Título: Diablo 3

Desarrollador: Blizzard

Fecha de lanzamiento: 03/09/2013

Nº de jugadores: 4 jugadores  online

Duración de la demo: De 2 a 3 horas dependiendo de la exploración que hagamos.

 

Cuando un  juego está cuidado, se nota desde el primer momento.Nada más descargar la demo, la interfaz se vuelve distinta, mostrándonos 3 de los personajes que podemos levar durante nuestro periplo rolero. Después de descargar el giga y pico que ocupa, ya estamos listos para catar esta demo de forma profunda.

Este port para consolas no se anda con rodeos, vamos directo al grano: a reventar zombies. Para ello, lo primero es elegir clase, como todo Diablo que se precie. En la demo tenemos disponibles sólo 2 seleccionables: el típico Bárbaro y el más típico Mago. Yo escogí  una Bárbara, y la puse de nombre Streisand. Después de elegir nivel de dificultad, (fácil, medio y difícil) mi bárbara Streisand y yo decidimos empezar nuestra aventura en el primer capítulo del juego: La estrella caída.

Al principio es un chasco…toda mi vida jugando en PC y el cambio a consolas es duro.Estoy acostumbrado a girar la cámara con el stick izquierdo, pero en Diablo 3 solamente vale para rodar. Asi que mi barbara Streisand hizo la croqueta unas cuantas veces en el suelo hasta que me quité la manía. Después de matar a muchos muertos vivientes, llegamos a la aldea principal, donde somos bien recibidos con un español muy bien implementado, tanto en voces como en textos. No sé si más adelante podremos hacer misiones secundarias, pero en la demo los NPC´s solo sirven para hacer bulto, la verdad. Después de investigar un poco el pueblo, me dirigí al típico comerciante, el cual me ofrecía las consiguientes mejoras, pero sin un duro en los bolsillos vi complicado adquirir algo… Otro aspecto que me disgustó fue la interfaz de compra/venta, debido a que también estoy acostumbrado al PC, y manejarse con el mando resulta un poco difícil al principio. Llegados a la plaza del pueblo, encontramos nuestro alijo, donde iremos poniendo los enseres que nos sobren, el estandarte y las refriegas (estas dos últimas bloqueadas por ser una demo).

Después de que Leah, una especia de colegiala cachonda, nos informe un poco de la situación del pueblo, nos vamos a investigar la estrella mencionada. Por el camino, os podréis imaginar: muertos, esqueletos, bichos y murciélagos. La ventaja de jugar con mando en que dejando pulsado el botón “A”, nuestra bárbara hace todo el trabajo, y no hace falta “clickear” todo el tiempo. A todo esto llegamos a nivel 2, y para mi sorpresa, la subida de nivel es automática (WTF!!?).No puedes elegir qué habilidad aumentar, ni qué mejorar. Muy mal…

El tema de las pociones sigue siendo el mismo: las de color rojo recuperan vida, y supongo que habrá de color azul para maná, pero a mi Streisand no le hacía falta emplear artes mágicas, con su hacha y mi botón “A” éramos invencibles. Eso sí, mucha poción roja, pero ve un cochinilo asado y no le apetece (estaría a dieta). Hablando de botón “A”, sólo podremos seleccionar un ataque normal asignado a ese botón, otro especial con el gatillo RT y otros dos más recargables con “Y” y “X”.Adaptar los controles al mando es una faena, sobre todo si eres una clase que requiera cambios contantes de magias,por ejemplo. Sólo en la versión final sabremos cómo será la implementación  con todos los poderes activados.

Llegados a la catedral donde cayó el meteorito, ya nos damos cuenta de que estamos ante la verdadera esencia de Diablo: varios niveles de catedral que te invitan a explorar, a subir niveles y a buscar armas y armaduras mejores. Tendremos ayudas por el escenario, como tirar abajo paredes para aturdir enemigos o romper las cuerdas de candelabros para que caigan sobre los incautos. Al rato de deambular por la catedral, un anciano nos dice que la única forma de vencer al Rey Esqueleto que habita dentro es forjando una corona que se encuentra en un cementerio al otro lado del mapa. No pasa nada, nos teletransportamos y al cementerio maldito.

 

Cabe destacar que incluso en la demo, podremos encontrarnos cuevas secundarias donde podemos seguir repartiendo hachazos a diestro y siniestro. Me hizo gracia cuando te encuentras a un cadáver, en vez de pulsar un botón para saquearlo, con pasar por encima suyo van apareciendo monedas y enseres. Es como si les espachurraras y les salieran por la boca monedas y monedas de dinero, una cosa muy rara. Después de completar el dichoso cementerio, volver a forjar la corona en el pueblo y teletransportarnos de nuevo a la catedral, nos enfrentamos al Rey Esqueleto. Me encantó un detalle, y es que es una demo tan equilibrada, que justo 5 minutos antes de llegar al jefe final, llegué al máximo nivel permitido (nivel 9). Antes de enfentarnos al jefazo, nos toparemos con un NPC Paladín que nos ayudará en el momento más difícil de la demo.

Y es que enfrentarse al “final boss” no es tarea fácil. Aquí si que tienes que saber rodar, en qué momento atacar, y en qué momento dejar que tu compañero haga todo por ti. Después del gran enfrentamiento épico, nuestra gran odisea termina, y mi amiga bárbara Streisand consigue un respiro en esta gran demostración.

 

Valoración de la demo: Un 9. Diablo 3 es un juego que si pretende enseñar todo en media hora de demo, no lo consigue. Han hecho falta casi 3 benditas horas para empezar a coger el tranquillo a sus controles y sus mecánicas. Excelente demo, aunque el control con el mando podría mejorar.

Despúes de repartir tanta tollina, me quedo con ganas de más, así que la próxima semana le daré duro a la demo arcade Foul Play, a la cual estáis invitados a jugarla y conmigo y , por supuesto, a escuchar vuestras opiniones.

¡Buen vicio y comentad la demo de Diablo III en el foro!

2 Comentarios

    • La verdad es que es un juego que al final te puedes habituar a jugarlo en una consola de sobremesa.De todas formas si tienes dudas, bájate la demo que te vas a hinchar a probarlo, y así sales de dudas 😉

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here