Voodoo Vince puede que no sea muy conocido entre los usuarios, pero con esta remasterización pretende llegar a mas jugadores. ¿Lo conseguirá?

No vamos a decir nada nuevo si comentamos que la primera Xbox tuvo poco tirón comercial en nuestro país. Esto conllevó que muchas licencias se mantuvieran en el olvido, siendo sólo disfrutadas por unos pocos incondicionales (donde se incluye un servidor), que anhelaban con ganas hincar el diente a todo aquello que iba apareciendo en la primera consola de Microsoft. Uno de aquellos títulos fue Voodoo Vince, un juego desarrollado por Beep Industries en el año 2003, y que curiosamente la misma compañía remasteriza para nuestra Xbox One. Tanto si en su día disfrutasteis del título protagonizado por el muñeco de trapo, o si simplemente os apetece disfrutar de un título de plataformas divertido, os recomiendo que sigáis leyendo nuestro análisis para ver las virtudes y defectos que trae consigo la recuperación de este exclusivo de Xbox.

La historia de Voodoo Vince no es nada del otro mundo, pero sirve de hilo conductor que llevará a nuestro polifacético protagonista a vivir numerosas aventuras. Todo comienza cuando los secuaces del villano de turno, Cosmo el Enigmático, deciden robar el polvo zombie que cuida y protege Madame Charmaine, una experta en las magias ocultas y el vudú. La mala suerte acompaña a Madame Charmaine, y un desafortunado golpe hace que caiga inconsciente, siendo raptada por los ladrones a la vez que arrebatan el tan preciado polvo zombie. Como imaginaréis, nosotros controlaremos a Vince, el muñeco vudú que cobrará vida con el único objetivo de rescatar a la hechicera mientras intenta arreglar todos los desperfectos que el polvo zombie ha causado a su paso. Pese a lo lineal y básico de la historia, lo importante en Vodoo Vince consistirá en ir completando los diferentes puzles, encontrar los coleccionables y superar con éxito todas las zonas repletas de plataformas que se interpondrán en nuestro camino.

Cosmo el Enigmático intentará hundir nuestra moral en más de una ocasión.

En Vodoo Vince nos encontramos con un plataformas bastante lineal. Eso no quita que haya momentos donde tendremos que realizar alguna mini-tarea u objetivo para poder seguir avanzando. Aparte de los clásicos momentos de saltos, habrá situaciones donde tendremos que ayudar a personajes secundarios, o derrotar a un mini-jefe de turno si queremos pasar a la siguiente zona. Puede parecer más de lo mismo, pero lo cierto es que entremezcla elementos que disuaden un poco de la monotonía de las mecánicas: tendremos que descender por los cables de una colada, pilotar un cohete, ajustar la hora de un campanario para acceder a un edificio concreto o completar puzles musicales. Obviamente eso no resta a que el juego introduzca el “plataformeo” y la eliminación de enemigos como base fundamental, pero encontramos alicientes que lo alejan de lo visto en otros juegos y ofrecen un toque más personal.

Como buen muñeco vudú, Vince podrá “usarse” a sí mismo para practicar este tipo de brujería a los enemigos. Tendremos una especie de ataque final, muy limitado, que provocará la muerte y destrucción de nuestro protagonista. Este ataque “afectará” a los enemigos, como suele pasar con las creencias del vudú, y hará que se borren del mapa instantáneamente. Un elemento muy innovador que veremos varias veces repetido en la lucha contra enemigos finales: en vez de evitar quedar atrapado entre pinchos, aplastados por rocas o incinerados, tendremos que hacer todo lo contrario, ofreciendo situaciones ingeniosas con cada enfrentamiento. Junto con esta habilidad especial, no faltarán las típicas acciones de este tipo de juegos como el doble salto, mantenerse suspendido en al aire, colgarse de lianas o un surtido de ataques, etc. Todos estos movimientos serán útiles tanto para avanzar en la aventura principal como para encontrar los diferentes coleccionables esparcidos por el escenario.

Porque, otras de las particularidades que tiene Voodoo Vince Remastered es la parte de exploración y búsqueda de fragmentos esparcidos en cada fase. Contaremos con tres objetos a recolectar: los posters que nos podrán otorgar mayor cantidad de ataques especiales, las bolsas de polvo zombie, que juntando cien nos añadirá un contador más de salud y los iconos vudú, que nos brindará otro tipo de animaciones y muertes para los ataques finales antes mencionados. Aunque la recolección de estos elementos no serán vitales para completar el juego, sí que conviene conseguir la mayor cantidad posible de ellos para mejorar nuestras estadísticas, y de esta forma estar mejor preparados para el combate final contra Cosmo el Enigmático.

Será importante encontrar estos tres tipos de objetos para mejorar las estadísticas de Vince

No todo van a ser alegrías con el regreso de Voodoo Vince, siendo precisamente la propia remasterización uno de los principales problemas. Para empezar, el juego gráficamente no luce lo esperado, y pese a los típicos filtros HD, o alguna mejora en la fluidez del título, no encontraremos muchas variaciones respecto a lo visto hace 14 años. Es cierto que nos encontramos frente a un remaster y no un remake, pero la sensación es que podían haber hecho algo más, aunque sea en el rediseño de personajes secundarios, fondos de escenario o mejoras en la calidad de los saltos. Otro de los problemas es la cámara del título, que sigue con un esquema clásico (y arcaico) de control, dejándonos muchas veces vendidos por su posición en el juego. Podemos (y haremos muchas veces) corregir la desviación y manejar nosotros la cámara, pero enseguida ella misma se “auto-corregirá” volviendo a la posición donde le parece más idónea. Los saltos, al ir el título más fluido, podría suponer otro pequeño problema, pero gracias a la capacidad de Vince de aterrizar suavemente, pronto dominaremos este aspecto, por muy complicado que resulte. En líneas generales, es una lástima que no estemos orgullosos de la remasterización que Beep Studios ha hecho cuando hemos visto otros juegos experimentar auténticos cambios en lo visual y jugable, sin ir más lejos Wonder Boy: The Dragon´s Trap, o si nos queremos ir a un título en 3D, el último Ratchet and Clank lanzado en PS4.

Algunas texturas, como paredes o el mismo fuego, dejan bastante que desear…

Por suerte, el apartado sonoro sigue brillando a muy buen nivel. No contaremos con voces a nuestro idioma (tranquilos, que al menos los textos sí están en español) pero el doblaje en inglés es bastante bueno, y gracias a estas voces, los momentos de humor consiguen verdaderamente serlo. La música es santo y seña del juego, y estemos en la fase que estemos, todas serán espectaculares, con esa base de Jazz mezclado con película “noir” clásica que aporta a Voodoo Vince su propio estilo, sin caer nunca en la monotonía y dejando al jugador con ganas de avanzar para conocer la canción que va a sonar en la siguiente fase.

Puntuación
Gráficos
60 %
Sonido
95 %
Jugabilidad
75 %
Duración/Diversión
85 %
Compartir
Artículo anteriorAlan Wake desaparece de las tiendas digitales
Artículo siguiente343 Industries mostrará algo en el E3 2017
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here