Análisis de NHL 18

0

Electronics Arts te lleva La Stanley Cup al salón de tu casa un año más con NHL 18

EA sports puede conquistar tanto a usuarios ya habituales como a nuevos jugadores con la última entrega de la franquicia NHL. Los aficionados al hockey  y/o de los videojuegos deportivos disfrutarán muchísimo sin duda alguna de las novedades que nos trae NHL 18 además de sus muchos modos de juego. Al igual que otras franquicias de EA sports que no suelen tener realmente una gran acogida en países de habla hispana, NHL 18 incluye varios idiomas como inglés, sueco y ruso entre otros, pero excluye al español.  La traducción al menos de textos indudablemente sería muy de agradecer, pero la carencia del español no es algo que le pueda resultar realmente un lastre ya que es un juego muy gratificante gracias a su magnífica jugabilidad: podrás disfrutarlo tanto como si tienes nociones de este deporte como si no.

Comienzo

Actualmente la vista es un factor muy importante, al igual que en la gastronomía muchos platos nos los comemos con los ojos, ves un plato hacia otra mesa y ya te dan ganas de probarlo, esto también nos puede pasar con los videojuegos. NHL 18 nada más comenzar ya consigue este efecto en el usuario, invitándole a divertirse desde el minuto 1. La bienvenida nos la dan con una muy buena interfaz muy sencilla y concreta, ofreciéndonos la posibilidad de repasar los controles por si es nuestra primera toma de contacto con la franquicia, que además nos cuenta que trae de nuevo esta entrega de NHL, cerrando la baraja de posibilidades con las opciones de jugar una final de Stanley Cup por si quieres practicar como calentamiento antes de meterte de lleno en el juego y la opción de ir directamente al menú principal por si no necesitaras o no quisieras hacer estos pasos. Y desde ahí sigue ganando puntos haciendo la vida más sencilla al usuario con su sistema de menú rápido personalizado.

Jugabilidad

En esta nueva entrega de NHL la jugabilidad se podría resumir muy rápidamente diciendo que es el gran pilar de este juego. Todas las horas de diversión ya sea en solitario o en compañía de un amigo son posibles gracias a la jugabilidad, perfectamente explicada y de una manera tan intuitiva que sin tener ni idea de hockey puedes disfrutar muchísimo de este videojuego.  En cada partido vivirás experiencias diferentes, saboreando la victoria sin apenas esfuerzo o teniendo que acabar remontando un partido histórico que puede estar repleto de altercados en los que serás protagonista y responsable del resultado en la lucha. Y nos llega a sorprender aún más con la participación de espectaculares filigranas y movimientos defensivos que lo harán todavía más vistoso.

Otro de los factores clave en la jugabilidad es la diversidad de opciones jugables al traernos tantos modos de juego diferentes, consiguiendo así un amplio abanico de posibilidades, destacando como principal novedad el modo de 3vs3 que además de una fresca alternativa nos trae nuevas reglas de juego haciéndolo aún más atractivo. Los diferentes modos nos hacen propuestas bastante interesantes, dependiendo de lo que nos apetezca jugar en cada momento o los gustos de los usuarios. Pese a esto hay que ponerle una pequeña pega, aunque el motivo sea comprensible, y es que ese modo historia que tan bien complementa a estos juegos deportivos, que ya estrenaron hace un año con FIFA y este año en la última entrega de NFL, habría sido por lo menos interesante en esta ocasión. También es cierto que ese modo historia puede hacer acto de presencia gracias a la participación del motor gráfico Frostbite, con el que de momento no cuenta la franquicia NHL.

El éxito de la jugabilidad no solo reside en todas las opciones de juego, lo cuál es tan solo la punta del iceberg. No podemos olvidarnos de los movimientos de los jugadores, estando muy bien conseguidos y bastante cercanos a la realidad, a excepción de momentos puntuales que realmente tampoco llegan a entorpecer nuestra experiencia jugable. Sí es cierto que la fluidez del juego es bastante buena, pero el avance requiere cierta paciencia, porque si optamos por desarrollar un juego agresivo con bastantes intercepciones, esto obviamente se penalizará y hará que el transcurso de los 3 tiempos se alargue más de lo esperado, pudiendo “cansar” un poco al usuario.

Como ya he dicho a lo largo del análisis la jugabilidad le da muchísimo a esta entrega, siendo capaz incluso de enganchar a los usuarios menos habituales en la simulación de deportes. Si también te gustan los videojuegos cooperativos en los que echas horas y horas al lado de un amigo, NHL 18 es una gran opción para tu catálogo al aumentar la variedad a la hora de ganar a un amigo en esos sanos piques uno contra uno.

Gráficos y Sonido

Ahora es cuando tenemos que empezar a hablar de los puntos a los que EA sports ha debido de considerar menos importantes, como son los gráficos y el sonido. Podemos comenzar diciendo que ambos son aceptables, lo cual no significaría que no sean mejorables, sobre todo conociendo el rendimiento de las consolas actuales. Como ya hemos comentado en el apartado de jugabilidad, NHL hasta el momento no cuenta la participación del motor gráfico Frostbite, algo que le puede pesar de manera considerable si se mira de reojo al resto de franquicias deportivas de la compañía norteamericana. La recreación de escenarios en cuanto a composición está bastante bien conseguida, pero debido a la falta ya comentada de un mejor motor gráfico se aprecia la posibilidad de una mejora visual estética.

Para hablar del sonido deberíamos dividirlo en 2 partes: La ambientación en el estadio durante el transcurso del partido y la banda sonora. La ambientación en el estadio  es bastante buena, transmitiendo muy bien la sensación de estar arropado por el público. Donde sí han flojeado algo más es en la banda sonora, o al menos en mi opinión, ya que el track list no llega a tener demasiada variedad y tampoco es que haya acertado demasiado en la elección de las canciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here