NBA Playground es una original propuesta arcade de Saber Interactive con licencias oficiales de la mejor liga de baloncesto del mundo 

La propuesta arcade de Saber Interactive tenía muy buena pinta cuando se anunció; más aún cuando tendría licencias oficiales de la mejor liga de baloncesto del mundo. Pero en en momento de su lanzamiento, se desinfló por su poco contenido, sus escasas mecánicas y un online que solo cuenta con un modo de juego.

Tengo que comenzar por lo que posiblemente es para mí una de las mejores características del juego, como es la elección de los jugadores que llevaremos a la pista. Desde un principio no podremos seleccionar cualquier estrella actual o del pasado de las más de 150 que están disponibles sino que deberemos conseguirlas antes en un sobres que recibiremos por subir de nivel y salir victoriosos en torneos. Algo positivo sabiendo que solo se pueden conseguir con nuestra habilidad y no con los odiados micropagos. Jugadores que serán todos actuales o leyendas del pasado con sus equipos oficiales con sus aptitudes diferentes lo que hará que, según el personaje que elijamos, tendremos mayor porcentaje en ataque, defensa, etc.

…estaremos ante un partido 2 vs 2 donde la anarquía será quién mande en todo momento

Una vez dentro de la cancha, la primera vez tendremos un tutorial algo corto y simple de como movernos por el parqué, estaremos ante un partido 2 vs 2 donde la anarquía será quién mande en todo momento. Sin árbitros ni las reglas clásicas del baloncesto, tendremos a nuestra disposición una serie de mecánicas, algo escasas, con las que intentar ganar los partidos, bastante exigentes hasta en el nivel de dificultad más bajo.

Como ya he dicho, las mecánicas se quedan algo cortas respecto a lo que se podría ofrecer. Nuestro objetivo sigue siendo el mismo que en el deporte original, encestar y evitar que haga lo propio el rival. Para ello, tendremos tres tipos de tiros diferentes: tiro normal (o triple), mate y alley-oop, estos últimos la verdadera esencia del título. Pero no todo va a ser, tirar y meter, sino que deberemos dejar de apretar en el momento justo para encestar, lo que hará que se complique un poco al principio, y puede que sea algo frustrante para aquellos jugadores que no tengan mucha práctica con este tipo de juegos. Pero con práctica, se hará algo más asequible. Además en la faceta de ataque tendremos a nuestra disposición fintas imposibles en la vida real y pases a nuestro compañero, al cual podremos controlar en cualquier momento, cosa que hará que los partidos sean más dinámicos, a la par de espectaculares. Si bien la IA del personaje que no estemos controlando apenas hace nada, ni en ataque ni en defensa, por lo que deberemos hacer todo lo necesario para ganar nosotros; algo negativo puesto que deberemos estar a dos bandas, en vez de solo en una. En la faceta de defensa, al no haber reglas, podremos empujar, robar y hacer tapones sin ninguna restricción, pero a veces estas mecánicas fallan; al igual que los rebotes, que aunque vayamos a por el balón y saltemos para capturarlo, muchas veces fallaremos, sobre todo en los tiros normales, mates o alley-oops. No así en los triples, que cuando fallemos será excesivamente fácil recuperar el balón sin que el rival ponga apenas oposición.

La IA es uno de los peores apartados ya que su desequilibrio estará presente en todo partido

La importancia de mezclar todas estas mecánicas de manera variada y continúa tendrá su recompensa, y es que cada vez que las hagamos aumentará nuestra barra de habilidad, y una vez que la tengamos al máximo nos darán aleatoriamente una habilidad especial con la que tener una jugosa ventaja en el partido. Ojo, porque estas ventajas también podrán conseguirlas el equipo rival. La IA es uno de los peores apartados ya que su desequilibrio estará presente en todo el juego, lo que hará que en algunos partidos sea imparable acertando todo tiro que intenta y consiguiendo ventaja tras ventaja, y en otros sea algo mediocre, pudiéndole machacarla con mayor facilidad.

Sin embargo, todas estas mejoras podrían resultar suficientes, sí se hubiera añadido más contenido al juego, ya la escasez de éste en una gran debilidad que tiene. Al margen de las exhibiciones, con apenas opciones para personalizarlas, solo hay dos modos de juego más disponibles: una especie de modo historia en la que jugaremos una serie de torneos en diferentes lugares de Estados Unidos con cuatro partidos en cada uno de ellos. Pero a la larga se hacen monótonos, con un planteamiento igual en cada uno de ellos, cambiando solo el escenario (el mismo, pero diferente decorado) y los jugadores; solo salvándose, y lo que le añade algo de rejugabilidad, el desafío que tenemos en cada partido. El otro es el modo multijugador, pero nada más lejos de la realidad se que corto en modos y en opciones. Solo tenemos disponible 1 vs 1 contra jugadores de todo el mundo, además de que en no pocas ocasiones le cuesta conectar; si bien en las próximas semanas se lanzará una actualización totalmente gratuita que añadirá partidos online 2 vs 2. Donde sí que hay 2 vs 2 es el modo local, lo que hará que los partidos sean aún más fluidos y rápidos controlando a un solo jugador, aunque hay que coordinarse muy bien con el otro jugador.

El apartado gráfico tiene un aspecto cartoon que hace especial énfasis en las cabezas de los jugadores, enormes respecto al resto el cuerpo y totalmente reconocibles, sin ningún fallo reseñable que señalar. Respecto al apartado sonoro, hay poco que comentar puesto que no es muy destacable; entra dentro de lo exigible a un arcade de este tipo.

Puntuación
Gráficos
65 %
Jugabilidad
60 %
Sonido
65 %
Duración
55 %
Compartir
Artículo anteriorNueva actualización para Xbox One
Artículo siguienteCrossout, el free-to-play post-apocalíptico, llegará el 30 de mayo a Xbox One
Estudiante de Económicas. Actualmente en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here