El sigilo vuelve a Xbox One y Xbox 360 por todo lo alto con THIEF

Garret, el ladrón de la oscuridad

Por fin podemos contar con nuevos juegos para la nueva generación de consolas y por suerte empieza con fuerza, con juegos como THIEF que trae un soplo de aire fresco.

Thief es un juego de sigilo, un género bastante abandonado en la actualidad y que se agradece bastante  volver a revivir esta sensación de no ser descubierto ni pillado.

Pero comenzaremos el análisis de Thief por el inicio, la historia.

 Garret, el protagonista que encarnaremos es un conocido ladrón de la ciudad que se ve envuelto en una encrucijada  del Varón con toda la población de la ciudad, muchos secretos ocultos y cosas desconocidas que nos harán seguir investigando hasta conocer toda la verdad (si lo conseguimos..) para salvar a la ciudad de los malvados planes del Varón.

Todo se inicia como un encargo mas, robar una codiciada joya por encargo, en este primer robo el juego aprovecha para darnos a conocer los principales movimientos y opciones del protagonista y de la interacción con el escenario.

No os preocupéis, podéis seguir leyendo el análisis ya que no os vamos a contar nada mas de la historia o argumento, ya que queremos que lo descubras por ti mismo.

Tan solo os podemos decir que la historia mantiene un interesante hilo conductor que hace que sigas jugando y pasando capítulos para conocer como avanza la historia en Thief.

 La jugabilidad en Thief

Como ya os hemos comentado, nosotros seremos Garret, un ladrón que trabaja bajo la sombra.

El 80% del tiempo la vista es en primera persona, aunque en ocasiones veremos al protagonista en tercera persona, exactamente en los momentos de “plataformas” y de escalado interactuando con el escenario para que de esta forma nos sea mucho mas sencillo el control del personaje.

Si que hemos detectado que la desarrolladora ha querido incluir tantas opciones para el mando que en ocasiones nos resultará complicado su uso, incluso se nos olvidará algunas de las opciones mas secundarias, quizás ocasionado por un tutorial inicial (en modo de robo) demasiado corto que hace que no sinteticemos correctamente cada acción.

Por contrapartida hay que reconocer que una vez que llevemos un tiempo jugando nos adaptaremos a los controles sin ningún tipo de problema.

Thief quiere centrarse especialmente en el sigilo, en el no ser descubierto ni encontrado aunque si que tiene un cierto grado de libertad para que realicemos el robo o la misión de diversas formas, es mas, al final de cada misión mediante unas estadísticas y datos nos dirá como ha sido nuestra acción, es decir, si hemos sido sigilosos, hemos preferido la acción (confrontación) o una mezcla de ambas.

Es de agradecer que no se cierre solo al sigilo ya que en momentos puntuales una manera mas acertada (bajo nuestra opinión) es afrontar la misión a “puñetazo” limpio, especialmente cuando tan solo hay dos guardias dispersos.  Lo reconocemos nos mola la acción.

Echamos en falta que el sistema de combate entre los guardias y nosotros esté algo mas pulido y nos ofreciese una mayor variación o alternativas, ya que nos da la sensación de que  se limita tan solo en un intercambio de golpes en ocasiones un poco sin sentido. En este punto queda patente y claro que Eidos (la desarrolladora) ha querido premiar al sigilo frente al confrontamiento directo.

Un aspecto que cobra importancia y que se muestra desde el principio es de arrasar (robar) con todos los objetos de valor que podamos, estos objetos se convierten en monedas que posteriormente podremos usar para comprar distintas armas y objetos  como flechas de todo tipo para usar con nuestra ballesta.

Además Garret podrá mejorar sus habilidades  de ladrón a lo largo del juego gracias a las mejoras de concentración.

Un aspecto bastante importante es el uso de la concentración en determinadas ocasiones, la concentración es un recurso limitado en el tiempo pero que hace que Garret sea capaz de ser mas rápido y de ver los distintos objetos que se puede interactuar en el escenario, ya sea para escalar, para robar o incluso para usar. Eso si, al ser limitado tendremos que usarlo en ocasiones puntuales, especialmente cuando no veamos como avanzar.

Thief cuenta con distintos niveles de dificultad que se adapta a la pericia de cada jugador y que se podrá modificar en cualquier momento de la partida, un punto a favor al juego que hace que no nos quedemos bloqueados en ningún momento.

Respecto a la IA de los soldados si que hay que hacer un inciso o comentario no muy bueno ya que los soldados en ocasiones nos da la sensación de ser marionetas con unos recorridos preestablecidos incluso cuando nosotros estamos al lado de ellos o realmente cerca, un punto que quita algo de realismo al título, aunque no os vamos a negar que esta situación nos ha salvado en mas de una ocasión de una muerte segura.

La oscuridad en Thief es el aliado perfecto de Garret, si el escenario está en penumbra o en oscuridad absoluta no seremos detectados por los hombres del Varón por lo que uno de nuestros objetivos antes de lanzarnos a la aventura es intentar apagar todas las antorchas o luces del escenario para actuar de una forma más cómoda y segura.

Finalmente, antes de dejar paso al apartado de los gráficos, Thief cuenta con diversos puzzles a lo largo del juego que aunque generalmente no son complejos ofrece en ocasiones un buen reto para hacernos con el codiciado botín que se encuentra dentro.

Gráficos – Thief y la oscuridad

Estamos seguros que este es uno de los apartados que mas estabais esperando en el análisis, especialmente si os hablamos de la versión de Xbox One y de saber si son gráficos Next Gen o no. Así que iremos al grano.

Thief gracias al Unreal Engine recrea muy bien lo que es una ciudad en la noche, donde el uso de juego de luces es realmente brillante y en ocasiones nos quedaremos parados para observar las sombras o el reflejo de las luces en la piedra.  Los personajes también cumple con el cometido, no hemos detectado ningún tipo de poping ni sombra rara que rompa la experiencia con el juego.

Tampoco se ha notado ningún tipo de caída de frames y el juego fluye sin ningún tipo de problema, algo obvio y que se espera en las consolas de nueva generación como Xbox One.

Tan solo en alguna ocasión, muy puntual, hemos detectado como alguna textura no ha llegado a cargarse por completo aunque para nada empaña el resultado final.

 Sonido – Efectos y BSO de THIEF

La sorpresa de Thief ha sido encontrarlo totalmente doblado al castellano con un nivel bastante alto y muy de agradecer que mejora la experiencia de jugar, siempre gusta escuchar conversaciones de los soldados y poderlas entender o de gente que pasea de noche por la ciudad, en Comunidad Xbox es un aspecto que siempre nos gusta destacar porque nos hace una mayor inmersión en el juego.

Los efectos sonoros también ayuda a transmitirnos esa sensación de estar en tensión y de que cualquier paso erróneo hará que nos descubran, incluso en ocasiones hasta de pasar algo de miedo al no conocer que nos encontraremos en la habitación tras abrir la puerta.

Por mas que intentamos buscar algún pero en este apartado nos es realmente complicado ya que poner el volumen a tope, apagar las luces de la habitación y jugar a Thief nos trasladará a la vida de un ladrón y del sigilo.

Conclusión final de Thief.

Thief es el primero de la remesa de juegos que van a salir en los próximos días y meses para la nueva generación y si eres un amante del sigilo este juego te encantará, especialmente por una ambientación muy buena y una historia que te atrapa hasta conocer toda la verdad.

Quitando algunos fallos como una IA mas elaborada, Thief cumple correctamente con lo que se le pedía al juego y como hemos dicho, no defraudará a los amantes del sigilo, un género poco explotado en los últimos tiempos y que Eidos con este juego se ha atrevido obteniendo un resultado mas que digno.

Jugabilidad: 8
Gráficos: 7.5
Sonido: 8

NOTA FINAL: 7.8

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here