Los juegos Tower Defense llevan con nosotros muchos años, y si no que se lo digan a Lock´s Quest, uno clásico que aterriza remasterizado en Xbox One.

Gracias a THQ Nordic, 5th Games y a la distribución en nuestro territorio de la mano de BadLand Games podemos volver a disfrutar de Lock´s Quest, remasterización de un juego muy considerado en 2008 por los poseedores de una Nintendo DS y que ya tenemos disponible para las consolas de sobremesas actuales. Son muchas las virtudes y novedades que nos brinda esta revisión, y conozcas o desconozcas el juego original, no puedes perderte este título Tower Defense tan particular y que desgranamos a continuación.

Los mecasoldados parecen fáciles de matar en solitario, pero en grupo son temibles.

¡Arquingenieros, a las armas!

Lo primero que llama la atención de Lock´s Quest es su historia. Puede que no sea lo más enrevesada del mundo, pero sirve para mantener al jugador a través de toda su campaña, y conocer todos los problemas que rodean a Lock, nuestro protagonista.  Nuestro intrépido héroe vive en sus propias carnes la vuelta de los Mecasoldados, unos robots con malas intenciones manejados por el temible Lord Agony. Mucho tiempo había pasado desde la última aparición de este villano en la faz de la Tierra, y tanto Lock como el resto de compañeros se verán envueltos en una guerra por librarse de esta amenaza. Por suerte, nuestro protagonista es un “arquingeniero”, con el don de poder construir torretas, muros y demás edificaciones en un abrir y cerrar de ojos.  Como podréis intuir, la misión es bien sencilla: detener a los Mecasoldados y conseguir la paz antes de que Lord Agony salga con la suya.

Puede parecer una nimiedad que mencionemos la historia, pero se agradece que un título Tower Defense cuente con alguna trama, profundidad de personajes, y que todo se vaya relatando como si de un calendario se tratase: cada día que transcurre sucede un combate o algún hecho argumental, gesto muy considerable y que permite relajarnos entre combate y combate.

Sin ser nada del otro mundo, la historia de Lock´s Quest es un buen hilo conductor entre combate y combate.

El gusto por una buena construcción

Las mecánicas que acompañan a Lock´s Quest son muy conocidas si ya hemos jugado a algún Tower Defense de los que tenemos a patadas hoy en día. Contaremos al comienzo del combate con un tiempo limitado que usaremos para establecer nuestras defensas, trampas y armas. Una vez se acabe este tiempo, dará comienzo la oleada de enemigos y tendremos que resistir sus embites evitando que destruyan el núcleo de energía. Una vez acabada la oleada, o bien acaba la fase o bien habrá que prepararse para otro ataque enemigo, repitiendo el proceso constantemente a lo largo de todo el juego.

No siempre será igual, obviamente. A medida que vayamos avanzando con las fases desbloquearemos nuevo armamento y material para las fortificaciones. Por ejemplo, los primeros muros serán de madera, pero luego podremos mejorarlos y hacer edificaciones de piedra. Lo mismo pasa con las armas, y las trampas que iremos adquiriendo según pasen los días. No todo son alegrías, y es que contra mejor sea el producto que pongamos, más “caro” nos saldrá a la hora de colocarlo en el escenario, consumiendo mayor energía y limitando la colocación de más elementos en pantalla. Será muy importante planificar la estrategia antes del momento decisivo, economizando los recursos y fortaleciendo, por ejemplo, las armas en puntos clave para contener a los mecasoldados el mayor tiempo posible.

Un muro derruido puede suponer un serio problema para nuestras defensas.

El poder de la llave inglesa

Durante la acción no podremos volver a construir ni desplazar los objetos a otra ubicación, pero no nos quedaremos de brazos cruzados ya que tendremos que asumir el papel de Lock. Gracias a este personaje, podremos “entretener” a nuestro enemigo desviando su atención, eliminar en combates cuerpo a cuerpo a los rivales más asequibles e incluso arreglar con nuestras dotes de arquingeniero las fortificaciones dañadas por el rival.  A medida que vayamos adentrándonos en la historia, nuestro protagonista irá adquiriendo combos que harán nuestros ataques más efectivos, desencadenando incluso golpes que dañen a más de un adversario. Esta es una de las mayores virtudes de Lock´s Quest, ya que mientras que en otros juegos uno se limita a observar como el enemigo devora nuestra base, aquí tendremos la opción de elegir cómo podemos ayudar en pos de defender el núcleo: o arreglando, atacando o molestando al rival, según sean las necesidades.

Los aliados serán decisivos para completar con éxito las misiones.

Un port hecho con cabeza, pico y pala.

Es un remaster, no un remake, así que las carencias gráficas están presentes al tratarse de un port de Nintendo DS: Los enemigos, escenarios y personajes aliados son bastante genéricos, y aunque se han mejorado algunos aspectos para ofrecer un formato en alta definición, se nota que no se trata de un título actual. Pese a eso, existen novedades y mejoras en los personajes pixelados, se ha añadido una nueva interfaz para jugar con el mando y se han incluido nuevas batallas para prolongar la duración del título.  Todo por acondicionar un título de la vieja hornada de la portátil a los gustos y apetencias de los usuarios de consolas de sobremesa y PC.

Es cierto que el control ha sufrido modificaciones para poder hacerlo jugable con mando (o teclado y ratón, según el caso) pero se nota la procedencia de Lock´s Quest. En Nintendo DS, al igual que el resto de sus versiones posteriores, contábamos con la pantalla táctil que nos facilitaban las cosas según qué juego tuviéramos. Todo se ha modificado para que podamos ejecutar las acciones de manera rápida y sencilla, aunque bajo mi punto de vista no llega a ser tan efectivo como la pulsación directa en la pantalla que ofrecía la portátil de Nintendo. No es que sea un infierno jugar, (de hecho, es bastante fácil de manejar ya que nos irán introduciendo las nuevas mecánicas de manera progresiva), pero existen mejores controles para este tipo de género Tower Defense con mando.

Musicalmente, Lock´s Quest también a sufridos cambios para esta remasterización. Las melodías se escuchan en alta definición, y todas brillan a  buen nivel, manteniendo una epicidad en los momentos narrativos o creando tensión en las fases donde el enemigo ataca nuestra base. Por lo demás, los típicos efectos de sonido en juegos con estética “pixel-art”, acompañado de textos en nuestro idioma, sin voces de ningún tipo.

 

Puntuación
Gráficos
65 %
Sonido
75 %
Jugabilidad
85 %
Duración/Diversión
75 %
Compartir
Artículo anteriorRetroBarcelona 2017 volverá a estar en Barcelona Games World
Artículo siguienteEl nuevo trailer de Outcast: Second Contact nos muestra el planeta helado de Adelpha
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here