Sé el Rey de las trincheras en Verdun en estratégicas partidas multijugador donde la comunicación entre los jugadores es indispensable para ganar

La 1ª Guerra Mundial siempre ha sido una época poco explotada en el mundo del vídeojuego pero eso ha cambiado durante los últimos años gracias a notables juegos como Valiant Hearts o Battlefield 1. Y ahora llega a Xbox One, después de que se estrenará originalmente en PC, Verdun, un juego multijugador donde la comunicación entre los miembros del escuadrón es fundamental para ganar las guerra de las trincheras.

Después de casi un año de retraso, por fin ve la luz Verdun, un juego multijugador ambientado en la ‘Gran Guerra‘, y más concretamente en la famosa y sangrienta batalla de Verdun. Pero, a pesar de que intenta revolucionar el género de los FPS realistas con una propuesta más que interesante y original, tiene muchas lagunas que hacen que la experiencia de juego se empobrezca notablemente.

El control es, sin duda, en lo que hay que hacer más hincapié ya que es bastante tosco, sobre todo, al correr que va algo duro. Eso sí, tampoco nos hará falta correr demasiado debido al reducido tamaño de los mapas que hará que demos “cuatro” pasos y ya nos enganchemos con el alambre de espino o nos maten por deserción. Algo que a las pocas horas se nos hará repetitivo; aunque a favor de ello hay que decir que tras jugar algunas partidas nos aprenderemos de memoria los mapas para hacernos buenas rachas y, en general, disfrutar más de la experiencia de juego.

Esto es muy importante ya que la estrategia y la comunicación es muy importante para vencer cada partida. Ir a lo loco como en un Call of Duty, por ejemplo es un suicidio porque moriremos fácilmente debido a un gran realismo balístico que puede acabar un enemigo con nosotros de una sola bala. Más vale ir lento y usando a menudo las coberturas, y utilizar los prismáticos para observar el terreno. Y, como ya he dicho anteriormente, jugar con amigos nos otorgará una gran ventaja con respecto a nuestros enemigos debido a que una comunicación fluida nos ayudará a planear la estrategia perfecta para ser el Rey de las trincheras. Obviamente, se puede jugar perfectamente con otros jugadores desconocidos pero nos será más difícil ganar la partida ya que cada uno suele ir “a su bola”. Además de que la comunidad del título, que de por sí es pequeña y le costará un poco encontrar partida, es bastante casual.

En las partidas que encuentre la cantidad de jugadores enemigos será mínima respecto a los 32 jugadores simultáneos que pueden estar en cada partida

Otro aspecto del que cojea es la escasa variedad de modos de juego; tan solo cuatro disponibles para jugar, sí bien están bastante vacíos por los escasos jugadores que hay actualmente, y en las partidas que encuentre la cantidad de jugadores enemigos será mínima respecto a los 32 jugadores simultáneos que pueden estar en cada partida; lo que hará que los mapas se sientan muy vacíos de jugadores. Uno de los modos más entretenidos y en el que más tiempo pasaremos es ‘Frente de batallas‘, donde deberemos conquistar un punto en las trincheras para hacer retroceder al enemigo. Además tiene in poco más de complejidad ya que la partida estará divida en diferentes turnos. En cada uno de ellos tendremos un tiempo limitado para conquistar el punto, y cuando lo hayamos conquistado o se acabe el tiempo pasaremos a contener al escuadrón rival. Así hasta que un equipo consiga tomarlo tres veces.

Como en la mayoría de FPS multijugador tendremos la oportunidad de elegir una clase diferente, siempre que un jugador no la haya seleccionado antes. Cada clase tiene diferentes armas y accesorios. Armas muy realistas, por cierto. Además de elegir entre las diferentes clases, también podremos elegir diferentes escuadrones. Como detalle que me ha gustado mucho es que el nombre de cada uno de los escuadrones coincide con los que batallaron desde 1914 hasta 1918, además de que las armas o los personajes también fueron utilizados en ‘La Gran Guerra’.

Detalles que nos hacen sumergirnos en la ‘Gran Guerra’ como sí estuviéramos batallando en ella a principios del siglo pasado.

El apartado gráfico es un apartado muy destacado de Verdun gracias al gran realismo de los escenarios con detalles como los cadáveres apilados en las trincheras, el alambre de espino que no solamente está de adorno sino que nos puede matar o la descalificación por deserción por salirnos de los limites del mapa, detalles, junto con la más que decente banda sonora, que nos hacen sumergirnos en la ‘Gran Guerra’ como sí estuviéramos batallando en ella a principios del siglo pasado. Todo ello lastrado por un apartado técnico muy mediocre en el que los bugs estarán presentes en todo el escenario, además de un motor gráfico que no luce precisamente por su potencia.

Puntuación
Gráficos
80 %
Jugabilidad
65 %
Sonido
75 %
Duración
90 %
Compartir
Artículo anteriorAerea, un RPG de acción, es el nuevo juego de Triangle Studios
Artículo siguienteFriday the 13th: The Game estará lleno de sangre y terror
Estudiante de Económicas. Actualmente en Comunidad Xbox.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here