El género del “survival horror” renace gracias a Resident Evil 7, un horror visceral sin precedentes

Hace 20 años, Resident Evil acuñó las bases de lo que hoy en día se conoce bajo el término de “survival horror”, un género que ha dado muchas alegrías a los seguidores de este a la par que sustos. La licencia cuenta con una primera entrega que a día de hoy es considerada como una obra de culto, a la cual le siguen unas dos entregas en forma de secuelas muy dignas y de muy buena calidad. Sin embargo, tras la tercera entrega se intentó cambiar el rumbo de la saga aportando cierto carácter de acción que no acabó de encajar muy bien con lo que los aficionados demandaban de estos títulos. A partir de ahí, la cuarta entrega tuvo una gran cantidad de acérrimos seguidores como detractores, y a pesar de ser un buen juego, la franquicia empezó a decaer con unas entregas consideradas correctas como juegos de acción, pero no tanto en el género del horror.

De esta forma, la saga Resident Evil es todo un referente en cuanto a los juegos de terror se refiere. Ha habido mejores  o peores entregas, sin embargo, sus seguidores siempre han seguido de cerca esta franquicia con cierto anhelo de que en algún momento volviera a ser lo que en un día fueron las primeras entregas. La licencia cumplió 20 años durante el pasado año y para celebrarlo Capcom nos brinda una nueva experiencia de horror, Resident Evil 7.

En los primeros compases del año recibimos con las manos bien abiertas la séptima entrega numerada de la franquicia Resident Evil, puesto que en ella se han invertido las esperanzas de contar con una de las experiencias de terror con más inmersión de los últimos años. Y ciertamente tras haber podido disfrutar de ella no podemos tener mejores sensaciones, las cuales compartimos con vosotros en este análisis.

Esta nueva entrega fue presentada en el pasado E3, siendo así toda una sorpresa para todos los jugadores y seguidores. Capcom había decidido dar una vuelta de tuerca, re-imaginar la fórmula de la saga, innovar y ofrecer un punto de vista distinto al que estábamos acostumbrados. Así pues, se han introducido ciertos cambios en esta nueva entrega que volverán a cambiar el concepto de la saga y asentar un nuevo punto de inflexión en el género de terror.

Como comentamos en el párrafo anterior, Resident Evil 7 Biohazard marca el inicio de una nueva era de terror visceral para la saga. La serie sufre un dramático giro hacia una percepción y concepción diferente, dónde su principal novedad es el cambio de la perspectiva jugable, la cual ahora presenta una vista en primera persona. Este aspecto es el principal elemento clave en la innovación de esta séptima entrega y la que logra el incremento de la inmersión para el jugador.

Antes de ahondar en materia comentar por razones obvias, y que seguramente todo lector o lectora agradecerá, que en este análisis no encontraréis ningún tipo de destripe acerca de la historia, tan solo se tocarán aquellos aspectos principales para comprender la premisa y el contexto de la trama del juego. Posteriormente, está en vuestras manos el descubrir la maravillosa, macabra y misteriosa historia que se esconde tras el horror que entraña Resident Evil 7, puesto que esta es muy potente.

Dicho esto, en esta ocasión nos trasladaremos hasta una América rural moderna, lugar dónde se desarrolla los dramáticos acontecimientos de la historia, los cuales se sitúan tras los sucesos de Resident Evil 6. Sin embargo, estos no guardan una relación directa con la última entrega ni con las anteriores, aunque si hay paralelismos y ciertas alusiones que deberéis descubrir por vosotros mismos.  Por supuesto, como viene siendo costumbre en la saga una cepa de un virus, el cual es capaz de convertir a todo ser humano en las criaturas más despreciables y terroríficas, estará tras todo el entramado.

Y nuestro papel en todo esto será el de acompañar y ayudar a Ethan, nuestro protagonista, el cual se ve envuelto en una serie de catastróficas y macabras desdichas con el fin de salvar a su amada Mía. Sin embargo, Ethan no sabía dónde se metía y se ve atrapado en una mansión por unos locos de atar, la familia Baker, los cuales esconden un secreto que nosotros trataremos de desentrañar. Los Baker son psicópatas, macabros y locos, en definitiva, están como una regadera.

Poco más podemos contar de la historia sin entrar en destripes, solamente decir que no estaremos solos y una tal Zoe nos irá guiando o dando alguna pista de vez en cuando a través de unas llamadas telefónicas. Así mismo, estaremos acechados y en peligro constantemente, por lo que el juego no nos dejará ni un solo minuto de descanso, es decir, estaremos en constante tensión y agobiados.

El horror regresa a su hogar y a nuestras consolas. Como decíamos, la principal novedad es el cambio de la vista a primera persona y con ello ese incremento en la inmersión, cosa que funciona realmente bien. Resident Evil 7 encarna los elementos de exploración, rompecabezas y tensión atmósfera de las primeras entregas y los adapta a los tiempos actuales con unas mecánicas dinámicas y una jugabilidad moderna, aprovechando las raíces de la saga para abrir una puerta a una nueva experiencia de terror visceral.

Para comenzar a comentar el apartado de mecánicas y jugabilidad, el cual será el más extenso del artículo nos gustaría aclarar que vais a encontrar en esta nueva entrega. En esta séptima entrega encontraréis una experiencia de terror psicológica como comentábamos, que juega con la mente del jugador y este mismo con tal de hacerle sufrir, además de agonizar por su vida dentro del universo del juego. Es decir, no vamos a encontrar un título que caiga en los sustos fáciles, de hecho no recurre a ellos en muchas ocasiones, aunque sí que están presentes en los momentos clave de la aventura.

Resident Evil 7 es ante todo una experiencia de terror y supervivencia, aunque eso no significa que no tengamos que luchar o correr para salvar nuestra vida, así que obviamente, también habrá combates contra enemigos, además de jefes finales. Los combates aportan una gran tensión al desarrollo de la historia, puesto que en todo momento nos sentimos inferiores ante los enemigos que nos acechan y eso que contaremos con armamento para poder hacerles frente. En esta ocasión, experimentaremos la acción como nunca lo habíamos hecho antes en la saga, y todo ello gracias a la perspectiva en primera persona. Cualquier enemigo, hasta tan solo uno de ellos, tiene la suficiente capacidad para poder acabar con nuestra existencia, así que en cada combate hemos de dar lo mejor de nosotros, siendo así un juego bastante exigente con el jugador.

Los enemigos son duros de roer, aunque no precisamente por su dureza, sino más bien por sus movimientos sinusoidales, lo cual hace que acertar en sus puntos débiles sea una ardua labor. No obstante, por lo general siguen un patrón de ataque bastante sencillo de esquivar, además contamos con la posibilidad de bloquear esos ataques con el botón LB, eso siempre y cuando lo hagamos en el momento justo.  Los adversarios que nos encontramos en esta entrega son “los Holomorfos”,  unas criaturas viscosas de color negro que utilizan sus largas y afiladas extremidades para atacarnos sin ningún tipo de miramiento. Como hemos dicho son seres un tanto difíciles de vencer, y para lograr acabar con ellos tan solo hay una única forma, acabar con su centro nervioso, es decir, la cabeza. No obstante, siempre podemos intentar destrozar sus miembros con el fin de frenar su avance hacia nosotros.

Anteriormente citábamos que Ethan cuenta con una serie de armamento a su disposición para poder hacer frente a los distintos enfrentamientos, así como a los obstáculos que se va encontrando a lo largo del juego. En un principio, solamente contaremos con el característico cuchillo que aparece en todas las entregas de la saga, el cual, en esta ocasión, no tiene mucho protagonismo, y es relevado a un segundo plano para poder romper cajas o hacer ciertas acciones. Posteriormente, contamos con una pistola, nuestra primera arma contundente con la cual nos sentiremos un poco más seguros. Seguidamente iremos obteniendo, aunque no de  forma sencilla, una serie de armas más poderosas como la escopeta, el lanzagranadas o un revolver.

Como podéis ver nos podremos defender a diferencia de otros juegos del género, los cuales son más contemplativos dejándonos solamente correr o escondernos, como puede ser el caso de Outlast, título con el cual se ha comparado mucho este Resident Evil 7. No obstante, a pesar de poder defendernos, tendremos que ir con mucho cuidado con los recursos que tenemos disponibles y obtengamos a lo largo del juego, dado que en la mansión estaremos solos y nadie nos ayudará a combatir contra nuestras amenazas.

Los recursos que podemos tener a nuestro alcance son ligeramente escasos (munición, medicamentos, hierbas, pólvora, etc…), tendremos que hacer un uso bien razonado de todo ello, puesto que la cantidad de objetos que podemos portar con nosotros es limitada debido al poco espacio de nuestro inventario,  el cual en cierto momento de la aventura se podrá expandir unas pocas ranuras. El hecho que se vuelva a introducir la gestión racional del inventario nos ha gustado mucho, ya que en más de una ocasión tendremos que pensar bien que llevar encima y cuándo usarlo, nuestro destino depende de ello.

Y la mejor forma de conseguir recursos es la exploración. El juego cuenta con un fuerte carácter de exploración, el cual nos obligará a escudriñar cada rincón con tal de no dejar piedra sin remover, si es que queremos salir con vida y encontrar una salida a toda esta locura. En este aspecto la mansión y los entornos juegan un papel fundamental. La mansión, así como todos los entornos en los cuales se desarrolla toda la acción tienen vida propia y se sienten realmente parte del conjunto del juego, ya que el diseño y la recreación de estos elementos han sido llevados a cabo de una forma sorprendente y digna de alabar.

La acción se desarrolla en gran parte en una mansión abandonada al sur de los Estados Unidos, en ella tienen lugar todas las macabras fechorías de los Baker contra nuestra persona. La calidad de la recreación, así como de la ambientación y el diseño invertida en ella por parte de Capcom es sobresaliente. Es increíble como todas las estancias y localizaciones del juego están entrelazadas entre sí y conectadas, provocando una ida y venida continua de un lugar a otro con tal de avanzar en la historia. Avanzaremos tres pasos, pero retrocederemos otros dos con tal de conseguir todos los objetos que nos hacen falta para poder seguir adelante. A medida que exploramos nos encontramos una cantidad de objetos abrumadora, aunque no en todo momento sabemos para qué sirve cada cual, eso lo iremos descubriendo según nos vayamos encontrando en las situaciones requeridas, dónde emprando la razón y la lógica descubriremos su función.

En un principio, no podremos acceder a todas las zonas de la mansión. La casa es enorme y esconde grandes secretos en ella. Algunas zonas estarán barradas y bloqueadas, y para poder acceder a ellas necesitaremos ciertas llaves, las cuales hay de tres tipos: escorpión, serpiente y cuervo, obviamente cada una de ellas abrirá las puertas con los símbolos grabados que estas representan. La acción no solamente tendrá lugar en la ella, ya que también tendremos acceso a los exteriores de la casa como a un patio y otras localizaciones que mejor os dejamos que descubráis por vosotros mismos.

A medida que exploramos la mansión encontraremos unas estancias que albergan un baúl en su interior, además de una grabadora donde poder grabar nuestra partida valga la redundancia. Estas salas son seguras y aparte de permitirnos tomar un respiro de tanto acoso, también podremos gestionar nuestro inventario y guardar en el baúl aquellos objetos que no necesitemos en ese momento. Ahora permitirnos la libertad de daros un consejo, acordaros siempre de guardar la partida, ya que el juego tiene puntos de control en ciertos momentos, pero si no grabamos la partida perderemos todo el progreso. Este aspecto es un clásico en la saga Resident Evil y una marca de la casa, así que nos encanta que haya regresado.

Otro elemento que también regresa de la misma forma que el anteriormente citado, son los rompecabezas. Los puzles están de vuelta y son una parte esencial de esta nueva experiencia, los hay fáciles y asequibles, y otros que sacarán lo peor de nuestro ser al no dar con su solución en primera estancia. Sin embargo, la resolución de estos aporta una satisfacción impagable al jugador, siendo así uno de los fundamentos del “survival horror”. Por lo general, todos los rompecabezas del juego están muy bien diseñados e ideados, no encontraremos dos iguales, aunque si algunos parecidos. Algunos son tan evidentes que ni siquiera nos daremos cuenta que la solución está ante nuestras narices, y otros por ejemplo, habrá que jugar con las sombras.

A todo esto la duración del título ronda las 10 horas, aunque si nos paramos a explorar y leer los documentos que aportan datos a la trama puede que se alargue algo más. El juego tiene cierto carácter rejugable a nuestro parecer, debido a la inclusión de secretos y coleccionables. Ante esos elementos coleccionables podemos citar unos cuantos que destacan por encima de los demás. Por ejemplo, en los distintos escenarios del título encontraremos unas figuras de Mr.Everywhere a las cuales tendremos que disparar, habrá que estar atentos a todos los recovecos, ya que están bien escondidas. También encontraremos unas monedas antiguas, las cuales en cierto momento de la aventura nos serán de utilidad para comprar objetos muy interesantes. Además, encontraremos una serie de estimulantes, los cuales aumentarán nuestra salud máxima. Y por último, y más interesante, unas cintas de vídeo que contienen historias del pasado. Como jugador, podremos ver estas cintas, y experimentar esas historias por nosotros mismos, ya que contienen pistas para el presente y nos ayudarán a encontrar el camino correcto.

En cuanto al apartado técnico, hay que decir que el juego rinde a un alto nivel, es fluido y cuenta con un control que responde muy correctamente. Sin embargo, las pantallas de carga se antojan algo largas en según qué momentos. Resident Evil 7 utiliza el RE Engine, un motor gráfico diseñado específicamente para el propio juego, el cual permite centrarse en los elementos y detalles más insignificantes para dotar al juego de una recreación envolvente a la par que extraordinaria, además de una estética fotorealista. Gracias a este motor gráfico es posible conseguir la ambientación con la que cuenta este juego, la cual destaca por ser tétrica, oscura y lúgubre, sin duda toda una ardua labor en diseño que consigue un resultado muy sobresaliente. No obstante, también hay que comentar que algunas texturas no están al nivel requerido, y se muestran a baja calidad perdiendo así nitidez. Pero, por lo general el juego luce muy bien y se ve genial, aunque poco nos vamos a percatar de ello cuando el juego nos atrape con su potente historia.

Por último, el sonido en un juego de este corte es un apartado súper importante e imprescindible que se debe cuidar con mucho mimo. Y en este sentido, Resident Evil 7 es una gozada. El título no se limita solamente a encandilarte con el apartado estético, sino que también lo hace con el sonido. No cuenta con una banda sonora especialmente relevante, salvo algunos temas instrumentales de ambiente que ensalzan los momentos más tensos y las batallas, pero por otra parte si cuenta con unos efectos de sonido y entorno espectaculares. Estos efectos de sonido son cruciales para mantener al jugador en tensión y agobiado en todo momento, además son útiles para él mismo, debido a que así es posible captar los pasos de los entes amenazantes. Un apartado que se disfruta más, y de hecho de forma casi obligada, con unos buenos cascos, gracias a ellos se consigue un sonido envolvente que hará incrementar el sufrimiento. Y en cuanto al doblaje y localización del título, sencillamente felicitar a Capcom por el excelente trabajo realizado, puesto que es de gran calidad y completamente en castellano.

 

Puntuación
Gráficos
85 %
Jugabilidad
90 %
Sonido
95 %
Duración
85 %
Inmersión
95 %
Compartir
Artículo anteriorSe ha publicado un nuevo gameplay de Ghost Recon Wildlands
Artículo siguienteJuega a Mass Effect Andromeda 5 días antes de su lanzamiento
Redactor y analista experimentado que aporta su opinión sobre videojuegos y nos informa de las últimas novedades de los videojuegos como su activa aportación en el foro.

1 Comentario

  1. Buen análisis, se lee de manera muy amena, se nota que te ha gustado!

    Con respecto a la introducción, casi diría que el dos es mejor que el primero, pero es cuestión de gustos.

    He leído muchas críticas sobre el cambio de persona, pero a mí me parece una decisión estupenda, puesto que un survival horror genera mucha más tensión con una vista en primera persona. Además, con la demo estás en tensión a todo momento, lo cual no me pasaba con un juego de la franquicia desde el Resident Evil 3.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here