“…NBA 2K13 salta a la cancha para seguir con su particular dinastía en el baloncesto virtual. Las mejoras en los modos de juego, los comentarios en castellano, la inclusión del Dream Team de 1992 y el Team USA de 2012 o la integración con Kinect son el alley-oop perfecto para que nosotros sólo tengamos que reventar el aro a placer desde el salón de casa….”

Y por si quedaba alguna duda, Electronics Arts ha anunciado que la saga NBA Live tampoco verá la luz este año como ya ocurrió en el curso anterior,  normal que se retiraran a tiempo ante un producto de semejante envergadura como es NBA 2K13.

Nada más comenzar el juego y después de su espectacular intro llevada a cabo como por por su porductor Jay-Z, nos encontramos con menús muy llamativos y quizás algo sobrecargados, con barras ecualizadoras y altavoces vibrando. El responsable de esta nueva apariencia y de otras tantas decisiones artísticas es en gran medida el ya mencionado rapero Jay Z,conocido tanto como cantante, como por ser el marido de Beyoncé.

¿Pero qué pasa si tienes un rapero con mucha pasta además de un flipado del baloncesto en la producción de un juego de la NBA? Pues un aspecto recargado y ostentoso, hip-hop del bueno que te sale por las orejas y cómo no, el ego del artista que sale en cuanto tiene la más mínima oportunidad: durante el tema inicial, durante los tiempos muertos e incluso durante la carga del juego sale alguna imagen de uno de sus videoclips… amén de que la banda sonora del juego está producida también por el amigo Jay, tanto por temas propios como por sus muy acertadas licencias, todo ello con un exquisito gusto musical y visual.

La gran novedad de este año es el nuevo control de tiro con el stick derecho. Haciendo combinaciones con el gatillo izquierdo podremos hacer toda clase lanzamientos y virguerías que harán las delicias de los más fanáticos. Reversos, bandejas imposibles, suspensiones hacía atrás, ganchos, mates… Por supuesto, también se puede usar el clásico botón de tiro, pero que no ofrece toda la variedad ni el control tan extenso que nos brinda el sistema analógico. Ni que decir tiene que en un primer momento se suda la gota gorda para manejar los lanzamientos con el nuevo método, pero una vez que nos acomodamos se empieza a explotar toda la versatilidad que ofrece casi sin darnos cuenta.

Se sigue manteniendo el sistema de elección de pase, además de todas las opciones implementadas en la cruceta para modificar de forma dinámica las estrategias tanto defensivas como ofensivas así como gestionar los cambios sin necesidad de acceder al menú de pausa. Para los más vaguetes también se puede dejar todo en manos de la IA a la hora de pedir tiempos muertos y realizar cambios en función del cansancio o las faltas personales cometidas. A todo esto hay que sumarle la posibilidad de dar ciertas órdenes estratégicas a través de Kinect usando nuestra voz. Menos mal que no controlamos a los jugadores en sí con él, ya que induciríamos el destrozo por manotazos de todo el mobiliario de salón.

Esta nueva entrega sigue ofreciendo el modo de juego Mi Carrera, además de la clásica temporada regular o los Play-Off. El modo Mi Carrera, tiene el mismo funcionamiento que en temporadas anteriores, nos pondremos en la piel de un rookie de primer año con el que podremos desarrollar toda una carrera profesional. Comenzando por un partido de exhibición, en el que los ojeadores medirás tus aptitudes baloncestísticas, serás entrevistado por todos los equipos interesados antes de la elección del draft. Tanto las entrevistas, en las que tendremos que elegir la mejor respuesta para poder ser elegido por un buen equipo, como la elección del draft, se hacen un muy pesadas al tener un ritmo excesivamente lento. El draft, en este caso, se hace interminable al ser una secuencia cinemática que no ofrece la posibilidad de ser omitida.

Una vez finalizado el vía crucis y hayamos sido seleccionados por un equipo iniciaremos nuestra carrera profesional firmando contratos publicitarios o eligiendo un nick para la interacción con nuestros seguidores en las redes sociales. En lo referente al juego en sí, sólo tendremos la posibilidad de manejar a nuestro jugador que tendrá una nota base asignada. Dicha nota mejorará o empeorará en función de los fallos que cometamos o los aciertos que tengamos a lo largo de todos los partidos de la temporada.

El nuevo modo de juego incluido es el de Mi Equipo, en el que podremos crear una formación a gusto del consumidor, donde se podrán usar tanto jugadores clásicos como actuales y que irá evolucionando a lo largo de los partidos en los aspectos en los que más se destaquen durante el juego. También se pondrán comprar potenciadores de oro, plata o bronce con los beneficios obtenidos al juegar partidos. Para este modo de juego es indispensable una conexión con Xbox Live.

El resto de modos de juego son los ya conocidos, siendo la temporada el modo no apto para impacientes con los 82 partidos de temporada regular más siete por eliminatoria de play-off, pero con paciencia y saliva ya sabemos lo que le hizo el elefante a la hormiga. Aportando también aquí una novedad a la hora de planificar los partidos que es el control total de simulación. Esta nueva funcionalidad, permite definir qué jugadores queremos usar como primeras opciones de ataque o definir el comportamiento del equipo en situaciones de rebote, defensa, etcétera.

La buena noticia que tenemos los usuarios españoles es que por primera se incluyen comentarios en nuestro idioma. No puedo dejar imaginar lo que hubiese supuesto que el gran Andrés Montes hubiese aportado sus comentarios, apodos y chascarrillos en los partidos que disputásemos, pero el equipo de comentaristas elegidos cumple con creces las expectativas. Antoni Daimiel, Sixto Miguel Serrano y Jorgue Quiroga son los encargados de ponerle voz a esta entrega y que han dejando el listón muy alto, elevando aún más si cabe la calidad del juego. Para poder disfrutar de esta opción dispondremos de un código de descarga que encontraremos en el interior del juego.

La calidad gráfica sigue siendo espectacular, teniendo una grandísima cantidad de detalles durante el partido que reflejan muy fielmente un verdadero partido de la NBA. El aspecto de los jugadores está reproducido casi al milímetro y están llenos de animaciones características, en el caso de los más famosetes, para darle ese toque extra de realismo. ¡Les falta salpicarnos sudor, señora! Eso sí, también hay voces cercanas a un servidor que afirmen que “todos los jugadores se mueven igual cuando están esperando”. Y ahora sí que nos metemos en harina…

Gráficos: 9

Jugabilidad:9

Sonido:9

Duración:9

NOTA FINAL 9

Conclusión

A pesar de no tener rival alguno que le haga sombra, 2K Sports sigue sin descuidar lo más mínimo la calidad de esta saga y no deja de mejorar un producto que, año tras año, supera la versión anterior y que pone el listón muy alto a todo aquel que quiera disputarle el cetro del mejor simulador de baloncesto a día de hoy. Póngame cuarto y mitad, por favor.

 LEE LOS COMENTARIOS SOBRE ESTE ANALISIS EN EL FORO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here