Los viajes siderales siempre han sido más llevaderos con buena música ochentera, y de eso, Stereo Aereo sabe mucho.

Antes de comenzar la review de Stereo Aereo, cabe matizar que éste es el primer título que analizamos proveniente del programa Xbox Live Creator (o colección del creador en nuestro idioma), una plataforma nueva donde tienen cabida proyectos independientes con muy buenas ideas. Por eso mismo, puede que no podáis acceder a este servicio (solamente autorizado a cierto grupo de insiders aunque poco a poco se está abriendo para todo el mundo), aunque no quita que podamos analizar las virtudes y defectos que tiene el juego musical desarrollado por The Stonebot.

Como acabamos de adelantar, Stereo Aereo basa su jugabilidad en seguir el ritmo de las canciones y pone a prueba nuestros reflejos para esquivar todos los disparos enemigos y obstáculos que nos dificultan el camino, Como si de un “Guitar Hero” se tratase, nuestro camino estará dividido en varias pistas o pasillos por donde tendremos que desplazar a nuestra nave espacial. Tarea que al principio puede parecer sencilla, pero que se irá complicando hasta el punto de tener que estar completamente concentrados si no queremos morir en el intento.

Los atascos, aunque suene raro, son comunes en el espacio.

La historia del juego, pese a que resulta algo intrascendente, sirve como nexo de unión entre las nueve fases de las que consta su campaña principal. En ellas manejaremos la nave de uno de los tres integrantes de la banda sideral Stereo Aereo, que pese a sus ganas de triunfar en la industria musical, no encuentra el momento de lanzarse al estrellato. Sin embargo, por cosas del destino, una actuación inesperada puede darles la oportunidad que necesitan, pero por su travesía espacial hacia el festival se toparán con varios imprevistos que tendremos que solucionar si queremos que los sueños del grupo se cumplan. Una vez que completemos el modo historia, podremos volver a jugar las pantallas en el modo arcade, que viene  a ser lo mismo, pero teniendo más en cuenta la puntuación que hagamos en cada nivel.

La forma de jugar, como hemos dicho, parece sencilla en primera instancia, con dos acciones básicas accesibles para todo tipo de usuarios: desplazarnos lateralmente por las cinco pistas que componen nuestro camino y un disparo de corto-medio alcance esencial para derribar naves enemigas, bloques o ataques de fuego del rival. Que su simplicidad en sus controles no os confunda; una vez terminadas las primeras dos fases (que bien podrían servir como tutorial) tendremos que estar atentos en todo momento a lo que sucede en pantalla debido al ritmo desafiante que presenta Stereo Aereo. Además, aparte de sufrir la inclemente velocidad a la que sucede toda la acción, nos veremos las caras con unos jefes finales prácticamente en cada nivel del juego. Gracias a estos enfrentamientos contra los final bosses , pequeñas pinceladas de innovación que encontramos en cada nivel (enemigos con patrones de ataque diferentes, nuevos tipos de obstáculos, incluso asteroides con ganas de hacer pedacitos nuestra nave) y cómo no, las diferentes pistas musicales que escucharemos, el conjunto que envuelve y da forma a Stereo Aereo tendrá encanto muy personal.

Tres naves para hacer que el ritmo no pare.

No todo está tan bien planteado como debería estarlo y encontramos fallos que resienten la diversión del propio título. Para empezar, cada canción dura aproximadamente 4 y 5 minutos. Esto no sería un problema si la melodía no fuera “machacona”, pero por desgracia alguna pista se hace realmente anodina y desearemos que termine antes de lo estipulado. Un problema conlleva a otra problema más frustrante, y es tener que reiniciar una fase desde el principio cuando morimos. Ese momento de superar el trayecto de cinco minutos de canción, y que te liquide el jefe final de nivel no es plato de buen gusto, sobre todo en las dificultades de juego altas donde uno o dos impactos pueden acabar con nosotros.

Cuidadín con la dificultad de algunos jefes finales de pantalla.

Otro de los factores importantes (y lógicos) es la propia música que ofrece Stereo Aereo. Basándonos en melodías muy ochenteras, encontraremos un registro que toca desde la música dance de aquella época hasta canciones más rockeras (bajo mi punto de vista, mucho más logradas). Será fácil quedarse con el ritmo de la canción, entre otras cosas por lo comentado anteriormente sobre la duración de cada pista, pero también porque no destacan por tener una compleja estructura ni cambios de ritmo. El punto más negativo viene a continuación, y es debido a la falta de sincronización entre los movimientos de nuestra nave y la misma música. Todos esperan de un juego musical que nuestros movimientos sean rítmicos, que vayan acompañados de la música y que haya esa sinergia entre canción y jugador. En Stereo Aereo, muchas veces tendremos que movernos antes de la pulsación correspondiente si no queremos que los morros de nuestra nave acaben estampados en un obstáculo. Si un juego de música no ofrece buenos ritmos y que estén coordinados, sin duda que se pierden muchos enteros. Al menos arriesgar tiene premio, y es que si esquivamos los obstáculos en el último momento, recibiremos un combo que nos proporcionará mayor puntuación y hará que nuestra barra de salud se restablezca más rápidamente.

Puntuación
Gráficos
60 %
Sonido
70 %
Jugabilidad
65 %
Duración/Diversión
75 %
Compartir
Artículo anteriorOverwatch tendrá Baneos permanentes.
Artículo siguienteMAIZE saldrá en consolas en Septiembre
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here