Después de podríamos decirlo ya un fenómeno de masas y casi de crear un género propio con la saga Dark Souls muchos son los estudios que se han fijado en la creación de From Software y motivos no les falta, han conseguido que una saga destinada a un público tan especifico llegue a un montón de jugadores con un trabajo excelente y muy bien llevado a cabo.

Deck 13 y CI Games son los primeros que se han aventurado a seguir los pasos de esta saga y se han atrevido a crear un título basado en todas las facetas jugables de Souls aportando cosas de su propia cosecha como una historia propia, un sistema de combate alternativo y un enfoque distinto, una aventura que seguramente no deje indiferente a nadie. Lords of the Fallen es el título del juego en cuestión y del cual os vamos a hablar en las siguientes líneas.

De entrada ya os decimos que comparar a este juego con Dark Souls es una bendición y una cruz por muchos aspectos y es que las comparaciones nunca fueron buenas. Aquellos que lo califiquen como una burda copia verán muchos defectos en él, debido a que no se trata de un juego de la saga y ni mucho menos es su fin. Sus creadores ya lo dijeron y lo dejaron bien claro, son fans de la licencia y han querido crear su propio juego con claras tendencias hacía Souls, pero con su propia esencia y personalidad.

La premisa era buena y lo es, más estando antiguos desarrolladores de The Witcher 2 en las filas de Deck 13 cosa que se nota en el juego. A pesar de esto el título tiene sus puntos fuertes y sus puntos flojos que a continuación vamos a pasar a desglosar.

lordsofthefallen1

Bien la primera toma de contacto con el juego es bastante buena a pesar de que con el tiempo salgan a la luz algunas de sus flaquezas. En Lords of the Fallen encarnaremos a Harkyn un criminal liberado de la cárcel por necesidad para que luche contra una amenaza creciente, los Rhogar, una raza de demonios con gran poder. La premisa nos recuerda a algunas historias que ya han sido tratadas anteriormente en el mundo de los videojuegos, pero en esta ocasión han querido dotar a esta historia de más énfasis apoyándose en los diálogos con otros personajes y en unas cinemáticas bastante trabajadas.

El argumento no es nada del otro mundo más bien un mero trance para que transcurra la acción aunque sí que está más trabajada que en la saga Souls. En esta ocasión nos sumergiremos más gracias al peso narrativo con el que ha sido dotado el juego que no solo está presente en las cinemáticas si no que se complementan con unos registros de audio que encontraremos a lo largo de nuestra aventura así como unas descripciones e historias de todo nuestro armamento. Además, han querido dejarnos algo de protagonismo a nosotros, los jugadores, pues en algunos momentos nos tocará tomar alguna que otra decisión en los diálogos aunque éstas no son muy relevantes, aún así se agradecen.

Al iniciar nuestra aventura nos darán a escoger entre tres clases que aunque están claramente diferenciadas entre guerrero, hechicero o pícaro se asemejan bastante. Dependiendo de qué clase elijamos tendremos un tipo u otro de habilidades como: crear señuelos o potentes embestidas para el guerrero; curarse para el hechicero o ser más sigiloso para el pícaro. Escoger una u otra clase poco va a variar en nuestra historia o jugabilidad e igual habría sido una gran baza para el juego el poder personalizar la apariencia de nuestro personaje ya que no se puede y ésto lo hubiera dotado de más dinamismo.

lordsofthefallen2

Como decíamos Lords bebe mucho de la licencia de la cual ha sido inspirada y eso lo vemos en todo momento e incluso en su estructura. Las zonas están interconectadas y por aquellas en las que no podamos pasar al principio volveremos más tarde, los enemigos son duros de pelar y deberemos de intentar atraerlos hacía nosotros uno a uno para poder combatir mejor, en general, un juego en el que hay que usar más la táctica que la fuerza de aporrear los botones.

No obstante, hay claras diferencias y una de ellas es el sistema de experiencia el cual nos ha sorprendido muy gratamente. Como sabemos en este tipo de juegos la frustración es el orden del día al igual que morir en el mínimo error y al morir toda la experiencia que hayamos obtenido venciendo a nuestros enemigos se esfumara aunque tengamos una oportunidad de recuperarla volviendo al lugar donde nos hayan matado y recoger nuestro fantasma. Bien Lords of the Fallen nos propone la típica dinámica de las mesas de apuestas de “doble o nada”; nuestra experiencia se irá multiplicando por un indicador que irá aumentando a cuantos más enemigos vencidos llevemos. Claro está que cuando perdamos la experiencia nos maldeciremos por haber seguido adelante y no almacenar nuestros puntos, aunque si lo logramos obtendremos una satisfacción que no tiene parangón.

La experiencia la podremos invertir en los numerosos puntos de control que nos encontraremos a lo largo de nuestra aventura para subir de nivel los atributos de nuestro personaje así como el de sus habilidades. Éstos son un tanto peculiares puesto que se van agotando según los usemos. Por lo general, los puntos de control son abundantes y casi siempre hay alguno antes de enfrentarnos a un jefe final cosa que se agradece dado lo mal diseñados que están.

lordsofthefallen4

Al igual que el sistema de experiencia es una de las buenas ideas de este juego no podemos decir lo mismo del balanceo. En general, el juego está mal equilibrado. Los chicos que han desarrollado el juego han querido proteger tan bien a los enemigos que resulta frustrante matar a los enemigos con escudo puesto que estos se protegen y el escudo es infranqueable hasta que se le rompe la defensa. Además, en muchas situaciones a pesar de que llevemos un escudo con gran cantidad de defensa de un golpe igual nos la anulan toda.

Anteriormente adelantábamos que los jefes finales no estaban bien diseñados y ahora os vamos a explicar porqué, y es que estos casi siempre son los mismos simplemente cambiando sus estrategias y patrones de ataque. Además, se han empeñado en dotarlos de una cantidad ingente de vida para que los combates duren más cosa que hacen que nos parezcan eternos y más si los jefes cuentan con escudo con el que de nuevo será muy difícil cogerles la espalda. A todos estos defectos se le une la zona en la que generalmente nos enfrentaremos a ellos puesto que normalmente nos pondrán en un escenario circular para que “bailemos” con ellos.

Pero eso no es todo hay otros tantos aspectos que contribuyen en la descompensación del juego como la repetición y poca variedad de enemigos, simplemente se limitan a dotarlos de más vida. También nos desconcierta que con bastante asiduidad cuando estamos peleando y nos alejamos para recuperarnos un poco los enemigos regresen a su zona de aparición y recuperan del todo su nivel de salud. Todos estos defectos están presentes y son los que hacen que este juego no sea mejor dado que si se hubiera cuidado un poco estaríamos hablando de un trabajo sobresaliente y no de uno bastante bueno.

Bien dejando un poco de lado los apartados en los que el juego no brilla continuemos con aquellos en los que a nuestro parecer si lo hace. El título jugablemente hereda la esencia de nuevo de Souls, pero introducen su propio sistema de combate que prácticamente se maneja con los mismos botones. Una de las novedades que ha introducido en este aspecto es el uso de un guantelete a modo de arma a distancia y las magias. El guantelete es una arma demoniaca que conseguiremos en un momento determinado de la historia y que utilizaremos a modo de arco o ballesta ya que en este juego no encontraremos estas armas. Con él podemos disparar proyectiles, crear trampas o incluso una explosión de daño cercano.

lordsofthefallen3

Pero sin duda lo que más destaca de este Lords of the Fallen en este apartado es el sistema de peso que han introducido que dota al juego de un realismo muy bien logrado. Esta característica es la que más se ha criticado del juego y en verdad es algo que no entendemos pues todo es saber manejarlo, sí que es cierto que el personaje se mueve más lento, pero ¿a caso nosotros no lo haríamos portando semejante equipamiento encima?

Todo dependerá si nos enfundaos en una armadura pesada, medio pesada o ligera. No hace falta decir que podremos combinarlas y ahí es donde radica la gracia de este sistema para lograr el equilibrio entre defensa y agilidad. Además, también tenemos que tener en cuenta el tipo de arma, (mazos, hachas, lanzas, espadas,…), que utilicemos ya que también influye en el peso y si nos pasamos de lo que puede soportar nuestro personaje nos podemos olvidar incluso de rodar para esquivar.

El diseño de las armas, armaduras, ítems, enemigos está muy logrado y es una de las grandes bazas de este título, bueno en realidad todo el diseño es magistral. Cuando obtenemos una arma nueva o ítem de armadura creemos que es el mejor que encontraremos, pero siempre hay alguno que lo mejora y lo querremos para ver que tal luce y como se maneja. Sin embargo, la variedad de armas no es muy amplia y si que nos encontraremos las mismas armas con diferentes atributos, pero no diferentes. Las animaciones de las armas es magistral y la sensación de que realmente pesan cuando las estamos manejando es muy real, en este aspecto la verdad es que está muy trabajado. Por otro lado, en algunas ocasiones nos da la sensación que algunas armas son más eficaces contra unos enemigos y otras no, cosa que nos supone un engorro ya que cambiar entre ellas no es muy accesible.

El apartado técnico del juego es bastante potente y uno de los mejores aspectos de éste sin llegar a ser un referente. La nueva generación ofrece grandes posibilidades a los nuevos trabajos y esto se nota en el nivel de partículas que presenta el juego ya que están muy logradas y son dignas de mención así como el ya mencionado diseño artístico que es maravilloso. Por lo general, los mapeados están bien diseñados aunque quizás pecan de poca variedad aunque sí que nos incitan a explorar para encontrar todos los secretos que entrañan sus recovecos.

En cuanto a las animaciones como comentábamos es uno de los pilares fuertes del juego debido a que aporta un realismo a los combates muy notable. Todas son espectaculares y los impactos de las armas con los enemigos y los escudos son muy consistentes. En su contra podemos decir que es cierto que algunas se muestran lentas, sobretodo, en el momento que nos levantamos del suelo que en muchas ocasiones nos encontraremos con otro golpe antes de levantarnos cosa que nos frustra mucho.

El juego nos tendrá ocupados durante aproximadamente unas 15 o 16 horas para su modo historia aunque si nos entretenemos buscando secretos, cosa que es totalmente imposible no hacer, puede llegar a durarnos otras pocas más. Por desgracia cuando el juego está en su punto más álgido y mejor nos sentimos con él, cuando llegamos a entenderlo y controlarlo se acaba. No obstante, al finalizar del juego podemos volver a empezarlo en una Nueva Partida + manteniendo todo nuestro progreso y pudiendo elegir otra clase diferente.

Por último, solemos comentaros lo referente al audio del juego y es que en esta ocasión deberíamos hacerlo quitándonos el sombrero puesto que cuenta con una de las mejores bandas sonoras que hayamos escuchado en un juego en estos últimos años. La banda sonora es bonita, épica y con mucho sentimiento que apoya y acompaña en todo momento al juego. En cuanto al doblaje deciros que las voces están en inglés con unos correctos subtítulos en castellano.

¿Qué opinas sobre el juego y el análisis? Comparte con nosotros tu opinión.

 

Puntuación
Gráficos
80 %
Jugabilidad
75 %
Sonido
80 %
Duración
75 %
Compartir
Artículo anteriorPodcast 2 X 13 de Comunidadxbox | Analizamos Assassins Creed: Unity.
Artículo siguienteFiltrado Assassin’S Creed Victory la nueva entrega para 2015
Redactor y analista experimentado que aporta su opinión sobre videojuegos y nos informa de las últimas novedades de los videojuegos como su activa aportación en el foro.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here