Con una propuesta de shooter en primera persona con menos presupuesto, Dead Effect 2 quiere que reventemos zombies sin pensar mucho en las consecuencias.

En un mundo donde los videojuegos son cada vez más competitivo, hay estudios que intentan abrirse hueco con creaciones más humildes. Todos hemos visto que ha pasado a finales de año cuando el tridente por excelencia dentro del género de los shooter en primera persona se disputaba el puesto para ser líder en ventas. Pese a esta agresividad, o el ansia por recrear la mejor ambientación posible, Badfly Interactive se ha aventurado a lanzar en consolas Dead Effect 2, uno de sus títulos de dispositivos móviles y que ahora podremos disfrutar en forma de port en nuestra Xbox One. Los cambios gráficos y jugables saltan a la vista si lo comparamos con los “pesos pesados” del sector, pero aún así, el título que analizamos en estas líneas posee cierta personalidad como os comentamos a continuación.

Para empezar, podremos escoger a tres personajes, cada uno de ellos con características y cualidades diferentes. Mientras que Gunnar será experto en armas pesadas, Sane será muy habilidosa con la escopeta y Kay será un maestro de los combates cuerpo a cuerpo con espada. La elección de personaje inicial influirá en el arma principal así como en otras habilidades únicas de cada héroe, por lo que deberemos escoger muy bien cuál de ellos encaja más con nuestra manera de jugar.

En nuestra zona de abastecimiento y mejoras podremos tomarnos un respiro.

La trama de Dead Effect 2 es una secuela directa del primero (tranquilos, no hace falta jugarlo), con unos hechos que transcurren en la nave interestelar ESS Meridian. En esta gigante estructura espacial, mientras que parte de la tripulación permanecen en cámaras crogénicas en estado de sueño inducido, parte de los científicos que están despiertos investigan libremente maneras de derrotar a la propia naturaleza, con resultados positivos, ya que un día consiguen dar con la clave de la inmortalidad. Por desgracia, este sueño ansiado por muchas personas tiene sus consecuencias, como convertirse en no-muerto y deambular a las anchas por la nave (el efecto Dead Effect que da nombre al título). ¿Adivináis cual será nuestro objetivo? Averiguar quién está detrás de todo esto para poner fin a la amenaza zombie.

Por suerte no estaremos solos, y a medida que avancemos en el modo historia iremos rescatando amiguetes que nos irán proporcionando ayudas y habilidades. Por un lado contaremos con Danette, quien nos abrirá el listado con habilidades especiales donde gastar nuestros puntos de experiencia. Depués tenemos a Manikin, fiel compañero que abrirá la tienda de armas para goce personal. Y por último, al extravagante doctor Bielik, quien nos otorgará mejoras en nuestro organismo a base de implantes. Muchas opciones para lo que podría ser la “salsa” del juego: subir de niveles y recolectar todo el dinero posible para ir mejorando nuestro perosnaje.

La cantidad de mejoras en Dead Effect 2 llega a ser abrumadora.

No olvidemos que Dead Effect 2 proviene de un port para móviles, y en algunos apartados se tenía que notar. En la especialización y mejora de personajes sin ir más lejos. Todo está pensado para usar la pantalla táctil y avanzar rápidamente por los menús a “golpe de dedo”. Por desgracia, con el mando tradicional esta acción resulta más tediosa, y nos llevará buen rato hacernos con todos los menús, así como ver el enorme despliegue de habilidades, armas e implantes que tendremos a nuestra disposición.

El mismo juego, como shooter “per se”, también nos da pistas sobre el uso de la pantalla táctil. No esperéis un juego complicado, con mil botones y accesorios. Nuestros protagonistas tendrán un arma principal, un arma secundaria, poderes especiales y granadas (y no es poco…) pero pecarán de elementos básicos como saltar. Esto no supone un problema, ya hemos visto otros triples A como Alien Isolation prescindir del salto, pero se nota la búsqueda de un control fácil e intuitivo para resolver la papeleta. En los diferentes acertijos que nos encontraremos también pasará algo por el estilo: en ciertos mecanismos tendremos que pulsar el botón A como si fuera un detector de huella digital (esto queda un poco cogido con calzador), y en otras estancias habrá que realizar pequeñas sumas o juntar barras y que queden alineadas. Estos mini-juegos, quedan mejor en dispositivos móviles.

De hecho, su mecánica jugable consiste en matar a todos los zombies que hay en pantalla, mientras recolectamos la mayor cantidad de dinero, accesorios y potenciadores posibles, para esa manera volver a nuestra base y comprar las mejoras que nos hagan más fuerte. Podría (y funciona) bien en móviles, pero cojea un poco en una consola de sobremesa por la repetición que esto supone. Aun así, siempre es de agradecer que haya mucha cantidad de misiones y que sean cortitas, pues nos permite disfrutar de un par de fases en esos “momentillos de 10 minutos” donde resultaría impensable jugar a otro tipo de juegos. Dentro del tipo de misiones encontramos seis modalidades diferentes, aunque prácticamente todas se reduzcan a matar a todo tipo de criaturas y soldados que aparezcan. Tendremos las misiones del modo historia, misiones secundarias, modo Biohazard, modo supervivencia, misiones de “lobo solitario” e infestación. Todo ello alargará la vida del título bastante, alcanzando la nada despreciable cifra de 15 horas aproximadamente.

Personajes como Danette nos solicitarán realizar misiones especiales al principio de la aventura.

No esperéis, como es lógico, un apartado gráfico sobresaliente. Aunque de primeras Dead Effect 2 puede darnos la sensación de estar bien cuidado, pronto notaremos que cada estancia, cada fase y compartimento de la nave contiene los mismos elementos y no habrá un cambio sustancial en los escenarios. Todo esto acompañado de dientes de sierra, un antia-aliasing inexistente y un efecto granulado demasiado tosco. A la hora de precisar con nuestro arma tampoco esperéis algo tan preciso como los shooter de hoy en día: de hecho, habrá veces que ni apuntemos y disparemos al bulto. No se le pueden pedir peras al olmo, ni un apartado técnico y/o visual con la envergadura de un juego de gran presupuesto, aunque sí que podrían haberse esforzado más en este ámbito. Por cierto, y ya puestos a hacer un port, que al menos el juego quede bien enmarcado y no con letras de menús, diálogos y objetos fuera del recuadro de nuestro monitor…

Tampoco podemos estar contentos con el apartado sonoro del título. Para empezar, todos los diálogos y textos están en inglés, dificultando que nos enteremos de la trama. Las conversaciones, pese a que cada uno de los tres héroes tendrán sus propias líneas de textos exclusivas, tampoco brillan a buen nivel dejando de interesar la historia al poco tiempo. Al menos la música cumple su función de acompañarnos y de aumentar su tono a medida que nos adentremos en zonas más peligrosas.

Puntuación
Gráficos
60 %
Sonido
50 %
Jugabilidad
65 %
Duración/Diversión
65 %
Compartir
Artículo anteriorResident Evil 7 será Play Anywhere
Artículo siguientePath of Exile free to play en Xbox One
Mario Vadillo Miguel Amante de los videojuegos desde hace 20 años cuando empezó con una NES. Jugador empedernido de todo tipo de juego, ya sean plataformas,aventuras, RPG, J-RPG o shooters. Dispuesto a disfrutar, opinar y pasarlo bien en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here