“Press Play nos deja un juego de puzzles y plataformas en 2D que se suma a la gran cantidad de títulos de calidad del bazar xbox live arcade”

¿Qué hermano no ha deseado -en un momento de furia- que el suyo desapareciese?

… ¿Nadie?, bueno, pues Max, tras ver a su hermano pequeño Félix destrozándole los juguetes lo desea. Pero esto no se queda ahí, dominado por la ira usa el portátil para buscar en Internet un modo de hacer desaparecer a su hermano pequeño. Un niño cabreado más Internet es un tándem muy peligroso, y todos lo sabemos.

El chaval recita un conjuro e inmediatamente su hermano es absorbido por un agujero tridimensional. Max se da cuenta de la metedura de pata y se va en su búsqueda. Pero llega demasiado tarde, un mono gigante ha raptado a su hermano, y justo cuando va a comérselo llega un pterodáctilo y lo rapta, hay que ver, estos pterodáctilos de hoy en día no respetan nada.

Un tal Mustacho, un hombre poderoso pero viejo, ha raptado a Félix con malvadas intenciones. Aquí entra en escena una misteriosa anciana que traspasa a un rotulador su alma y se lo da a nuestro protagonista (porque lo de dar caramelos a los niños estaba muy visto), así pues con el rotulador mágico en nuestro poder emprenderemos una épica aventura para rescatar a nuestro pobre hermano.

Max 1

Press Play echa mano del motor Unity para traernos un apartado gráfico que será de lo mejor del juego. Y no es que los demás apartados sean flojos, sino que éste, gracias a unos entornos coloridos y llenos de vida, se lleva el gato al agua.

Los paisajes van desde el típico bosque de cuento de hadas a una oscura y tenebrosa cueva, que nos pondrá las cosas difíciles, todos ellos cuentan con un diseño impecable.

La diferencia con los gráficos de xbox one no es tan notable como cabría en esperar (en general xbox 360 no sale perdiendo en la comparación), hay detalles que si los examinamos exhaustivamente son mejores en xbox one, pero sobre el papel todo se ve igual.

El sonido sigue igual que en la versión mayor, voces en inglés con subtítulos en castellano y una correcta banda sonora que despunta en ningún momento.

Max 4

Y vamos con el aspecto que considero más importante en cualquier videojuego, la jugabilidad. Si esta falla el resto pierde casi todo su valor. Afortunadamente en Max: The Curse of Brotherhood dicho apartado funciona a la perfección.

Pese a no tener una dificultad demasiado elevada deberemos de usar todo nuestro ingenio para superar las fases, gracias a una dificultad progresiva y a unos controles sencillos pero efectivos no tendremos muchas dificultades para adaptarnos al juego. Cuando hablo de dificultad no solo hablo de los puzzles -que los hay más o menos complicados, pero todos ellos bastante originales- sino de que un solo fallo nos hará repetir desde el punto de control, y no suelen estar precisamente al lado de cada puzzle.

El ingenio también nos hará falta si queremos obtener los 75 ojos coleccionables y los 18 secretos que están escondidos en todos los niveles. Pese a que la mayoría se encuentran sin problemas (hablo de los ojos, los secretos son harina de otro costal) habrá algunos que acaben con nuestra paciencia mientras intentamos cogerlos -aunque estén a simple vista. Su duración ronda las siete horas (con todo al 100%).

En cada capítulo iremos obteniendo distintas habilidades, llegando a una recta final con un in crescendo de esos que a todos nos gusta presenciar.

Para acabar caben destacar los momentos Slow motion y las persecuciones en los que la cámara se acercará para dar un mayor momento de tensión.

Max 3

Conclusión

Max: The Curse of Brotherhood es un buen juego de plataformas y puzzles en 2D, que pese a su elevado precio (15 euros) es una buena opción para los amantes del género.

Gráficos: 8.5

Sonido: 6.5

Jugabilidad: 8.5

Nota Final: 8

 

¿Qué te ha parecido Max: The Curse of Brotherhood?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here