Tras casi 60 horas, la historia principal completada y bastantes misiones secundarias hechas ya puedo escribir un análisis de este pedazo de juego para Xbox One, que a mi parecer debería ser el GOTY, no solo del año, sino de la generación.

El juego, que corre a 1080p y 60 frames por segundo en la consola de Microsoft, se ve alucinante y la tasa de frames es estable, incluso en momentos de acción.

Pero bueno, dejemos a un lado estos aspectos y vayamos al grano, o mejor dicho a la historia. El juego comienza con una cinemática “Made in Kojima”, de esas largas… Aunque, tranquilos, por lo general las escenas de The Phantom Pain son más bien cortitas, quitando esta. Ah, y además en la propia cinemática hay un parón para que podamos crear nuestro propio avatar. Una vez, haya terminado, la escena tenemos  como objetivo escapar de un hospital (Recordemos, que estamos en un hospital después de lo ocurrido en el final de Ground Zeroes por lo que es recomendable jugar primero a este prólogo). Hablando de GZ, The Phantom Pain, nos da la oportunidad de importar nuestra partida del juego que salió en marzo de 2014 para conseguir jugosas recompensas.

Siguiendo por donde íbamos, mientras escapamos y no del hospital, este Capitulo 0 se alarga más de una hora, aunque la mayoría son cinemáticas. Los primeros minutos de gameplay del juego, nos sirven básicamente para familiarizarnos  con los controles y con la infiltración, sí no lo estamos ya.

Una vez lo acabamos, comenzamos directamente con el siguiente capitulo, donde ya vemos el vasto mundo abierto que podemos patearnos cuando no estemos en una misión principal (Cada capitulo tiene una perímetro designado, y sí nos salimos de él abortamos directamente la misión)

Cada misión principal o capitulo comienza y acaba como una serie de TV con sus créditos, lo que le añade al juego un toque más espectacular sí cabe. Una vez esto acabe, dará comienzo la misión, que podremos completarlas de cualquier forma que se nos ocurra: ya sea en sigilo, masacrando a todo ser viviente que se nos acerque, etc. Además de los objetivos de no alertar a nadie, sin cargar un punto de control, sin muertes, etc, tendremos objetivos secundarios que nos darán más puntuación al final de la misión.

A medida que vayamos avanzando tendremos a una serie de compañeros que nos ayudarán a completarlas de una forma más sencilla. Sobre todo a aquellos que echan de menos el radar Soliton que nos indicaba la posición y el rango de visión de los enemigos, ya que compañeros como Quiet nos permite decirle que marque todos los enemigos de una zona concreta o que mate a tal enemigo con las consecuencias enemigas. Además, según vayamos teniendo más afinidad con ellos, desbloquearemos nuevo equipamiento para ellos.

Además de que podremos pedir apoyo aéreo sí estamos en una situación límite, aunque la puntuación final nos bajará y aparte nos costará el apoyo PMB.

Otra cosa que no puedo pasar por alto, es que hay 50 capitulos, algunos de ellos repetidos en su versión”hardcore”. Por ejemplo no nos permiten usar el modo reflejo, el sombrero de pollo, etc. En cuanto a los jefes son bastante variados y se pueden derrotar de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, X boss (no lo digo para evitar spoiler) se le puede derrotar extrayendolo con el fulton, derrotándolo cuerpo a cuerpo, disparandole X veces con una pistola de agua, etc.

¿Pensáis que ya he acabado todo? Pues no, ahora os voy a hablar de la Mother Base, el hogar de Big Boss donde debemos acudir habitualmente para aumentar la moral de nuestros soldados, y no deserten. Soldados que debemos extraerlos con el fulton, el mejor item para mi gusto, en puestos de guardia o de avanzada. Además, podremos construir nuevas plataformas para la base, evidentemente con PMB, la moneda del juego y materiales que los iremos recogiendo en el mundo abierto. Los equipos de cada plataforma pueden subir de nivel, a medida que vayamos avanzando en la historia o completemos misiones secundarias. O también pueden bajar de nivel sí, por ejemplo, sí por ejemplo, se ponen enfermos.

Además, podemos crear nuevas pistolas, metralletas, rifles, escopetas, mejoras para el fulton para levantar tanques, morteros, etc, nuevos trajes, etc con PMB y materiales. Aquí es donde entran los famosos micropagos, ya que crear un item o desarrollar una plataforma o mejora, a veces, puede tardar minutos e incluso horas.

Y ya para acabar, vamos a hablar de las misiones y actividades secundarias, que son muy variadas y se van desbloqueando a medida que vayamos avanzando en la historia. En las misiones secundarias, tendremos, por ejemplo, que extraer a un prisionero, rescatar a un soldado de la base madre, destruir un tanque, etc. Estas misiones se pueden hacer de mil maneras, no se pueden repetir y obviamente, no tienen puntuación. Además tenemos coleccionables, como fotos, música, diseños de mejoras para desarrollar, etc, despliegues de soldados para que hagan diferentes actividades como recoger hierbas (solo los mandamos, nosotros no podemos actuar en estas misiones y también podemos extraer diferentes animales, cosa que necesita mucha dedicación.

Ah, y la banda sonora es sublime, de las que te hacen escucharlas una y otra vez sin aburrirse…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here