillará estos cinco días por la falta de rivales directos (si excluímos Playstation VR) y que puede significar un gran empuje para Microsoft de cara a estas navidades.  Una feria que se puede recorrer tranquilamente en una mañana o en una tarde, pero que se disfruta más si uno participa en los eventos programados en los distintos escenarios repartidos entre los dos pabellones. Ojalá tenga el éxito deseado, que los cinco días abierto a los jugadores no se hagan demasiado largos, y que el próximo año la Madrid Gaming Experience sea “más y mejor”.

1 Comentario

  1. Mother of God! Rise & Shine NO ES un Metal Slug (Y eso hace que lo quiera comprar en cuanto antes. Lo he probado ya en varios eventos, y tiene como un 1000% más de estrategia técnica.

    METAL SLUG = MATA MATA MATA MATA MATA
    RISE & SHINE = CÚBRETE Y PIENSA EN CÓMO MATAR A ESE *******

    Casi me recuerdas más al MS el Cuphead ¯\_(ツ)_/¯

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here