We Happy Few, el último juego del estudio canadiense Compulsion Games, ya está disponible para su compra a través del Xbox Preview Program.

Anunciado oficialmente en el E3 del año pasado, uno de los juegos indies más esperados ya está disponible, desde el 26 de julio, en Xbox One por 29,99 euros. Del estudio que nos trajo el magnífico Contrast, We Happy Few es un juego de supervivencia narrativa ambientado en una Inglaterra distópica de los años 60. Traumatizada por los horrores de la guerra, la sociedad británica decide olvidar el pasado y entregarse de forma colectiva a la Joy, una droga que genera felicidad y euforia y mantiene a raya los recuerdos dolorosos. El juego te pone pues en la piel de un Downer, es decir, un ciudadano que se niega a tomar Joy y es, en consecuencia, condenado al ostracismo. Así, debes abrirte paso a través de un mundo hostil al borde de la locura, enfrentándote a dilemas morales y éticos mientras luchas por sobrevivir.

Antes de proceder a un análisis detallado, debemos resaltar dos aspectos muy importantes del juego.

Primero, y esto es fundamental, se trata de una Alpha, es decir, una versión inacabada del producto final, susceptible de ser modificada en todo momento. Tal y como indica en la página de compra del juego, éste puede cambiar radicalmente o en absoluto en función de la voluntad del editor, y no se garantiza que salga al mercado como producto acabado. Por lo tanto, sólo debe ser comprado si se está satisfecho con el estado actual del juego puesto que, además, presenta una multitud de bugs y fallos que veremos a continuación.

El segundo aspecto es una mala noticia para los que no sean bilingües: el juego está completa y exclusivamente en inglés. Ni los diálogos, ni la interfaz; ni siquiera los subtítulos se pueden poner en español. Aunque siempre existe la posibilidad de que añadan una traducción en un futuro, no puedo recomendar la compra a aquell@s que no dominen la lengua inglesa, aunque sea de forma básica.

 

Gráficos

We Happy Few emplea la última iteración del Unreal Engine como motor gráfico, y, pese a que no lo puedo afirmar con exactitud, parece estar corriendo a 1080p y 30 fps. Sin caídas de tasas de imágenes por segundo reseñables, el juego se siente bastante fluido para ser una alpha y no adolece de problemas significativos a ese respecto. El estilo visual es sin duda uno de sus puntos fuertes: Complusion Games ha logrado impregnar el universo del juego con un aire melancólico y lúgubre que encaja perfectamente con el contexto de desasosiego y locura que caracteriza a la historia principal.

Bienvenidos a Wellington Wells.
Bienvenidos a Wellington Wells.

 

Sin duda inspirado de los pueblos rurales de la costa sur inglesa, Wellington Wells no podría ser más conviencente a la hora de sumergirnos en la Inglaterra de los sesenta. Eso, sumado al aire trastornado de los personajes, sumidos en un constante pesar o en una euforia enfermiza, sienta las bases de una experiencia realmente convincente a nivel visual. Pese a algunos bugs puntuales relacionados con las texturas y un pop-in de edificios ligeramente molesto, We Happy Few es un logro a nivel artístico y técnico.

 

Jugabilidad

Si el apartado Gráficos ha sido todo elogios, el balance de éste es bastante menos favorable, y en seguida veréis porqué.

Como ya hemos dicho, We Happy Few es un juego de supervivencia con aspectos narrativos. Pero a estas dos características debemos sumarle el hecho de que se trate de un mundo generado de forma procedural, es decir, que a cada estadio de la aventura, el juego cambia, se transforma, alterando el mapa, los objetivos y los caminos a seguir para, en teoría, brindar una infinidad de experiencias jugables. ¿Cómo es esto compatible con una narración lineal? Según los desarrolladores, esto es posible ya que los objetivos principales no varían, sino que ya están creados, y es lo que los rodea lo que va mutando. Dicho de otra forma: conocemos el punto de partida y el de llegada, pero el camino entre ambos puntos es totalmente diferente para cada jugador.

La cuestión es, por lo tanto, si Compulsion Games ha logrado implementar esto de forma satisfactoria. Y la respuesta es igualmente simple: por el momento, no. El juego no es un desastre ni muchísimo menos, pero tampoco es todo lo bueno que se esperaba. El aspecto supervivencia, basado en los clásicos indicadores de salud, hambre, sed y sueño  es bastante clásico pero funciona bien. Al explorar, podremos recoger recursos y emplearlos en la creación de armas, atuendos, kits médicos y otros objetos. Evidentemente, podrás consumir la propia Joy para sacarte de un apuro, puesto que te ayudará a pasar desapercibido entre los ciudadanos corrientes.

Todo se ve mejor con un poco de Joy.
Todo se ve mejor con un poco de Joy.

El problema radica en que el aspecto de supervivencia funciona de forma totalmente independiente a la estructura narrativa. No hay sinergia entre los distintos elementos del juego. Las misiones secundarias son bastante prescindibles y las principales no están lo bastante señalizadas. Así, es fácil perderse entre objetivos, sin saber muy bien qué hacer o adónde ir, y éstos no ofrecen incentivos a la exploración o al crafting.

Pese a que el argumento principal del juego es tan seductor como Orwelliano, We Happy Few no acaba de brindarnos la apasionante historia que nos promete. Aunque la ambientación es excelente y acorde con la trama, al rascar un poco descubrimos una obra incompleta que nos deja bastante a medias. Si a eso lo sumamos el hecho de que, en su estado actual, el juego sólo ofrezca una breve introducción y algunos objetivos principales como trama, el aspecto narrativo pierde la mayor parte su interés. Por lo tanto, a los amantes de la narración, sólo puedo recomendarles que esperen a que el juego esté algo más avanzado en su desarrollo.

Finalmente, tanto los mandos de desplazamiento como los de combate, basados en un sistema de ataque y bloqueo bastante clásico, no están del todo bien adaptados, lo que aumenta aún más la dificultad. Por otro lado, aunque existe la posibilidad de desplazarse y actuar con sigilo, la IA del juego es tan avispada (y en ocasiones impredecible) que cualquier intento de pasar desapercibido será en vano. Esto, sumado a la posibilidad de activar el modo de muerte permanente, que obliga al jugador a empezar de cero en caso de muerte, hace de We Happy Few una experiencia excesivamente exigente a mi parecer.

Los enfrentamientos cuerpo a cuerpo son particularmente exigentes, sobre todo en inferioridad numérica.
Los enfrentamientos cuerpo a cuerpo son particularmente exigentes, sobre todo en inferioridad numérica.

 

Sonido

Más en línea con el apartado gráfico, el aspecto sonoro del juego nos deja con un muy buen sabor de boca. Los diálogos, grabados en un exquisito inglés, son realmente convincentes y favorecen enormemente la inmersión del jugador. La banda sonora, aunque discreta, concuerda muy bien con el tono melancólico del juego y ayuda a crear la atmósfera que demanda un juego como We Happy Few. Pese a algunos bugs, el apartado sonoro del juego es, en definitiva, bastante bueno.

Conclusión

We Happy Few constituye, en su estado actual, una experiencia más cercana al sandbox y a la supervivencia que una auténtica experiencia narrativa. Esto no es necesariamente malo, pero delimita claramente el público al que, por el momento, se dirige Complusion Games: amantes de los mundos abiertos a lo que les guste explorar, experimentar y descubrir en detrimento de los que prefieran una narración más clásica al estilo Bioshock o The Last Of Us.

En definitiva, un buen juego (sin más) a un precio razonable teniendo en cuenta su estado actual, pero con un potencial enorme si Complusion Games logra emprender el camino adecuado.

 

 

4 Comentarios

  1. Gran análisis, compañero! Eso de que el mundo sea procedural,uf…me ha dado un poco de bajón. A mi parecer (y al tuyo tambien) estropea la experiencia narrativa. Hay juegos que no necesitan elementos innovadores como los cambios procedurales, y We Happy Few es uno de ellos.
    Super bien redactado, me ha encantado tu forma de escribir.

    Sent from my SM-G920F using [URL=http://r.tapatalk.com/byo?rid=90900]Comunidad Xbox mobile app[/URL]

  2. Un análisis lo suficientemente completo como para obtener la información necesaria sin desvelar la trama (al parecer) interesante de We Happy Few y honesto para todo aquel que busque respuesta a sus preguntas y dudas. Claro, simple, estructurado y bien redactado, de los mejores análisis que se pueden encontrar.

  3. Si señor, gran análisis, te lo has currado mucho, a mi también me ha encantado el análisis, otra cosa es el juego, inicialmente creo que era un juego que nos llamaba mucho la atención a todos sobretodo por su posible historia, pero el que lo ha probado se ha quedado algo frío…

  4. A mi no me ha desagradado tanto, la verdad.

    Cierto es que solo he probado la hora gratis. Si hubiera pagado por el, estaría algo molesto si…

    Pero me da.buena espina su futuro (o eso me quiero ilusionar…)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here